Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se sume en la mediocridad

El equipo de Bartzokas, pese a los fichajes, suma 15 derrotas en 35 partidos y tiene abierto un expediente disciplinario a Dorsey

Bartzokas, dando órdenes en un tiempo muerto. Ampliar foto
Bartzokas, dando órdenes en un tiempo muerto. EFE

Otro fichaje, el del brasileño Vitor Faverani, es el último recurso del Barcelona para intentar frenar la galopante crisis que atraviesa. Las derrotas se suceden —suma 15 en los 35 partidos oficiales que ha disputado—, el juego del equipo sigue bajo mínimos en muchas ocasiones y su mala clasificación, especialmente en la Euroliga, donde es 12º, sume su temporada en la mediocridad. El Barcelona no había sumado nunca 10 derrotas en sus 17 primeros partidos en la Euroliga. Hasta ahora, su peor balance era el de la pasada temporada, con ocho derrotas.

Faverani, de 28 años y 2,13 metros y procedente del UCAM Murcia, es el tercer refuerzo con el que la dirección técnica de Rodrigo De la Fuente apuntala una plantilla que no da el tono que se le exige. El 29 de noviembre, una vez confirmada la gravedad de la lesión que sufrió Pau Ribas, el Barcelona fichó al base estadounidense Alex Renfroe. El 7 de diciembre, tras saberse que Claver iba a estar un mes de baja, el club azulgrana fichó al ala-pívot estadounidense Jonathan Holmes. Una vez cumplidos los dos meses por los que fue contratado, Holmes ha sido dado de baja.

“Faverani puede aportar intensidad, energía y polivalencia. Puede darnos una marcha más”, mantiene De la Fuente. El pívot brasileño podría restar minutos a Dorsey, el pívot al que el Barcelona abrió un expediente sancionador por criticar en las redes sociales a los servicios médicos del club. Dorsey se lesionó en un partido del playoff de la Euroliga la pasada temporada contra el Lokomitov Kuban, el equipo que dirigía precisamente Georgios Bartzokas y que eliminó al Barcelona. Dorsey argumenta que su bajo rendimiento se debe a que los médicos del Barcelona le forzaron entonces a jugar aquel playoff, con el perjuicio que ello supuso para su lesión.

Por el momento, todos los parches han resultado insuficientes. El Barcelona necesita revertir sus malos resultados en la Euroliga de forma inmediata —mañana recibe al Anadolu Efes— si desea a concluir entre los ocho mejores, que son los que obtendrán el pase al playoff de cuartos de final. Las malas constantes de juego del Barcelona se definen por su 12ª posición y también por otro dato revelador: es el equipo que menos anota, con una media de 71,4 puntos. Esa sequía demuestra su escasa efectividad y su carencia de recursos ofensivos. Hasta cinco jugadores se mueven en promedios inferiores a los seis puntos, caso de Claver, Dorsey, Oleson, Perperoglou o Renfroe. Además, Doellman, Navarro y Vezenkov no alcanzan siete puntos de media, Koponen se acerca a los diez, cifra en la que está instalado Tomic. Solo destaca Rice, con 15,4 puntos de promedio.

Bartzokas, ya antes del partido que el Barcelona perdió la semana pasada ante el Olympiacos, urgió un cambio en la dinámica de su equipo y la necesidad de prepararse mejor para afrontar a rivales físicamente muy aguerridos, como suelen ser los de la Euroliga. “Tenemos retos muy importantes por delante, necesitamos y queremos llegar a los playoffs. El Barça tiene que estar. Necesitamos más estabilidad durante los cuarenta minutos, lo estamos trabajando tanto individual como colectivamente. Hemos intentado prepararnos para jugar ante ese tipo de defensas tan físicas”.

En la Liga, el Barcelona es cuarto, tras perder el domingo en la cancha del Iberostar Tenerife (71-60). Su situación no es tan crítica, pero su último tropiezo mereció otra censura de Bartzokas, especialmente molesto por una segunda parte en que su equipo solo anotó 27 puntos: “Hemos hecho una segunda parte desastrosa. En la Liga Endesa es difícil ganar con estos números”.

Una temporada de infortunios

Los contratiempos han presidido la temporada del Barcelona. Tras destituir a Xavi Pascual, y ya antes de empezar, perdió a Satoransky y Abrines, que recalaron en la NBA. Koponen sufrió un accidente que lo tuvo un mes y medio de baja y Pau Ribas se rompió el tendón de Aquiles y se perderá toda la temporada, igual que Lawal.

Dracs 1991, una peña asidua al Palau, emitió ayer un comunicado: “Estamos decepcionados y preocupados con la marcha de la sección. Tenemos la sensación de que el nuevo modelo del que se habló no se está llevando a cabo y preocupados porque parece que aquí se vive al día. No creemos en la solución fácil de los silbidos al equipo para cambiar las cosas i desde que comienza el partido hasta que acaba lo único que tenemos en la cabeza es, repetimos: animar. Solo con una condición: que la plantilla lo dé todo del primer al último minuto en cada partido desde septiembre hasta junio.

Por desgracia, esta temporada ya hemos visto demasiados partidos que eso no se cumple. Creemos que no se cumple por un punto de mala suerte con las lesiones y los pocos efectivos con los que se afrontan algunas partes de la temporada, pero también por otros muchos motivos que nada tienen que ver con la suerte".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.