Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça reincide en su desplome ante el Bilbao

El cuadro de Bartzokas, sin juego y desfigurado por las lesiones, no levanta cabeza

Bamforth trata de eludir a Navarro. Ampliar foto
Bamforth trata de eludir a Navarro. EFE

El Barcelona se ha convertido en un equipo tremendamente vulnerable. Lo demostró también el Bilbao Basket, que ganó en el Palau Blaugrana con una autoridad inaudita, el rey del partido en el último cuarto con un parcial elocuente: 19-28.

El equipo de Georgios Bartzokas no gana para disgustos. Antes del partido recibió otro mazazo. Doellman, con problemas en el soleo, se unió a la extensa lista de bajas. El equipo azulgrana acaba de fichar a un base, Munford, para relevar al también lesionado Renfroe. Pero Munford no debutó. Peno fue quien ejerció de segundo de relevo de Rice. En cualquier caso el equipo azulgrana es irreconocible, desde su quinteto titular a su rendimiento.

BARCELONA, 68; BILBAO BASKET, 76

Barcelona Lassa: Rice (11), Koponen (4), Eriksson (9), Vezenkov (20), Tomic (6) –equipo inicial-; Faverani (9), Perperoglou (2), Claver (2), Peno (3), Diagné (0) y Navarro (2).

Bilbao Basket: Tabú (10), Bamforth (13), D. Todorovic (11), Hervelle (3), Buva (7) –equipo inicial-; Eric (7), Mumbrú (17), Borg (2), Lapornik (4), Salgado (0) y Nikolic (2).

Parciales: 20-22, 17-15, 12-11 y 19-28.

Palau Blaugrana. Unos 4.524 espectadores. 20ª jornada de la Liga Endesa.

El Bilbao ganó con relativa placidez. Trabajó de firme en defensa y explotó el buen hacer Bamforth en ataque. El Barcelona estuvo en el partido, pero se le vio sufrir, a pesar de que los rebotes de Tomic (11) y los puntos de Vezenkov (20, con cuatro triples), le mantuvieron en el toma y daca.

Pero el equipo azulgrana transmite una imagen de fragilidad que fue haciéndose cada vez más evidente a medida que se acercaba el momento de la verdad. El base belga del Bilbao, Tabu, dio un estirón en el último cuarto y el Barcelona se fue hundiendo. Los fallos en los triples de especialistas como Navarro, Koponen y Rice, los balones perdidos de mala manera, los tiros libres fallados acumularon un lastre que le acabó pasando factura al Barcelona.

Mumbrú y Tabu administraron con mucha solvencia la ventaja que adquirió el Bilbao cuando faltaban cinco minutos. Y el Barcelona se hundió de manera irremediable, sin ideas, sin recursos, sin acierto, falto de fiabilidad. Su crisis es galopante, con cinco derrotas en la Liga Endesa y 13 en la Euroliga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información