Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
NFL

Tony Romo se despide de los Dallas Cowboys

El 'quarterback' icono de los Cowboys de la NFL se ha retirado del fútbol americano profesional

Tony Romo Dallas Cowboys
Romo camina en uno de los túneles del estadio de Texas AP

Con 36 años se ha despedido el último vaquero favorito de Dallas. Tony Romo dejará de colocarse el equipo de los Cowboys para la próxima temporada. El quarterback del equipo texano ha decidido retirarse de manera oficial de la National Football League (NFL). Su nombre se erigió como uno de los jugadores estandartes de la institución y también como uno de los más cuestionados por sus fallos en momentos cruciales. 

Romo no era el jugador excepcional durante su época juvenil donde las principales universidades empiezan a fichar a las posibles estrellas del fútbol americano. Antonio Ramiro Romo jugó para la Universidad del Este de Illinois, aunque en sus tres años no pudo consagrarse como el titular del equipo y durante el draft, donde los equipos de la NFL eligen a sus novatos, nadie se fijó en aquel chico con sangre latina. Tony esperaba que los Green Bay Packers le incluyeran en la nómina.

Tony Romo Dallas Cowboys ampliar foto
Romo durante un evento en 2015 en Texas AP

Sus abuelos paternos le han brindado una identidad a Romo. Ramiro Romo, a sus 30 años, cruzó la frontera entre Coahuila, México, a Estados Unidos. Allí conoció a Felícita, su mujer, hija de inmigrantes mexicanos en Robstown, Wisconsin. El joven Tony Romo necesitaba de un golpe de suerte para enrolarse a una plantilla estelar. Y llegó. Una llamada del dueño de Dallas Cowboys, Jerry Jones, y del entrenador Bill Parcells rescató a quien se convertiría en uno de sus mariscales de campo más mediáticos. 

Justo cuando arribó a Dallas, en 2003, se convirtió en el tercer quarterback del equipo. Empezó a labrarse su camino bajo la dirección de Parcells, a quien consideran su mentor principal por pulir sus características para mandar pases. Fue en el 2006 cuando tuvo su momento estelar al participar en la pretemporada y luego en el torneo regular empezó a brillar para destronar al veterano Drew Beldsoe. Su primer partido fue contra los New York Giants, allí acumuló 14 pases de 25 para 227 yardas, dos touchdowns y tres intercepciones. Nada mal para su primera gran noche. 

En 11 años en la NFL, Tony Romo se ganó el cariño de la afición en Dallas. En México, el segundo país con más aficionados a este deporte, se vieron representados en un Romo que no tenía empacho en asumir sus orígenes mexicanos pese a no hablar español. Su principal estadística se basa en los 248 touchdowns que lanzó para los vaqueros. Sus principales socios fueron Dez Bryant (50), Jason Witten (37) y Terrell Owens (34). 

Romo dejará de colocarse el casco protector sin conocer lo que es ganar un Super Bowl. Bajo su liderazgo no pudieron colarse en las últimas instancias de los playoffs, algo que en el emparrillado no le perdonan. Uno de los errores que le han dejado marcado es una estrategia en la que intentó hacer de un gol de campo una jugada contra los Seattle Seahawks en 2006.

Las lesiones, en especial en la espalda, lo alejaron de tener continuidad en los últimos años. En Dallas encontraron un buen relevo con el novel Dak Prescott, quien revitalizó al equipo en la ofensiva. Durante los últimos meses colocaban a Romo como el líder de pases en los Houston Texas, cerca de su hogar. También en Denver, los Broncos intentaron llevarlo a sus filas. 

El último juego del vaquero favorito fue en enero pasado. Tony lanzó 29 yardas y consiguió la única anotación del partido al mandar un pase exacto a Terrance Williams, sin ninguna intercepción. Tony Romo se convertirá en analista en la cadena estadounidense CBS para comentar la temporada 2017 de la NFL. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información