Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone: “Aceptamos todas las críticas”

El técnico rojiblanco explica la derrota por el infortunio y la poca efectividad. Escribá se felicita por un triunfo que refuerza las aspiraciones del equipo

Simeone, en el banquillo de Villarreal.
Simeone, en el banquillo de Villarreal. Getty Images

El mejor Villarreal de la temporada, la mejor versión del equipo de Escribá derrotó al Atlético más vulnerable de la etapa de Simeone. El triunfo coloca al conjunto castellonense en cuarto lugar, empatado con la Real. Una victoria de empaque para que se tenga en cuenta al conjunto amarillo y al nuevo técnico, al que le pesaba la sombra de Marcelino. “Yo creo en el equipo y creo que ellos creen en el cuerpo técnico. He estado aquí, en la sala de prensa, en peores momentos y siempre dije que creía en el equipo” se felicitó Escriba.

La cara amarga, contrariada, fue la de Simeone tras el encuentro. “Todo lo que pueda explicar no va a alcanzar para el resultado que dice el partido. En la primera mitad tuvimos cuatro o cinco situaciones, la de Griezmann, la de Koke al palo, la de Gameiro y la de Correa. El Villarreal aprovechó las ocasiones que tuvo y le acomodó en el partido”, explicó Simeone, que justificó la derrota a partir de la efectividad de uno y otro equipo.

El Atlético ya se distancia del liderato en 12 puntos del líder, el Madrid. Con siete victorias, cuatro empates y cuatro derrotas, el conjunto de Simeone, con 25 puntos, ha caído al sexto lugar. “El equipo está buscando de qué manera poder encontrar las mejores situaciones para ganar y en estos últimos momentos, los resultados y las situaciones de cara a gol no nos están favoreciendo y eso obviamente nos lleva a la derrota. Tenemos que trabajar porque es la única manera de mejorar. Aceptamos todas las críticas”, asume Simeone.

Simétricos en el esquema táctico ambos equipos, con un 4-4-2, el Villarreal, a partir del esférico, superó de inicio al Atlético en el centro del campo, en la creación. Con Trigueros y Bruno minimizando a Gabi y Tiago y en las bandas con Jonathan dos Santos y Roberto Soriano superando a Correa y Koke. Despabiló el conjunto de Simeone pasado el cuarto de hora tras una acción de Correa que desvío a córner Asenjo. A la salida del saque de esquina, en jugada ensayada, el Atlético dispuso de su segunda oportunidad, repeliendo el poste izquierdo de Asenjo el tiro de Koke. Avisaban los rojiblancos.

El Villarreal, muy disminuido pues contaba con ocho bajas, tuvo orden y paciencia cuando apretaba el Atlético. Y a los 28 minutos de juego, tras un exceso de confianza de Tiago, Manu Trigueros interceptó el pase del portugués hacia Godín y tras un aclarado de Pato y Sansone, Trigueros adelantaba al Villarreal en el marcador. El tercer gol del talaverano en la Liga. Automáticamente, Tiago, pidió el cambio y fue sustituido por Saúl.

Luxación del hombro de Oblak

Griezmann pudo empatar de inmediato y se topó con Asenjo frente a frente, desviando con el pie el palentino la inmejorable oportunidad. El Villarreal siguió a lo suyo, tocando y tocando hasta encontrar las costuras de la defensa del Atlético, irreconocible en El Madrigal. En un pase profundo al desmarque de Pato, el brasileño disparo a gol y a Oblak se le escapó el tiro aprovechado de segundas por Jonathan dos Santos. El portero esloveno se dañó en la acción y tuvo que retirarse del terreno de juego tres minutos después, con una luxación del hombro izquierdo. Fue sustituido por Moyá, que se estrenaba en La Liga. Segundo infortunio del Atlético. “Lo peor es lo de Oblak, esperemos que no sea grave su lesión". El portero fue trasladado anoche al hospital La Plana, de Vila-real, para determinar el alcance de su lesión. Además, Tiago pidió el cambio porque le molestaba la rodilla.

No se produjo reacción del conjunto rojiblanco en la segunda mitad, sin épica ni lírica. “El segundo tiempo no era fácil después de perder 2-0 y de que Oblak salga lesionado. El equipo buscó de todas las maneras que pudo tratar de acercarse en el resultado. Seguramente tenemos situaciones para mejorar”, se lamentó el Cholo.

“Queríamos que en la segunda mitad no sucediera nada como así fue. Con este nivel de autoexigencia el equipo estará cerca de ganar”, explicó un feliz y sereno Escribá. Redondeó al final Roberto Soriano la victoria amarilla. No fue la noche del Atlético de Simeone y sí la del Villarreal de Escribá con Trigueros en plan estelar. Fue el triunfo de los centrocampistas amarillos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.