Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tecnología en el fútbol: El árbitro de vídeo ya pita

El presidente de la FIFA se entusiasma con el estreno de la tecnología en un partido oficial, el Italia-Francia del pasado jueves. “Escribimos una página en la historia”, apunta Infantino

El presidente de la FIFA Gianni Infantino durante su visita al estadio de Bari.
El presidente de la FIFA Gianni Infantino durante su visita al estadio de Bari. EFE

Era la primera vez que un árbitro disponia de esa ayuda en un partido oficial, un Italia-Francia además. Y no tardó ni cuatro minutos en necesitarla. Djibril Sidibé cometió una falta sobre De Rossi y su debut pudo acabar igual que el de Messi con la selección argentina, expulsado de manera injusta al poco de pisar el césped. A Sidibé le rescató la tecnología. El árbitro holandés Bjorn Kuipers estaba conectado con dos auxiliares Danny Makkelie y Paulus Van Boekel, dos colegiados internacionales también neerlandeses, seguían el partido desde una zona anexa al campo pendientes de varios monitores y la opción de atender a repeticiones a cámara lenta. “Dudé porque además Chiellini vino a pedirme de inmediato la tarjeta roja”, reconoce Kuipers. Sidibé había pisado la pelota y salió disparado con los tacos de una de sus botas hacia la tibia de su oponente. Pero del auricular brotó el auxilio. “Mis ayudantes estuvieron muy serviciales –apunta el colegiado- y en apenas diez segundos ya teníamos la decisión sin cometer error. Los jugadores aceptan así lo que señalas con más serenidad y es mejor para todos, también para los árbitros que estamos más tranquilos para hacer nuestra labor”. Fue justo. La acción de Sidibé era de tarjeta amarilla y no roja, peligrosa pero sin intención de hacer daño.

La International Board aceptó el pasado mes de marzo la opción de recurrir al video en la toma de decisiones arbitrales y abrió una fase experimental de dos años de duración, de manera que podría emplearse en el próximo Mundial. “En Italia lo han tomado con gran entusiasmo”, asegura Gianni Infantino. El presidente de la FIFA estuvo en Bari para presenciar en directo el partido y tan sugerente puesta de largo. “Escribimos una página de la historia del fútbol”, glosó, pleno de pompa, antes de dejar el estadio. “Hemos pasado de las palabras a los hechos”, completó. Infantino siempre acogió el empleo de las imágenes para auxiliar al equipo árbitral con más entusiasmo que los anteriores dirigentes del fútbol. “La moviola en el fútbol sería un desastre. Espero que jamás llegue”, había zanjado Michel Platini durante las discusiones de los últimos años sobre el uso de la tecnología.

Al último presidente de la Uefa le preocupaba que el video rompiese la fluidez del juego, que los partidos se parasen como ocurre en el tenis o el voleibol, donde los jugadores tienen la posibilidad de detener todo y solicitar revisiones. O incluso en el rugby, donde la potestad es del árbitro. En la prueba de Bari no pareció que la demora fuese exagerada. Depende, eso sí, de la complicación de la jugada, de que las tomas sean buenas y de que los auxiliares que estaban ante los monitores no sean premiosos para ofrecer un dictamen. Así ocurrió cuando pasada la media hora el balón golpeó dentro del área al lateral francés Kurzawa. Los italianos pidieron mano. “A los siete u ocho segundos me llegó la información de que la pelota le había dado en el muslo y los jugadores aceptaron de inmediato la decisión”, desveló Kuipers. El juego había proseguido unos segundos y el holandés recibió la información cuando la pelota estaba fuera del campo. Los jugadores italianos le preguntaron luego por curiosidad si hubiera señalado penalti. Les contestó que sí, sin duda. “La clave consiste en poder ayudar sin alterar la esencia del juego, pero necesitamos testarlo para poder saberlo”, explica Infantino.

Mientras se madura una solución, los errores y las polémicas se suceden. Al otro lado del mundo, Japón todavía lamenta una decisión arbitral que definió, unas horas antes de la iniciática cita de Bari, su partido contra Emiratos Árabes Unidos en la carrera para llegar al Mundial. Perdieron los nipones (1-2), pero cuando buscaban el empate en la recta final del partido un remate de Takuma Asano sobrepasó la línea de gol antes de que lo sacase el portero. Él árbitro no concedió el tanto. “En el año 2016 no nos podemos permitir que todo el mundo vea un incidente y que la única persona que no lo perciba, porque no está permitido, sea el árbitro. Debemos protegerles”, alerta Infantino.

Gol no concedido a Japón en su partido contra Emiratos Árabes Unidos
Gol no concedido a Japón en su partido contra Emiratos Árabes Unidos

El ingenio volverá a probarse en un nuevo partido de la selección italiana el próximo mes de noviembre con Alemania enfrente. Antes, a partir del 1 de octubre, se comenzará a aplicar en tres partidos en cada jornada de la Serie A específicamente en acciones de gol en fuera de juego, faltas dentro o fuera del área, confusión de jugadores en amonestaciones o expulsiones o acciones violentas que queden fuera del campo de visión de los árbitros que están sobre el césped. Las federaciones de Australia, Brasil, Alemania, Holanda, Portugal y Estados Unidos también se han ofrecido para echar a andar en un camino que no deja de dar pasos porque la FIFA trabaja también en las primeras pruebas de una tecnología específica para las acciones de fuera de juego con dos cámaras fijas, una sobre el jugador que golpea la pelota y otra sobre el defensor que marca la línea.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información