Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa y Roger, respeto máximo

Rafa va a tener hoy al mejor jugador de la historia delante, pero al final, Rafa es Rafa

Nadal felicita a Federer, tras ganar Wimbledon 2007.
Nadal felicita a Federer, tras ganar Wimbledon 2007. REUTERS

Somos unos privilegiados, porque hoy se va a jugar la final entre los dos mejores tenistas de la historia. Hacía mucho tiempo que Rafa y Roger no se juntaban en un partido así y a todo el que le guste mínimamente el tenis y el deporte debería haber visto al menos una gran final entre ellos. Será un partido de mucho nivel y con mucho morbo, porque después de las lesiones que han tenido nadie la esperaba y ahora los dos están jugando de una forma increíble.

Yo, por desgracia, no voy a poder verla, porque estaré volando hacia Croacia para jugar la Copa Davis. Pero ustedes, los que puedan, no se permitan el lujo de perdérsela. Es el mejor partido que un aficionado puede ver; como un Barça-Madrid, pero con una red de por medio. Es el partido soñado por todo el mundo. Pero ojo, cuando hablamos de Rafa y de Roger no solo debemos quedarnos con lo que hacen en la pista, sino que se debe ir mucho más allá, porque ambos transmiten una serie de valores muy importantes.

Al margen de la rivalidad lógica del deporte se tienen un respeto máximo. Sus partidos son batallas únicas, pero también hay que tener en cuenta su comportamiento. Si yo tuviera un hijo le diría que se fijase en el partido de hoy, porque aparte de ver un gran tenis iba a ver a dos personas que se respetan mucho. Es una rivalidad sana y deportiva. Eso sí, una vez que están ahí abajo cada uno va a competir al límite. Seguro. Todavía recuerdo el partidazo que jugaron en Wimbledon, en 2008. Entonces yo estaba en Suecia, jugando un torneo. Para mí ha sido el mejor partido de toda la historia. Hubo parones, se terminó casi de noche, fue el primer Wimbledon que ganó Rafa… Fue increíble. Me quedo con este partido, aunque han protagonizado muchos otros.

Los dos son deportistas únicos. Federer desprende naturalidad, habla con todos en el vestuario. Estos días compartíamos hotel en Melbourne y se le veía por ahí con su mujer, sus cuatro hijos y las niñeras. Es un hombre familiar. Siempre viaja con sus padres y con su familia. Y eso que se dice de él es completamente cierto. Lo que se refleja en la pista es lo que se hay detrás de ella. Es un gentleman, un señor. Es un placer para nosotros tenerlo en el tenis y para los aficionados ver cómo juega. Cuando está fino es prácticamente imparable.

¿Y qué puedo decir yo de Rafa? Para él va a ser muy especial. No es porque sea mi amigo, pero yo creo que va a ganar porque tengo confianza ciega en él. Es una oportunidad única y no va a dejarla escapar. Hoy va a tener al mejor jugador de la historia delante, pero al final él es él. En el cara a cara va ganando su juego, no le viene nada bien a Roger. Creo que Rafa se lo merece por todo lo que ha luchado.

Lo más bonito de toda esta situación es que nadie la esperaba. Después de mucho tiempo los nadalistas y los federeristas van a volver a disfrutar, porque llevaban un tiempo de bajón. Es una final muy abierta, pero yo tengo mi pronóstico muy claro. Espero que se cumpla.

Marc López es doblista del equipo de la Copa Davis y ganó el oro junto a Nadal en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información