Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un resquicio para la remontada de Javier Fernández en la final del Grand Prix

El excesivo riesgo de Yuzuru Hanyu en el libre puede abrir una puerta al patinador madrileño, a 15 puntos del japonés

Javier Fernández, en la final del Grand Prix de Marsella, el jueves. Ampliar foto
Javier Fernández, en la final del Grand Prix de Marsella, el jueves. AFP

Un resquicio o una encrucijada. A Javier Fernández (25 años), bicampeón del mundo de patinaje artístico sobre hielo, le queda una carta para emprender la complejísima remontada a la que aspira este sábado (20.27, Teledeporte y Eurosport) en la final del Grand Prix que se celebra en Marsella, el único grande que le falta sin contar los Juegos. Su máximo rival, el japonés Yuzuru Hanyu, primero en la clasificación tras el corto del jueves con 15 puntos de ventaja sobre el español, tercero, presenta hoy un ejercicio libre que le puede llevar al límite y al error.

Hanyu planea hacer cuatro cuádruples —salto con cuatro giros— cuando hasta hace nada poco se atrevían a hacer tres, como Fernández. El español renunció a subir el nivel de sus ejercicios esta temporada para asegurarse actuaciones limpias, sin caídas. “Es acertada la estrategia de Javi”, opina Daniel Peinado, hasta este año colaborador del madrileño cuando venía a España a entrenarse. “Ya incluyó una gran dificultad el año pasado añadiendo otro triple axel —tres giros y medio— en el largo”, apunta, antes de matizar que el programa de su expupilo sigue siendo de los más difíciles. “Desde principio de temporada, la nota de los que han arriesgado más no han superado las expectativas”, añade.

Además, opina Peinado, cada cuádruple merma la calidad de las transiciones previas, porque al acometerlo necesitas más tiempo de preparación. Y el salto puede no salir.
Sin embargo, Fernández falló el jueves en el programa corto con dos tropiezos importantes que les costó un buen puñado de puntos —obtuvo 91,76— y ahora el plan puede ser una encrucijada. Si no falla Hanyu, será inalcanzable. Si comete errores el japonés, el madrileño saldrá en quinta posición con la presión de poder alcanzarle, siempre y cuando el canadiense Patrick Chan, que marcha segundo, no dé la sorpresa.

La dificultad en el programa del japonés no solo reside en ese cuarto cuádruple, algo que también planea hacer el estadounidense Nathan Chen, que es quinto (85,30). También por el tipo de cuádruple que realiza, el bucle. Hanyu es el único que lo aterriza y es su arma para arrebatarle la corona del Mundial en marzo al español. Tiene más valor, según Peinado, porque es un salto en el que se despega y se aterriza con la misma pierna, la derecha. Los que ejecuta Fernández, el cuádruple Salchow y el Toe, comienzan con la izquierda para caer con la derecha.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.