Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡Papá, el abrazo que me ha dado James no se me olvidará nunca!”

El Madrid invitó al Bernabéu y a Valdebebas al joven colombiano Johan Alexis Ramírez, el "niño ángel' del Chapecoense que guió a los bomberos en las tareas de rescate la noche del accidente

Johan Alexis Ramírez Castro con su ídolo, James.
Johan Alexis Ramírez Castro con su ídolo, James. EFE

Johan Alexis Ramírez tiene 15 años y en la noche del 28 de noviembre ayudó a los bomberos a llegar al avión siniestrado en el que volaba el Chapecoense. Se estrelló en el Cerro Gordo (una colina ubicada en La Unión) mientras volaba a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional. Su padre y él, que viven en La Unión, 270 kilómetros al sur de Medellín, escucharon un zumbido y una explosión poco antes de las diez de la noche. Se enteraron por la tele de lo que había ocurrido.

Salieron así en plena noche a buscar el lugar del accidente y guiaron a los equipos de rescate por los caminos más rápidos para alcanzarlo. Uno de ellos pasaba a través de los campos de cultivos de la familia. "Sabíamos que los íbamos a perder, pero en ese momento lo importante era rescatar a los heridos", cuenta por teléfono Miguel Ramírez, el padre de Johan. Desde ese día, a su hijo le apodan "el niño ángel" del Chapecoense. En el accidente fallecieron 71 personas y sobrevivieron seis. El gobierno brasileño, por cierto, condecoró al pequeño Johan con la Orden del Río Branco.

El joven es hincha del Real Madrid y el club blanco, a través de la Fundación Real Madrid y de la Fundación Revel (tienen un acuerdo desde 2008 para crear escuelas sociodeportivas de fútbol), decidió invitarle a Valdebebas para que conociera a James, Zidane y al resto de la plantilla. El sábado, acompañado por el presidente de la Fundación Revel y por el alcalde de Medellín, vio en el Bernabéu el partido contra el Espanyol. Ayer, visitó la ciudad deportiva y se hizo fotos con los jugadores.

"A mí me han dejado en Colombia y ya le echo de menos...", dice orgulloso el padre al otro lado del teléfono. En los últimos seis días, desde que Johan aterrizó en Madrid, sólo han podido comunicarse por WhatsApp. "Papá, el abrazo que me han dado James y Cristiano Ronaldo no se me va a olvidar en la vida. Tampoco el recibimiento que he tenido aquí y lo bien que me han tratado. ¿Qué posibilidad hay de que me quede acá?", cuenta el padre que le escribió. "Como no cojas el avión mañana, voy a buscarte...".

"Es un niño con gran corazón", escribió James en Twitter. A James y a Cristiano Ronaldo les trajo el pequeño Johan dos cartas que le entregaron un amigo -que fue a verle desde Medellín sólo para eso- y un primo antes de que volara a Madrid. “Me siento muy bien por ayudarles a cumplir ese sueño. No sé qué escribieron y tampoco sé qué le voy a decir a James cuando lo vea. Esas cosas no se planean", dijo Johan en declaraciones recogidas por El Colombiano. De Madrid se marchó con la camiseta de James.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información