Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué se sabe del caso Ana Gabriela Guevara?

La exatleta mexicana, ganadora de la Copa Mundial de Atletismo en 2003, está a la espera de que haya justicia tras ser golpeada por cuatro hombres

Guevara acudió a la delegación de la Fiscalía en el Estado de México
Guevara acudió a la delegación de la Fiscalía en el Estado de México Cuartoscuro

Ana Gabriela Guevara, una de las mejores deportistas mexicanas, vivió los peores 40 segundos de su vida. Ella iba a bordo de una Harley Davidson en la carretera que conecta a la capital con Toluca, la capital del Estado de México. Era la noche del 11 de diciembre y había tráfico. Ella decidió esquivar los automóviles para ganar metros, se colocó en el carril de alta velocidad hasta que una camioneta la derribó.

Guevara, senadora mexicana por el Partido del Trabajo, reclamó el golpe. Su intención era que el conductor se hiciera responsable del golpe. Dos hombres, padre e hijo, bajaron y la insultaron. El hombre de más edad soltó un puñetazo y la exatleta esquivó el golpe, pero detrás de ella había dos sujetos, cayó al asalto y la patearon. En menos de un segundo recibió un racimo de golpes directos a sus costillas y al rostro, el cual intentó proteger con el casco que tenía en la mano.

Después de la agresión, Ana Gabriela tomó su motocicleta hasta dar con una patrulla, no podía ver bien porque uno de los golpes le fracturó el pómulo derecho. Fue hospitalizada y dos días después narró lo que le sucedió en una conferencia en el Senado de la República. Allí no dudó en quitarse las gafas negras y mostrar su ojo amoratado. “Esta marca es un recuerdo constante de que haré lo que sea para luchar en contra de la violencia a las mujeres”, dijo esa vez. La Procuraduría General de la República (Fiscalía) inició las investigaciones.

El hombre que la golpeó fue Fabián España Moya, quien en julio de 2016 renunció a su cargo como policía en la policía en la comisión estatal de seguridad del Estado de México. El 17 de diciembre agentes de la Agencia de Investigación Criminal aseguraron la camioneta del incidente. El presunto agresor buscó ampararse ante la ley para que no le aprehendieran, pero hasta el momento no hay una orden de aprehensión. En caso de que lo detuvieran, la ley mexicana no considera como graves las lesiones que recibió Guevara. El 11 de enero se determinará si a España Moya se le brinda la protección de un juez federal.

Tras los golpes que recibió, Guevara publicó una fotografía de su rostro golpeado en su cuenta de Twitter. La prensa mexicana la difundió y eso provocó que también la exatleta recibiera una serie de comentarios que criticaban su apariencia e incluso algunos que justificaban la agresión. “Eso también nos pasa a los hombres y no andamos llorando, quieren igualdad, ¿no?”, se leía en uno de los tuits.

La oficina de la ONU Mujeres señaló, a través de un informe, que al día en México seis mujeres son asesinadas por motivos de género. Desde 1985 a 2014 fueron asesinadas 50.000 mujeres. El estudio realizado por el organismo internacional resume que las muertes violentas de mujeres quedan en la impunidad porque no se investigan.

La familia de los agresores aseguró que ellos “no tenían conocimiento ni se dieron cuenta que era una mujer por la visibilidad de la noche, por su fisionomía y por su vestimenta”, comentaron al periodista Ciro Gómez Leyva.

Ana Gabriela Guevara es considerada una de las mejores deportistas de su país. Se forjó en el atletismo a partir de 1996. En su segundo campeonato mundial, en 2011, se quedó con el bronce, eso marcó el inicio de un par de años de éxitos. Logró colgarse el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, además de las competencias de la Golden League, de Panamericanos y, el campeonato mundial en París 2003 desde los 400 metros lisos, allí fueron 48,89 segundos de gloria. En la cita olímpica de Atenas 2004 se colgó la plata.

Fue en 2008 cuando Guevara renunció a todo. Ella puso fin a su carrera por un enfrentamiento con el entonces presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, Mariano Lara, a quien le cuestionó por la opacidad en su gestión. Él terminó vetado por cinco años de cualquier cargo público y ella se perdió los Juegos Olímpicos en Beijing, China.

Justo en el momento en que cerró su ciclo, Ana Gabriela tomó el carril de la política. Fue coordinadora de cultura deportiva en la Ciudad de México. Desde 2012 es senadora del estado de Sonora, algo que se le ha criticado en su país y ha estado desligada de alguna comisión relacionada al deporte, pero sí de seguridad pública.

“Nunca puse mi nombre por delante, nunca dije quién era, nunca dije que era senadora de la República”, comentó Guevara ante los medios en diciembre. A ella sólo le queda esperar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información