Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vero Boquete: “Cuesta creer que mi ausencia en la convocatoria para la Eurocopa sea por un tema deportivo”

La jugadora del PSG reflexiona sobre las razones que han podido llevar a Vilda a prescindir de ella tras 14 años como internacional

Vero Boquete, en una foto de archivo.
Vero Boquete, en una foto de archivo.

La noticia le llegó al mismo tiempo que al resto. Cuando el seleccionador Jorge Vilda anunció la lista para la Eurocopa de Holanda (del 16 de julio al 6 de agosto), el nombre de Vero Boquete (30 años, Santiago de Compostela), la capitana, no aparecía por ningún lado. El seleccionador, que hoy ha dirigido al equipo en su último amistoso antes del torneo —victoria aplastante frente a Bélgica (7-0), ha prescindido de la futbolista española con más reconocimiento en el extranjero, internacional durante 14 años, y también de la voz más reivindicativa del grupo. Tras el Mundial de Canadá, en 2015, lideró la protesta que acabó con el antiguo seleccionador, Ignacio Quereda, al que se le criticaba por su escasa preparación y su trato hacia las jugadoras durante 27 años. La herida que dejó esa lucha en la federación fue profunda. Boquete responde por teléfono en Porto do Son (A Coruña), en el campamento de verano de fútbol que creó hace dos años para fomentar el deporte y un cambio de mentalidad que va logrando: "Hay más niñas que juegan y a los niños les sorprende cada vez menos. Ellos son hoy los adultos de mañana y esta es la única forma de tener otra sociedad", asevera.

Pregunta. ¿Le parece normal que se enterara de su ausencia de la convocatoria en ese momento?

Respuesta. En un caso así, que sorprende tanto, y después de tantos años, esperas alguna explicación, o al menos que se hable contigo.

P. En un comunicado dijo que le hubiera gustado tener otro final. ¿Se despide de la selección?

R. No es que me cierre las puertas de la selección, pero veo muy difícil que si ahora no se cuenta conmigo pueda volver mientras todo sea igual y el seleccionador sea el mismo. Si tuviera que apostar algo está claro que la balanza está más en el no que en el sí.

P. ¿Su rendimiento ha sido suficiente?

R. Estoy en uno de los mejores equipos de Europa, el PSG, he sido la segunda jugadora con más minutos en la Liga Francesa y creo que he hecho una temporada bastante buena con final de Copa y Champions. ¿Se puede hacer mejor? Seguro. Pero mi rendimiento y calidad son iguales ahora que hace un par de meses. Cuesta un poco creer que la decisión se tome por rendimiento o tema deportivo.

P. ¿Ha podido pesar haber sido una de las voces más reivindicativas de la selección, como en la rebelión contra Quereda?

R. Pues no lo sé, porque no sé las razones. Si, como se han dado a entender, son de rendimiento, quiero pensar que ser reivindicativa no tiene nada que ver. Pero las explicaciones no las doy yo.

P. ¿La federación le ha perdonado por ese capítulo?

R. No sé si mi no convocatoria tiene algo que ver con eso, yo creo y espero que no. Lo único que demandábamos después del Mundial era un cambio que era necesario. Si era la voz que más se escuchaba era por ser capitana y si eso se ha tomado a mal y de ahí viene la decisión, pues no lo sé. Espero que no. Yo no lo veo así.

P. Una de las críticas al anterior seleccionador era que tomaba decisiones no basadas en lo deportivo. ¿Eso se ha solucionado?

R. Pues no lo sé. Si no es así está claro que es un paso atrás. Si realmente se cree que las mejores son las que están convocadas vamos por el camino correcto. Ojalá no se cometan errores del pasado. Si eso pasa querrá decir que no hemos avanzado como debería.

P. ¿Esperaba otra cosa de Vilda?

R. Cuando llegó estábamos muy ilusionados. Algunos cambios se han hecho, en otras cosas se tiene que mejorar. Espero que la intención sea esa, que el futbol femenino cada vez tenga mejores condiciones.

P. ¿Qué se ha hecho bien?

R. Hay mucho más seguimiento de las jugadoras, más interés a nivel federativo en buscar patrocinios y quizá también en el trato personal con las jugadoras.

P. ¿Qué falta?

R. Ser un poco más profesionales, mejorar las condiciones de las jugadoras, económicas y de todo tipo. Los resultados son mejores, estamos muy cerca de las grandes potencias y ese es el objetivo en la Eurocopa.

P. ¿El dinero de las dietas?

R. Se han de mejorar. Nos hemos casado de la comparación con, por ejemplo, las jugadoras de baloncesto. Es como que tienen más respeto y apoyo por parte de todos. Ahí tenemos que avanzar.

P. ¿Quién asumirá su liderazgo?

R. Pues no lo sé. Hay otras capitanas. Me imagino que serán Marta [Torrejón], Irene [Paredes] y Amanda [Sampedro]. Siempre digo que el fuerte es el grupo, cada una tiene que sentirse importante. Hay jugadoras de sobra para ser líderes, lo demuestran con sus equipos. El resultado será bueno.

P. ¿Cuál será la clave para avanzar en la Euro?

R. A priori el rival más fuerte es Inglaterra, con quien nos jugaremos el pase como primero. Evitar a Francia en el cruce es fundamental, aunque esta selección puede hacerle frente a cualquiera.

P. ¿Se acercan las condiciones de la Liga española para que vuelva?

R. Si ahora la liga va a más, con mejores condiciones y más nivel, me encantaría volver y terminar mi carrera en mi país.

P. Hay otras ausencias destacables, como la de Sonia Bermúdez, segunda máxima goleadora de la Liga.

R. Me sorprende. Creo que Sonia ha hecho posiblemente su mejor temporada. Ha sido líder, ha marcado diferencia y está en el equipo campeón. Sorprende que que una jugadora así no cuente para una Eurocopa. Se espera que las mejores jugadoras de España estén ahí y para mi y mucha gente sin duda es una de ellas. Lleva años al máximo nivel.

P. ¿Y otras jugadoras del Mundial de Canadá, como Natalia Pablos?

R. También sorprende. Viene de competir en otras ligas, de empujar al Rayo en la clasificación para la Copa. Es una delantera de calidad y experiencia. Quizá en ese sentido cree que ya no hace falta esa experiencia. 

P. ¿Se lo pensará ahora dos veces antes de reivindicar cosas?

R. No. Estoy tranquila con mi trabajo deportivo y fuera del campo, lo he que reivindicado ha sido siempre por el bien de mi deporte y de todas las jugadoras. En mi casa me han enseñado a ser honesta, valiente y justa. No me arrepiento de nada. Si hay algo que le haya molestado a alguien no ha sido de forma intencionada. Y si alguien está descontento con algo lo más fácil será decirlo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.