Simeone: “Si los jugadores me responden, ¿cómo me voy a ir?”

El técnico del Atlético, entrevistado por el programa de radio 'Perros de la calle', se imagina en el Wanda Metropolitano la próxima temporada

Simeone durante el último partido de Liga ante el Sevilla.
Simeone durante el último partido de Liga ante el Sevilla.F. Seco (AP)

La conversación se salió del tono "rígido y frío" que, según él, mantiene en las ruedas de prensa. En una entrevista con el programa de radio argentino Perros de la calle, Diego Pablo Simeone volvió a hablar de su continuidad al frente del equipo (la cual ya casi asegura) en el Wanda Metropolitano y dijo que Messi y Cristiano Ronaldo son "cracks" y los demás son "buenos futbolistas".

El técnico del Atlético se refirió al despliegue que les exige a sus futbolistas. Hay muy pocos jugadores que puedan realizar el desgaste físico que pretende El Cholo y que luego tengan aire para jugar con el balón. "La inteligencia del entrenador va relacionada a la del crack. Los cracks no te traen problemas nunca. Por eso lo son. Interpretan el lugar que tienen. Debe haber uno... Messi... Ronaldo... No hay más. Después son todos buenos futbolistas. El crack comparte las necesidades que tiene el equipo", dijo el entrenador argentino.

Sobre su presente en el equipo colchonero, además de casi asegurar su continuidad el próximo año, Simeone agregó: "Como entrenador tuve suerte. Me encontré con tipos que querían aprender. Esponjas que se inmolaron por una idea. Todavía sigo teniendo suerte. Tengo cinco tipos de aquel primer día [en realidad, son seis, Juanfran, Filipe, Godín, Gabi, Thiago y Koke]. Cuando los veo que siguen peleando y luchando... ¡Wow! Me agarra una sensación que me mantiene vivo". Confesó que lo que más le emociona es el funcionamiento colectivo de un equipo de fútbol, y más del suyo, y que eso lo fortalece para seguir al frente: "Si los jugadores me responden como me respondieron con el Sevilla, ¿cómo me voy a ir? La mejor vitamina es ver pasión en la cara de estos tipos".

El presente de su hijo, Giovanni

El hijo de Simeone, Giovanni, juega en el Génova de Italia. "No es un sacrificio jugar a la pelota. Es un juego. Ha sido un año fantástico para Giovanni, con continuidad, con titularidad. Hacer 11 goles en Italia no es fácil. Es una pena porque sus caracteterísticas para el estilo de juego que me gusta a mí son ideales, pero es incompatible. Hay un montón de clubes para que pueda", dijo El Cholo.

Simeone reveló que no tiene una "relación social" con Messi. "Cuando nos vemos hay respeto, lógico, de compatriotas. Nos saludamos y no mucho más. No hemos tenido la oportunidad de encontrarnos y conversar", contó. "Para dirigirlo hay dos lugares en los que no estoy: el Barcelona y la selección argentina. Me gustaría que esté en el Atlético pero no creo que quiera venir", dijo.

Acerca de la posibilidad de entrenar a la selección de su país, el técnico aclaró que aún se siente "joven" como entrenador y "necesitado de estar en el campo". "Ahora está Bauza y tiene un trabajo emocionante", remarcó. Aunque dejó una puerta abierta para el futuro: "Desde lo emocional sería injusto si no digo, sin demagogia, que cada vez que veo a la selección argentina me agarra la sensación de que quisiera estar ahí".

Los entrenadores argentinos

Los técnicos argentinos están siendo protagonistas esta temporada en Europa. Berizzo en el Celta, Sampaoli en el Sevilla, Pellegrino en el Alavés, Pochettino en el Tottenham, son algunos ejemplos. Su buena labor abre las puertas al desarrollo de los entrenadores de ese país. "Dentro de las virtudes de los argentinos, cuando nos ponemos algo en la cabeza, nos entregamos y tenemos capacidades para desarrollar. No tengo ninguna duda de que los entrenadores del fútbol argentino son extraordinarios y pueden darle al fútbol europeo herramientas que te da la necesidad, la incomodidad. Estamos mirando para los cuatro lados cuando salimos a la calle. Acá mirás para un solo lado, estás mucho más tranquilo", explicó.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS