Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saúl rinde a Italia y mete a España en la final del Europeo sub-21

El volante del Atlético da un recital y con un 'hat-trick' mete a los de Celades en un partido en el que buscarán ante Alemania su quinto título

Saúl celebra uno de sus goles. En vídeo, el futbolista valora el partido. Imagen: Adam Nurkiewicz (Getty Images) | Vídeo: ATLAS

Desatado y sin cadenas, Saúl completó un ejercicio de superioridad al alcance de pocos ante Italia y llevó a España a la final del Europeo sub-21, en la que los de Celades pelearán ante Alemania por el pentacampeonato. El volante del Atlético, autor del primer tanto en los tres partidos que ha jugado en Polonia, fue un paso más allá ante La Nazionale y con tres zurdazos que valieron un triplete y la colaboración de un brillante Ceballos fulminó a una brava y valiente Italia.

ESPAÑA, 3; ITALIA, 1

España: Kepa Arrizabalaga; Bellerín, Meré, Vallejo, Jonny; Saúl, Marcos Llorente, Ceballos (Oyarzabal, m. 90); Marco Asensio,  Sandro (Williams, m. 79) y Deulofeu (Denis Suárez, m. 84).

Italia: Donnarumma; Calabria, Caldara, Rugani, Barreca; Benassi (Garritano, m. 88), Gagliardini, Pellegrini; Bernardeschi, Petagna (Cerri, m. 73) y Chiesa (Locatelli, m. 61).

Goles: 1-0. M. 53. Saúl. 1-1. M. 62. Bernardeschi. 2-1. M. 65. Saúl. 3-1. M. 74. Saúl.

Árbitro: Slavko Vincic (SVN). Expulsó a Gagliardini (m. 59). Amonestó a Benassi, Calabria y Cerri.

Estadio de Cracovia. Unos 30.000 espectadores.

Mantuvo la tónica de todo el torneo España y se presentó tarde ante los italianos. No se enteraba muy bien de qué iba la cosa el grupo de Celades, que llegaba inmaculado a la cita, sin un error en la fase de grupos, en un inicio en el que Kepa confirmó por enésima vez que, por mucho que se hable de Donnarumma, con él también hay portero para rato. Seguro y solvente, evitó el del Athletic que el susto pasara a mayores en un par de ocasiones, la más clara en un remate seco de Pellegrini

A base de arreones de uno y otro fue entrando una España en la que se imponía Llorente e intentaba crear el resto. Arrancadas de Saúl, pequeños fogonazos de Asensio y Deulofeu, los dos un tanto atropellados, y detalles de muchos quilates de Ceballos, por el que volvió a apostar Celades en lugar de Denis Suárez. Pero La Rojita no terminaba de sentirse cómoda en ese juego de alboroto que tanto le gusta ni de imponer esa verticalidad y pegada que sí resultó ante Macedonia y Portugal. Italia, sin su banda derecha habitual por las bajas de Berardi y Conti, aceptó jugar a lo que quiso España. Bien armada atrás, con su orden táctico habitual, miro de tú a tú a los de Celades hasta que a Saúl, una vez más, le dio por aparecer.

El volante del Atlético elevó un escalón más su protagonismo en el campeonato con un recital de media hora en el que anotó un hat-trick, ganó el partido dos veces e hizo lo que le dio la gana. Un ejercicio de superioridad aplastante que inició con un latigazo marca de la casa a los quince minutos de la segunda parte. Maniobró Ceballos, sobresaliente en el día más importante de su carrera, y tiró de zurda Saúl para abrir la lata, algo que ya es tradición en Polonia. Puesta la primera piedra por Saúl, el del Betis encarriló la final con un caño de genio que acabó con Gagliardini en la calle por doble amarilla. Sobrevivió Italia al primer arreón de Saúl y con un disparo de Bernasdeschi, el máximo exponente de su eléctrico ataque, empató el partido y avisó a España de que ni con uno menos iba a conceder ni lo más mínimo.

Pero Saúl, desatado, no estaba dispuesto a consentir cualquier conato de reacción. Hambriento y con ganas de sangre, volvió a sacar la zurda a pasear para ponerla en la escuadra y devolver la ventaja a España. El segundo golpetazo del rojiblanco liberó del todo a La Rojita y fue demasiado para una Italia rendida a su actuación. Entre caños, fintas y demás detalles de un superlativo Ceballos tuvo tiempo Celades para mover el banquillo y Saúl para meter otro más, culminar su triplete y un recital con el que rindió a Italia y citó a España con Alemania en la final por la conquista de su quinto europeo.