Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Nadal, a tres partidos de volver a ser número uno

El tenista español, que debuta esta madrugada en el Masters 1000 de Montreal, puede destronar a Murray y regresar a la cima tras cuatro años

Master 1000 Tenis Montreal
Nadal entrena en Montreal. USA Today Sports

Otra vez en el cemento, lejos del polvo naranja que es ya parte de su cuerpo, Rafael Nadal está muy cerca de recuperar el número uno del mundo. Atrás quedaron La Décima en Roland Garros y un sabor amargo por un Wimbledon que podría haber sido más. El tenista español, que en octubre de 2013 en Pekín (China) escaló por última vez hasta esa posición, también durante una gira en superficie dura, también tras un regreso épico después de una lesión, puede destronar al británico Andy Murray en el Masters 1000 de Montreal (Canadá), donde esta madrugada (cerca de las tres de la mañana española) debuta ya en segunda ronda ante el croata Borna Coric. Tres partidos son los que separan a Nadal de la cima del ranking de la ATP, que dejó en julio de 2014 y que aún no ha podido volver a alcanzar.

Si accede a las semifinales de esta Rogers Cup, el mejor tenista español de la historia, se convertirá a sus 31 años en el segundo jugador más viejo en mirar a todos desde arriba. Por delante está el estadounidense Andre Agassi, que en 2003 lo hizo con 33. Solo otros tres han podido alcanzar lo más alto del ranking pasados los 30: John Newcombe, Jimmy Connors y Roger Federer. Otros como Ivan Lendl y actualmente Andy Murray cumplieron esa edad mientras estaban en la cumbre.

Preparación y físico

En 2013, cuando le arrebató la primera posición del ranking al serbio Novak Djokovic, Nadal regresó al circuito a principios del año tras estar parado por un problema físico. En agosto de 2012, una grave lesión en la rodilla lo privó de los Juegos Olímpicos de Londres y lo sacó de las pistas durante el resto de la temporada. Al año siguiente, renovado y preparado físicamente, Nadal arrasó. Ganó su octavo Roland Garros y en la gira de cemento fue imparable: Montreal, Cincinatti y US Open, para terminar el año como número uno. Habían pasado más de dos años desde que en julio de 2011 Novak Djokovic lo desplazara como rey del tenis. El doble del tiempo que el español necesitó en junio de 2010, cuando recuperó el 1 después de un año. Ahora han transcurrido ya cuatro años desde la última vez que lideró la clasificación del tenis mundial, pero la situación es muy similar.

El tiempo de descanso ofrece una doble oportunidad para los tenistas que deben dejar de competir por un período considerable. En primer lugar, regala la posibilidad de una preparación más extensa de cara a la temporada. Muchos tenistas han planteado la idea de acortar el calendario para favorecer el rendimiento. “Los tiempos se han acortado. Es necesario poder estar fresco de cabeza y tener seis, siete, ocho semanas de preparación”, explicaba hace unos meses a EL PAÍS Ángel Cotorro, médico de Nadal y de la Federación Española de Tenis, cuando Federer y Rafa empezaban a exhibir las primeras pistas de sus extraordinarios regresos. También, al no tener que defender puntos de la clasificación, todo lo que juegan lo suman. Ello facilita la escalada y presiona a quienes, por delante, no pueden fallar. “Amamos lo que hacemos. El aspecto mental no es difícil si amas este deporte. Somos unos privilegiados al poder vivir gracias a uno de nuestros hobbies”, ha dicho Nadal en declaraciones a la ATP.

A Djokovic y a Murray, ambos con problemas físicos, les está siendo casi imposible continuar manteniéndose. El serbio no jugará más este curso y saldrá del top 4 después de 10 años, porque defiende más de 3500 punto de aquí al final de temporada. El británico no jugará en Montreal y su presencia en la gira de pistas duras es una incógnita.

Si supera a Coric, duro rival para un primer partido, Nadal, que comenzó el año como número nueve de la ATP, tiene como hipotéticos cruces hacia el número uno, al argentino Juan Martín Del Potro, que está teniendo un andar irregular pero que suele encenderse contra los mejores; y al local Milos Raonic, uno de los más constantes de la nueva generación. “No pienso en eso ahora”, ha asegurado el tenista español, que acumula 141 semanas como número uno, lejos de las 223 de Djokovic y de las 302 de Federer.

Más información