Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

James se exilia en Colombia

La víspera de medirse a España, el seleccionador José Pékerman observa que el mediapunta tiene mejores estadísticas que Bale e Isco, y dice que el Madrid no le apoya

James, en el entrenamiento de Colombia en Murcia.
James, en el entrenamiento de Colombia en Murcia. AFP

“Espero que James haga contra España lo que no pudo hacer contra la Juventus en Cardiff”, dijo José Pékerman, expresando su deseo particular y la voluntad de toda una nación. El seleccionador de Colombia aspira a restituir la confianza de su mejor jugador, atormentado por la marginación que siente en el Real Madrid, en donde acabó la temporada como un espectador, mirando la final de la Champions desde la grada. Pékerman, verdadera figura paterna en la plantilla, acomete el desafío de un psicólogo. Tiene un año de plazo hasta el Mundial de Rusia. Para empezar, un amistoso contra España hoy en La Condomina (21.30, Telecinco).

Pékerman leyó la prensa española con asombro durante los últimos años. Leyó que James no se entrenaba bien; que llegaba tarde al trabajo; que salía por las noches; y que no rendía en el campo al nivel de sus compañeros de línea en el Real Madrid, llámese Isco, Bale o Kovacic. Preocupado, el técnico examinó las estadísticas y contrastó los promedios de James por minuto jugado. Luego los comparó con los números de sus competidores por el puesto. El balance de todo aquello que hace James nunca coincidió con lo que dicen que hace.

James mete un gol cada 165 minutos y da una asistencia cada 151 minutos; Isco marca cada 212 minutos y da una asistencia cada 260

Esta temporada James metió 11 goles (uno cada 165 minutos); dio 12 asistencias (una cada 151 minutos), hizo 1.248 pases (uno cada minuto y medio) y robó un balón cada 17 minutos. Bale metió nueve goles (uno cada 214 minutos), dio tres asistencias (una cada 644 minutos), hizo 791 pases (uno cada dos minutos y medio), y 62 recuperaciones (una cada 31 minutos). Isco, también hizo menos: 11 goles (uno cada 212 minutos), nueve asistencias (una cada 260 minutos), 1.692 pases (uno cada minuto y medio), y 172 recuperaciones (una cada 14 minutos). Finalmente, Kovacic convirtió dos goles, dio tres asistencias, un pase cada minuto y medio, y recuperó una pelota cada 15 minutos.

Pékerman no tuvo dudas: las estadísticas eran brillantes. Si James se entrenaba mal, no se cuidaba y se mostraba indisciplinado, sus registros confirman una proeza pues señalan lo contrario. “En cuanto tiene las oportunidades James se brinda intensamente”, dijo Pékerman ayer, en La Condomina. “Lo ha hecho en el Madrid cada vez que le tocó. No es la primera vez que grandes talentos en determinados lugares pueden sentirse frustrados porque no coinciden los estilos o las afinidades futbolísticas. Pero en general, el futbolista sudamericano no es tan comprendido en Europa. Tiene un estilo, una creatividad, que necesita un respaldo. James no ha conseguido ese apoyo [en su club]”.

El seleccionador viajó con una frecuencia casi mensual a Madrid para verificar su impresión sobre el terreno. Se instaló durante días en la ciudad. Fue al Bernabéu a ver los partidos. Procuró que James sintiera su presencia como algo familiar. Lo visitó en su casa y allí se quedó perplejo al ver que el futbolista se había instalado una pequeña clínica de recuperación. Piscinas frías y calientes para tratar los músculos cansados, equipos de fisioterapeutas personales, gimnasio, y médicos contratados para mejorar su forma física sin salir del domicilio.

"El soñó con jugar en el Madrid. Ojalá pueda seguir luchando en ese club o en otro club que valore sus condiciones. A James le faltó apoyo”, dice el seleccionador de Colombia

“Tratamos de dialogar con James como con todos”, explicó Pékerman; “él es muy voluntarioso y le pedimos que luchara para que mantuviera su condición más allá de las circunstancias. Visitarlo y hablar con él es una forma de no estar aislados y saber la problemática de cada uno. Ha sido un año muy difícil para James. Pero en este último semestre mostró una voluntad de superación admirable. Lo afrontó con valentía. Completó muchas buenas actuaciones. Ahora tendrá que decidir qué posibilidades pueden ser mejores para él y para el club. Sabemos que en James tenemos un crack. En el fútbol actual, donde hay tanta presión, los jugadores que rompen líneas son más necesarios. Hay pocos jugadores como James en el mundo”.

En la expedición colombiana indican que James pudo equivocarse alguna vez, desafiando con gestos y palabras la decisión de Zidane de postergarle. Pékerman no solo comprendió a su futbolista. Además, criticó sutilmente al Madrid: “Todos queremos tener un buen jugador y cuando lo tenemos a veces le pedimos cosas que no puede hacer. Los grandes se rebelan, quieren jugar. No les gusta estar afuera. Él en Colombia se siente feliz y con ganas de triunfar y hacer cosas. Él soñó con jugar en el Madrid. Ojalá pueda seguir luchando en ese club o en otro club que valore sus condiciones. Para ser feliz completamente el jugador debe sentirse realizado en su totalidad. A James le faltó apoyo para poder conseguirlo”.

La selección de Colombia vuelve a ofrecer abrigo a James Rodríguez. Falta un año para el Mundial. La recuperación comienza hoy, contra España en Murcia.

Más información