Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevas normas arbitrales, viejas dudas

El Comité Técnico trata de unificar criterios en aspectos como las manos voluntarias o el fuera de juego. Acciones que hace unos pocos meses se dieron como válidas serían ahora penalizadas

Los jugadores del Villarreal protestan al árbitro Gil Manzano en su partido de la temporada pasada en casa contra el Madrid.
Los jugadores del Villarreal protestan al árbitro Gil Manzano en su partido de la temporada pasada en casa contra el Madrid. AFP/Getty Images

No es una acción extraña de ver en un campo de fútbol. Sucedió durante el pasado campeonato en el partido que enfrentó a Valencia y Barcelona en Mestalla. El primer gol culé llegó en un disparo de Messi que Suárez dejó pasar tras saltar sobre la pelota. No participó en la jugada el uruguayo, pero sí que su presencia distorsionó o afectó en la visión del meta Diego Alves sobre la jugada. Undiano Mallenco concedió el gol y amonestó al portero por sus protestas. Hoy esa jugada sería invalidada a la vista de la acotación que hace ahora Comité Técnico de Árbitros de la Federación Española de Fútbol. Al menos así se le ha transmitido a los colegiados, a los que les ha quedado claro que un jugador está en fuera de juego cuando “obstruye claramente el campo visual del adversario o disputa o intenta jugar un balón que está cerca de él y afecte a la capacidad del adversario para jugarlo”.

Hace poco más de un año que entraron en vigor 95 modificaciones en el reglamento del fútbol, una adaptación contemporánea aprobada por la International Board que puso al día conceptos como el de la supresión del triple castigo (penalti, expulsión y posterior sanción) que daba paso a la opción de enseñar tarjeta amarilla si mediaba disputa leal de la pelota, se abría la puerta al videoarbitraje o a que el saque de centro se pudiese realizar en cualquier dirección. Ahora, de cara al inicio de la temporada, el Comité Técnico de Árbitros de la Federación Española de Fútbol ha remitido a sus integrantes una circular que intenta aclarar conceptos y unificar criterios a raíz de la puesta en común realizada en las concentraciones arbitrales realizadas durante las dos últimas semanas de julio en Santander. Está por ver que lo hayan conseguido.

Parece clara la directriz a tomar sobre aquella acción con Messi y Suárez, idéntica en su esencia a otra que se produjo hace dos campañas la noche del debut de Zidane como entrenador del Real Madrid en un gol de Benzema al Deportivo con Bale ubicado ante la mirada de Lux. Pero la circular, de diez páginas, es en algunos párrafos farragosa en su redacción y deja una vez más abierto el escenario de la interpretación. Uno de los debates ha girado en torno a las acciones en las que hay un centro al área, acuden varios rematadores en fuera de juego, pero el que remata justo no estaba en posición ilegal. En ese caso la acción era, hasta ahora, correcta. Pero según la circular ahora se invalida. “El criterio es que condiciona al portero”, explica un árbitro de categoría nacional que prefiere mantenerse en el anonimato. “En varias reuniones arbitrales se ha hablado de que un radio de acción de unos cinco metros en torno al portero la posición se interpretaría como ilegal”.

Zona de ocasión de gol

El Comité, en su afán de arrojar luz sobre las decisiones arbitrales, establece ahora dos difusos conceptos, el de la invasión y el de la evasión. En el fuera de juego invadir el radio de acción del rival es punible, en el uso de las manos quedan dudas. Ya se ha aceptado que la mano tras rebote en el propio cuerpo no es infracción y los jefes arbitrales inciden de nuevo en que tampoco debe haber sanción si hay un claro gesto de evitar el golpeo o el brazo o la mano están apoyadas sobre el suelo. Pero en la temporada pasada en el Villarreal-Real Madrid se debatió ampliamente sobre un penalti señalado a favor de los blancos. Ocurrió que Kroos lanzó a puerta, se cruzó el zaguero Víctor Ruiz para repeler la pelota y ésta se fue hacia el brazo alzado de su compañero Bruno, que estaba a un metro de él. Un rebote que, este sí, según la normativa es sancionable. “En el uso de las manos hemos concluido que un jugador que por acción u omisión invada un espacio por el que circula o iba a circular el balón y este sea interceptado por la mano o el brazo del jugador, deberá ser sancionado”, apunta la circular.

Zonas de ocasión manifiesta de gol.
Zonas de ocasión manifiesta de gol.

Las nuevas acotaciones abundan también sobre el concepto de ocasión manifiesta de gol. En ese sentido se ha bajado un escalón en jugadas que desde el año pasado se sancionaban con tarjeta amarilla y ahora se tipifican como exentas de amonestación. Para ello de alguna manera se parcela el campo para señalar zonas delimitadas como DOGSO (Denying an Obvious Goal-Scoring Opportunity). No lo son ni los pasillos exteriores entre la banda y el área ni tampoco la superficie triangular que se delimita en el interior del área entre el pico de ésta, el palo más cercano y la línea de fondo. Ahí una falta de los defensores en la disputa de la pelota se señalará como penalti sin más.

“El objetivo es estandarizar cuantas más situaciones mejor, pero sigue siendo imposible hacerlo con todas. Siempre quedará a criterio arbitral”, concluye uno de los colegiados consultados.