Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIFA expulsó de la Copa Confederaciones a dos aficionados que gritaron "puto"

Agentes antidiscriminación retiraron del estadio Fisht de Sochi a un par de mexicanos que gritaron el polémico cántico al portero de Nueva Zelanda

Algunos aficionados de México durante el juego contra Nueva Zelanda
Algunos aficionados de México durante el juego contra Nueva Zelanda Getty Images

La FIFA no se anduvo con medias tintas. Durante el partido de México contra Nueva Zelanda, los vigilantes antidiscriminación expulsaron a dos aficionados mexicanos por rebelarse ante la petición del organismo internacional y de la federación de su país para desterrar el grito de "¡Eh, puto!". El par de hinchas del tri no podrán ingresar a otro estadio ruso durante la Copa Confederaciones.

En el estadio Fisht de Sochi los aficionados mexicanos estaban advertidos: si gritaban una vez más "puto", habría consecuencias no hacia la Federación sino para ellos. Al primer despeje del neozelandés, Marinovic, no se escuchó el sonoro cántico despectivo, pero sí aplausos. Sin embargo, un par de ellos no quiso seguir el mismo gesto. Gritaron "puto" la primera vez y recibieron un llamado de atención. Al hacerlo por segunda vez, intentaron invitar a sus paisanos a hacerlo. La respuesta de los demás fueron risas nerviosas. Estos dos jóvenes, en un rango de edad entre 20 y 30 años, no tuvieron tiempo de terminar su grito porque los agentes de seguridad ya les esperaban para retirarlos, de acuerdo a información proporcionada por el proyecto internacional Non-Violence, el cual procura concientizar sobre actos que pueden detonar violencia o si hay grupos ofendidos. 

A los seguidores expulsados les pidieron su identificación, llamada Fan ID, se las confiscaron y los escoltaron hacia la salida. "Lucían nerviosos tras ser removidos. La afición rusa no les dio seguimiento ni mostró morbo al respecto", refiere un representante de Non Violence a este diario. La credencial de identificación que se les quitó contenía sus datos personales, entre ellos el número de pasaporte y referencias para validar sus boletos comprados para la Copa Confederaciones.  Sin el Fan ID los hinchas no pueden salir de Rusia. "Nadie puso resistencia o trató de detener a las autoridades cuando los sacaron del estadio", refieren. 

Además de dejar el campo, se les multó con 15.000 rublos (unos 250 dólares) y 15 días de expulsión de cualquier evento deportivo en territorio ruso. Previo al juego, los directivos mexicanos solicitaron a través de un desplegado que dejaran a un lado su grito porque "la FIFA se toma con mucha seriedad el canto que hacemos cuando despeja el portero". Incluso hubo aficionados que transitaron con el mensaje antes del partido de su tri.  El siguiente partido de la selección de México será frente a Rusia el próximo sábado 24 de junio y es catalogado por la propia FIFA un partido de alto riesgo por el comportamiento de sus aficionados.

Más información