Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villar niega su responsabilidad en el ‘caso Haití’

El presidente de la federación declara por supuesto fraude y malversación

Ángel María Villar, ayer en los juzgados
Ángel María Villar, ayer en los juzgados

Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, prestó declaración ayer en los juzgados de Majadahonda como imputado en el caso Haití por presunto fraude de subvenciones, prevaricación, malversación y apropiación indebida de 1,8 millones de euros de dinero público. El montante le fue concedido por el Consejo Superior de Deportes a la Fundación de la Federación Española de Fútbol (FEF) en 2010 para la realización de proyectos solidarios con niños y de desarrollo en el extranjero. Dichos proyectos no fueron llevados a cabo y tanto Villar como la propia FEF fueron imputados pese a que en enero de 2017 el dinero fue devuelto ante las evidencias de la dudosa justificación de gastos realizada para no tener que reintegrarlo a las arcas públicas. En el caso de Haití, el proyecto fue solicitado para construir unas escuelas para niños a petición del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tras el terremoto que devastó el país caribeño. Las escuelas no se hicieron. Villar fue imputado tras una denuncia de Miguel Galán, presidente de la Escuela Nacional de Entrenadores (CENAFE).

Todas las firmas falsificadas del directivo

Ángel María Villar mantuvo ante la juez la versión que ya ofreció al presidente del CSD, José Ramón Lete, en la que aseguró que varias firmas suyas que aparecen en la documentación fueron falsificadas. El máximo dirigente del fútbol español también se escudó en el organigrama federativo para eludir responsabilidades y que estas recayeran en Jorge Pérez y en Castillón. Villar trató de defender que Pérez, exsecretario general, y Castellón, administrador general, no dependían de él.

Villar declaró ante la juez no tener ninguna responsabilidad sobre los hechos, pese a su condición de presidente, por no tener conocimiento de ellos hasta que se enteró por los medios de comunicación, y descargó la responsabilidad en el ex secretario general federativo Jorge Pérez, el ex administrador general José María Castillón, ambos despedidos, e Isabel Navas, directora de la Fundación y suspendida por seis meses de empleo y sueldo. Navas, que no ha sido despedida por Villar, es autora de una carta incluida en el proceso en la que reconoce que desde un principio era conocedora del presunto fraude de la subvención y en la que también acusa a Pérez de haber ordenado la sospechosa justificación de los gastos. Preguntado por la fiscalía anticorrupción por qué motivo Navas no había sido despedida, Villar contestó que no había incurrido en faltas suficientemente graves para ello. Tanto Pérez como Castillón han sido imputados, aunque aún no han recibido la comunicación.

Más imputados

Tranquilo en el inicio del interrogatorio, que duró tres horas y media, el reelegido presidente del fútbol español fue tensándose en la medida en la que las fiscales le presionaron y cuestionaron a través de sus preguntas que no estuviera al tanto de lo sucedido con el cargo que ocupa. La juez le llamó varias veces la atención por enzarzarse con las fiscales y le dijo que se limitara a responder a las preguntas.

Tras la declaración de Villar seguirá la de Pérez y Castillón. No se descarta, según fuentes cercanas al caso, que se amplíe la lista de imputados y que en ella puedan ser incluidos funcionarios del CSD al haber habido supuestas irregularidades en la documentación y en la propia concesión de la subvención.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información