Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla campal entre hinchas del Barça y el Alavés antes del partido

Unos 50 radicales del Alavés arremeten contra 20 aficionados del Barça en una pelea con bates y sillas. Hay un detenido y un herido

Pelea entre aficionados del Alavés y el Barcelona en Vitoria.

Sobre las 14.30, ocho furgones de la Ertzaintza pasaron como balas por la Avenida Cervantes ante la sorpresa generalizada de los aficionados, que suficiente tenían con abrigarse del frío. Otros, vándalos ellos, decidieron calentarse a golpes en el entorno del Campus Universitario de Álava, que no queda lejos del estadio. Resulta que, según informó el Departamento Vasco de Seguridad, unos 50 radicales encapuchados, supuestamente seguidores del Alavés —en un vídeo colgado en YouTube que da buena muestra de la violencia del enfrentamiento entre ambos bandos no se advierte distintivo alguno que les identifique como seguidores de uno u otro equipo—, la emprendieron con otros 20 aficionados del Barça que tomaban algo en uno de los bares próximos a Mendizorroza, concretamente en la confluencia de las calles Nieves Cano y Domingo Martínez de Aragón.

Así, en las inmediaciones del estadio se vivió un episodio escalofriante, donde decenas de hinchas se enzarzaron en una pelea de las grandes, con bates, palos y lanzamiento de sillas y mesas, además de puñetazos y patadas. “No sabemos nada”, reconocían desde el Barcelona, que, quería saber qué había ocurrido y por qué se habían encontrado unos y otros. Se sabe que, al menos, hubo un herido, un seguidor azulgrana de 46 años y vinculado a la Penya Barcelonista Creu de Sant Jordi, hospitalizado con un fuerte golpe en la cabeza y que recibía ayer por la tarde asistencia médica en el hospital de Santiago en Vitoria; además de un detenido: se trata, según fuentes de la Ertzaintza, de un chico de 19 años, “que no es vasco ni vive en Euskadi”, apuntaban desde Catalunya Ràdio.

Según la versión ofrecida por el diario vasco El Correo, la Ertzaintza se encargó después, toda vez se hubo disuelto la pelea, de escoltar a los aficionados del Barcelona al estadio para evitar nuevos altercados. Y los esperaron, también, a la finalización del encuentro. Una veintena de seguidores abandonaron el campo 15 minutos antes de que terminara el partido y se marcharon, de nuevo, con escolta.

Aunque los Boixos Nois se desmarcaron de los hechos, desde el Barça, sin embargo, recuerdan que aunque no tienen cabida en el Camp Nou difícilmente pueden controlar a los radicales en los desplazamientos y fuera de los estadios.

Los dos clubes condenan los hechos violentos

Alavés y Barcelona condenaron los hechos violentos acaecidos antes del partido en sendos comunicados. Además, el equipo de Vitoria se puso a disposición de las autoridades y dijo que tomará medidas si se confirma que los implicados son abonados del club.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.