Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futbolista que renunció a ser la estrella de Estados Unidos para jugar en México

Alejandro Zendejas fue la promesa del fútbol estadounidense, pero renunció a su identidad para jugar en el club más nacionalista de México, las Chivas y ha quedado relegado en el banquillo

Alejandro Zendejas en las instalaciones de las Chivas
Alejandro Zendejas en las instalaciones de las Chivas

Alejandro Zendejas recibió su primer llamado a la selección de Estados Unidos cuando tenía 15 años. Era considerado como uno de los jugadores promesa. Fue capitán. Con 17 jugó el Mundial de su categoría y a esa misma edad debutó en la primera división con el Dallas. Aunque él se sentía mexicano como sus padres. En la casa hablaba español, en la escuela se adaptaba al inglés.

Las Chivas, un equipo que solo admite futbolistas mexicanos, le echó un ojo. El conjunto rojiblanco puso el dinero sobre la mesa y le pidió una cosa: renunciar a la nacionalidad estadounidense y adoptar la mexicana. Zendejas aceptó. “Es un club grande. Es una oportunidad que no puedes dejar pasar”, comenta el tímido chico ahora 19 años. Su fichaje supuso un atentado a esa exigente política del equipo en la que solo vale el pasaporte de México. A 10 meses de su fichaje, Alex Zendejas ha quedado relegado al equipo de suplentes.

¿Se arrepiente?

No, no creo. Aquí aprendo mucho, los chavos me ayudan, el cuerpo técnico es único, muy bueno.

La familia Zendejas cruzó la frontera entre México y EE.UU. para radicar en El Paso, Texas. El pequeño Alejandro nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, aunque creció como cobijado por la cultura estadounidense. Esa mezcla se hace evidente con los problemas de sintaxis que tiene al hablar. En Chivas “mis compañeros me ayudan a entender, al principio estaba confundido por cómo decían las cosas”, menciona. El futbolista, que bien puede jugar como media punta o extremo por derecha, veía junto a sus padres la liga mexicana a través de la televisión, en especial al Toluca, el equipo se sus padres.

Alejandro Zendejas dejó su hogar a los 13 años. Se mudó a Dallas, a unos 1.000 kilómetros de distancia, para enrolarse a un equipo que sería adquirido por el FC Dallas, escuadra de la Major League Soccer (MLS). Allí, su familia pagaba el alquiler para que él pudiera llegar a ser profesional.

“Un entrenador de la sub-18 del Dallas y un profe de la selección fueron a entrenarnos, me vieron y dijeron sí”, así recuerda su reclutamiento al combinado de las barras y las estrellas. “Tenía unos compañeros en el Dallas que también les llamaron, ellos me dijeron ‘¡vamos!’ y pues así”, relata el colega del jugador sensación del Borussia Dortmund, Christian Pulisic, juntos jugaron la Copa del Mundo sub-17 en Chile 2015.

Zendejas, el futbolista que no temió a renunciar a Estados Unidos ampliar foto
Zendejas, el futbolista que no temió a renunciar a Estados Unidos

De acuerdo con los estatutos de la FIFA, en el apartado de criterios de convocatoria a la selección, especifica que “aquellos jugadores que hayan participado – ya sea de forma parcial o total – con una federación en un partido de competición oficial en cualesquiera categorías o disciplinas futbolísticas no podrán participar en un partido internacional con la selección de otra federación”. Zendejas no podría representar al tri, si es que le convocaran. Su último recurso sería solicitar a la máxima institución que se lo permita.

¿Le intentaron retener en la selección de Estados Unidos?

Sí me llamaron, pero era algo que yo quería hacer, venir aquí. Sólo me dijeron: ¡buena suerte!

Mientras Zendejas reflexiona sobre su corta trayectoria, se escucha de fondo la música de banda y reggaetón desde los vestidores de los jugadores. Un letrero deja en claro el sentimiento patriótico del club rojiblanco, “Chivas, el corazón de México”. A la pregunta sobre si aún recuerda las estrofas del himno estadounidense es tajante “no lo cantaba, sólo estaba parado, de pie, listo para jugar”.

Si hay una palabra que Zendejas ha escuchado de manera insistente por parte de sus propios hinchas y que le ha molestado es gringo, un peyorativo para referirse a los nativos de Estados Unidos. “La afición es muy dura. Me siento mexicano. Yo les diría [a los aficionados] que vean dónde nací”.

Al fútbol mexicano han llegado cada vez más jugadores norteamericanos, en especial a los equipos del norte del país como los Xolos de Tijuana y Santos Laguna. En Guadalajara, dos compañeros de Zendejas, Isaac Brizuela y Miguel Ponce, tienen la doble nacionalidad, mexicana-estadounidense; sin embargo, ellos no representaron a Estados Unidos. “Allá es más físico, hay musculosos, de mucha altura. Acá es más con los pies, con el balón en el piso”, considera el jugador de 1,65 metros.

“Por mi madre yo soy mexicano, por destino soy americano. Yo soy de la raza de oro, yo soy mexicoamericano”, reza la canción del grupo Los Lobos la cual resalta el valor de esta mezcla de culturas. Zendejas es un ejemplo de ello. Él mata el tiempo libre, como otro chico de su edad, con el mando de la Play Station y ahí el Alejandro Zendejas virtual tiene un solo pasaporte, el estadounidense.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información