Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reto olímpico de Scariolo: cambiar de caras sin bajar del podio

El seleccionador se atiene a la fórmula exitosa de los últimos años pese a las bajas y a que Pau Gasol y Navarro serán los únicos ‘júniors de oro’ en el Eurobasket

Abrines, Willy Hernangómez, Marc Gasol, Juancho Hernangómez y Ricky Rubio.rn Ampliar foto
Abrines, Willy Hernangómez, Marc Gasol, Juancho Hernangómez y Ricky Rubio. EFE

Pau Gasol y Juan Carlos Navarro, 18 años después del triunfo bautismal ante Estados Unidos, son los únicos supervivientes de los júniors de oro en la selección española que afrontará el próximo Eurobasket. No se descarta el regreso de Felipe Reyes, que ha renunciado esta vez. En cambio, Navarro ya ha anunciado que se despedirá en la cita que concluye el 17 de septiembre en Estambul.

El proceso de renovación ha sido y es constante en la selección sin perjuicio de unos resultados excelentes, a menudo óptimos desde 2001: 4 oros (un Mundial y tres Europeos) y 11 podios (incluidas dos platas en los Juegos Olímpicos). Y el potencial se mantiene e incluso se refuerza a pesar de las bajas de jugadores como Rudy Fernández, Claver, Pau Ribas, el nacionalizado de turno –Ibaka o Mirotic-, y Calderón, que puso punto final a su etapa internacional, de la misma forma que tiempo antes lo hizo Mumbrú y que en los últimos años se han retirado Raül López y Berni Rodríguez. Y la baja más inesperada, la última, es la de Sergio Llull, lesionado gravemente en la rodilla derecha durante el amistoso ante Bélgica. Llull tampoco podrá jugar el Eurobasket.

La planificación de Sergio Scariolo para el ciclo olímpico hasta Tokio 2020 está muy definida. Ha empezado con los primeros amistosos de preparación para el Europeo. “Tenemos claro los jugadores que pueden entrar y los que pueden salir”, afirma el seleccionador. “Al margen de que Juan Carlos ya ha declarado que esta va a ser su última experiencia con la selección y de que Pau es un caso de longevidad aparte que nos puede deparar cualquier sorpresa, todos los demás están y prevemos que estarán hasta 2020 perfectamente en condiciones de poder ayudar”.

La improvisación y los imprevistos forman parte de la propia programación. “Es normal que no todo lo que uno prevé vaya produciéndose” decía Scariolo antes de disputarse el amistoso ante Bélgica y conocer en consecuencia la lesión de Llull. “Por eso, tienes que tener un rumbo, una línea, tener claro cuáles son los jugadores idóneos y en qué tiempos es probable que terminen su recorrido con la selección. Y saber cuáles son los que están más preparados para poder entrar, darles paso poco a poco, hacer que ese acceso a un rol de rotación no sea demasiado violento. Pero a la vez prever que algún jugador, ojalá sea así, pueda estirar más de la cuenta su trayectoria. Y otros que puedan faltar puntualmente por un tema físico o de su contrato, etc. En ese caso, si has trabajado bien antes, para tener a la gente preparada, que haya entrado ya en la dinámica del equipo, esa operación va a ser más fácil. Tenemos las ideas claras no solo respecto a los que están ahora en la dinámica del grupo, sino de los que podrían entrar en los próximos meses a partir incluso de las ventanas”. Se refiere el técnico italiano a los jugadores que formarán la selección en los partidos clasificatorios que la Federación Internacional (FIBA) ha incrustado en plena temporada.

Navarro ya ha dicho que se despide y Pau es un caso de longevidad aparte que nos puede deparar cualquier sorpresa

Ricky, Navarro y los hermanos Pau y Marc Gasol son los cuatro jugadores que permanecen en la selección en la etapa de Scariolo, que empezó en 2009 y que prosigue tras los dos años de paréntesis con Orenga (2013 y 2014). Desde entonces han participado por primera vez en las concentraciones 31 jugadores. De ellos, 13 han jugado en los campeonatos oficiales, los últimos fueron Mirotic, Guillem Vives, Pau Ribas y Willy Hernangómez en el Europeo que ganó España hace dos años. “Todos los que estos últimos años han entrado en la rotación y han jugado minutos lo han hecho bien, en la línea de las expectativas que les habíamos marcado. Ninguno me ha decepcionado, desde Pau Ribas a Willy Hernangómez o a Mirotic que también debutó recientemente. El único que, por ejemplo, no había entrado en la rotación es Guillem Vives, por las circunstancias, porque tiene en este momento a dos jugadores como Ricky y Chacho que consideramos más que preparados para cumplir con el rol. Pero Vives me demuestra día a día que tiene nivel para poder estar. Si fuera necesario, estoy totalmente convencido de que estaría en condiciones de hacerlo”.

La selección exige al jugador que se incorpora que asimile con rapidez lo que le piden los técnicos. “Utilizamos desde hace años un sistema de juego bastante definido que se va enriqueciendo con matices, que va cambiando, pero bastante marcado”, sostiene el técnico de Brescia. “Pero hay un segundo elemento personal. Se trata del grupo, de la dinámica de coexistencia. El que viene siempre es bien recibido. El grupo es muy receptivo y dispuesto a ayudar a entender cuáles son los criterios de convivencia. Solo hemos tenido muy, muy raramente problemas con quien por razones personales no estuviese dispuesto a entrar en esta dinámica”.

Scariolo describe las líneas básicas de lo que demanda la selección a los novato: “El equipo está por delante de las individualidades. De muchas maneras diferentes, entre el cuerpo técnico y los veteranos, nos encargamos incluso de quitar presión a los nuevos. No deben sentirse obligados a demostrar nada especial a nivel individual. Pero deben entender perfectamente que aquí lo que cuenta es el éxito del equipo. Las estadísticas individuales vienen después”.

Willy, Mirotic, Pau Ribas… Todos los que han entrado en la rotación han respondido y Vives me ha demostrado que tiene nivel para poder estar

El seleccionador amplía: “Debe existir un respeto en muchos sentidos, no solo en el personal, sino también hacia la dimensión del trabajo. Aquí se trabaja con mucha intensidad. Y cuando hay tiempo libre se puede disfrutar porque esto no es un cuartel, ni tiene que llegarse a una situación agobiante. La convivencia misma, juntos durante muchos días, en el mismo sitio, en el mismo hotel… si no se lleva bien, conlleva un riesgo de hastío y de agobio. Debemos tener clara la división”.

Comprender las prioridades de cada uno de los momentos del camino que debe recorrer la selección en su objetivo año a año, es otra de la exigencias. “El novato debe entender que cada fase de nuestra experiencia, de nuestros 50 días juntos, más o menos, tiene unos parámetros”, puntualiza el técnico italiano. “Está la fase inicial de la preparación, la fase de la competición amistosa, la fase inicial de la competición oficial y la fase de los cruces. Es un código no escrito, pero el cuerpo técnico y los jugadores estamos en sintonía para alcanzar ese nivel de exigencia y saber cuáles son los diferentes objetivos en cada momento”. Una fórmula que ha dado resultado con algunas excepciones. Con Scariolo al frente, España solo ha quedado una vez fuera del podio, sexta en el Mundial de 2010 en Estambúl, la ciudad donde espera ahora defender con éxito el título Europeo que alcanzó por tercera ocasión hace dos años en Francia.

El debut de los internacionales en grandes competiciones

Competición Año Jugador (Edad actual)

Juegos de 2000      Navarro (37)

Europeo de 2001    Pau Gasol (37) y Felipe Reyes (37)

Juegos de 2004      Rudy Fernández (32)

Europeo de 2005     Sergio Rodríguez (31) y Fran Vázquez (34)

Mundial de 2006      Marc Gasol (32)

Juegos de 2008       Ricky Rubio (26)

Europeo de 2009      Claver (28) y Llull (29)

Mundial de 2010       San Emeterio (33)

Europeo de 2011      Ibaka (27)

Europeo de 2013      Aguilar (28) y Rey (30).

Mundial de 2014       Abrines (24)

Europeo de 2015      Mirotic (26), Pau Ribas (30), Vives (24) y Willy Hernangómez(23).

Jugadores en la gira de la selección que no han debutado en una gran competición: Juancho Hernangómez (21), Oriola (24), Sastre (25), Diop (22) y Sebas Saiz (23).

Más información