Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lluvia amenaza la celebración de las 500 Millas de Fernando Alonso

La carrera se podría retrasar, acortar o posponer a otro día: con agua no se corre en Indianápolis

500 millas de Indianapolis
Vista del circuito de Indianápolis un día de lluvia. AP

Fernando Alonso podría correr este domingo las 400 Millas de Indianápolis o las 350 Millas o lo que el cielo decida. La carrera, que está programada para las 12 del mediodía en el óvalo (18.00 de la tarde hora española, en #0 y ESPN player), no se disputará mientras haya lluvia sobre la pista, por una cuestión de seguridad, lo que plantea varios escenarios: que se acorte antes de completar las 500 Millas, que se retrase el inicio o que se posponga a otro día.

Algunos equipos manejan sobre todo la posibilidad de que el comienzo de la carrera se produzca algo después, sin que se llegue a aplazar al lunes. Los peores pronósticos para este domingo mejoraron en las primeras horas de la mañana y ahora indicaban una probabilidad del 50% de precipitaciones, pero más tarde, a partir de las tres de la tarde, justo el momento en el que la carrera debería acabar.

Si la lluvia irrumpe con la carrera empezada, los responsables la podrán dar por terminada cuando el líder sume 101 vueltas (de 200). En sus 101 años de historia, y según los registros oficiales del circuito, esta situación se dio por primera vez en 1926, cuando se corrieron solo 160 vueltas, 400 millas. Luego se volvió a producir en 1950 (138 vueltas, 345 millas), 1973 (133, 332), 1975 (174, 435), 1976 (102, 255), 2004 (180, 450) y 2007, (166, 415).

Si finalmente la carrera no se pudiera acabar el domingo tampoco sería algo nuevo. En 1915, en la quinta edición de las 500 Millas, los coches no llegaron ni a arrancar y se tuvo que celebrar dos días más tarde de lo programado; lo mismo pasó en 1986, cuando fueron seis los días que pasaron hasta que se pudo disputar la competición. En 1997, la cita pasó del domingo al lunes, día que comenzó pero no acabó: la lluvia hizo su aparición en la vuelta 15 y la bandera a cuadros se vio el martes. Con esa última, solo en dos ediciones más se inició la competición sin que pudiera acabar el mismo día: en 1967, la carrera fue suspendida en la vuelta 18 y finalizó al día siguiente; y en 1973, los coches arrancaron el lunes, otra vez el martes y una última vez el miércoles, cuando se decidió el ganador en la vuelta 133.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información