Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar marca en su primer partido y ya ejerce de líder en el PSG

El brasileño pilota en su debut la victoria de su equipo, asume un papel de asistente y rubrica su actuación con un gol. "La gente piensa que dejar el Barça es morir, pero estoy más vivo que nunca", apunta

Neymar controla la pelota en el Stade Roudourou de Guingamp.
Neymar controla la pelota en el Stade Roudourou de Guingamp. AFP

Debutó Neymar con el París Saint-Germain, lo hizo con victoria y con la demostración de que asumirá galones un poco diferentes a los que tenía en Barcelona, donde se le exigía más en el regate y para darle amplitud al equipo cerca de la cal. El brasileño se gustó en su estreno galo como pasador desde zonas interiores, con libertad para caer hacia atrás a recibir y torpedear la cerrada defensa del Guingamp. Ofreció soluciones imaginativas a su equipo y ejerció de líder, no se podía esperar menos de un futbolista por el que se pagaron 222 millones de euros. Y rubricó su buena actuación con un gol, el tercero de su equipo para un triunfo que instala al PSG en el pelotón de cabeza de la Ligue 1, donde ya mora con los favoritos, con Lyon, Mónaco, Marsella o el Saint-Ettiene que entrena Óscar García Junyent. "La gente piensa que dejar el Barça es morir, pero estoy más vivo que nunca. Tenemos un gran equipo, la ciudad y el país cambian, pero el fútbol es el mismo", explicó el brasileño tras el partido.

Guingamp

4-2-3-1

Antoine Kombouaré

1

Karl Johan Johnsson

2

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Jordan Ikoko

29

Christophe Kerbrat

3

Rebocho

15

Sorbon

17

Didot

24

Coco

9

Camara

19

Salibur

8

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Lucas Deaux

23

Briand

16

Areola

5

Marquinhos

32

Alves

2

Thiago Silva

20

Layvin Kurzawa

25

Cambio Sale Matuidi

Rabiot

8

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Motta

6

Cambio Sale Pastore Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Verratti

9

1 goles Gol

Cavani

11

Di María

10

1 goles Gol

Neymar

PSG

4-3-3

Unai Emery

Neymar fue a más en cuanto olvidó la pizarra. Comenzó rigido, como constreñido a entrar en juego apenas cuando la pelota transitara por su radio de acción, una ubicación en la mediapunta tirado a la izquierda. En un dibujo similar al 4-3-3 los supuestos extremos no tenían la misión de trabajar junto a la cal sino hacia posiciones interiores en la búsqueda de conexiones, casi siempre de paredes que derribasen la tupida malla tejida por el Guingamp. Los flancos se supone que eran terreno para los laterales. Pero Neymar creció a medida que buscó otros espacios, en cuanto logró entrar en contacto con la pelota en situaciones que tenían que ver más con la construcción que con la finalización. Desde posiciones más retrasadas se puso a repartir juego y con el balón en los pies sintió que entraba en el partido.

Guingamp no es un territorio amable. En el corazón de Bretaña, ejercen de Asterix futboleros para convertir en realidad el milagro de un club que quiere consolidarse en la elite del fútbol galo, a la que regresó hace cuatro años tras superar un tiempo de tinieblas tras una primera edad dorada en los albores del siglo actual. 7.000 habitantes habitan en Guingamp, más de 10.000 socios y 18.000 asientos tiene el club que representa a la villa, en realidad a una región. Sus futbolistas convirtieron cada acción del partido en una guerrilla, arengados por una afición incansable, replegados, por momentos hasta suficientes ante un rival que de inicio pareció paciente, pero también con un punto displicente.

Neymar agregó picante. Se rebeló contra la rigidez inicial que deparó un primer cuarto de hora insulso, apenas culminado por un leve intento de Cavani que se marchó por encima de la portería local. Brotó entonces algún caracoleo del brasileño, alguna diagonal y al fin, superada la media hora, un monumental centro que Marquinhos cabeceó en plancha. La pelota se estrelló con estrépito en el palo. Fue esa casi toda la producción del París Saint-Germain ante la meta rival durante la primera parte. El gol que abrió el partido llegó más por insistencia que por fútbol, más por suerte que por mérito. Neymar volvió a enganchar desde la medular y generó un incendió al que la zaga local echó gasolina y que acabó con una cesión entre los tres palos del zaguero Ikoko a la que no pudo llegar el portero. Así queda para la historia que la noche del debut de Neymar en el PSG y en la Ligue 1 el primer gol del equipo parisino lo marcó un canterano de su vivero en propia meta.

El discurso del partido no cambió porque lo hiciese el marcador. Siguió el monólogo y calmó su creciente apuro el combo de Emery. Ya habían tenido una mala experiencia en Guingamp la temporada pasada cuando salieron derrotados en un partido de idéntico corte. Cualquier miedo acabó de disiparse cuando Neymar y Cavani conectaron para marcar el segundo gol. Ejerció de lanzador el brasileño, acomodado en ese rol, magnífico en un pase entre líneas al espacio para dejar al uruguayo mano a mano. El charrúa le acabó por devolver el favor para habilitarle en el tercer gol. Siempre pareció que se entendieron. "Estamos conociéndonos y vamos a mejorar", garantiza Neymar.

El Mónaco impide que su técnico disponga de Mbappé

El Mónaco no necesitó a Mbappé en Dijon, reservado en el banquillo. Pareció una decisión técnica, pero el entrenador Leonardo Jardim aclaró al finalizar el partido que había sido una imposición del club. De los detalles futbolísticos para el Mónaco se encargó Falcao, que marcó tres goles.

Mbappé apunta a una salida inmediata. Si llegase a París engrosaría una nómina sideral. En su visita a Guingamp, Unai Emery dispuso una alineación con tres mediocentros, Motta, Verratti y Rabiot, y dos mediapuntas, Neymar y Di María. Guedes y Pastore, que cedió su sitio en el once al brasileño respecto a la pasada jornada, aguardaron en el banquillo. Y por un motivo u otro se quedaron al margen de la convocatoria Ben Arfa, Draxler, Lucas Moura, Jesé y Lo Celso.