Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asensio: tercer debut, tercer gol

El mallorquín anota en su estreno europeo e iguala a Cristiano y Bale como máximos goleadores

Asensio celebra su gol frente a Danilo.
Asensio celebra su gol frente a Danilo.

Aunque tiene las piernas arqueadas, como todos los futbolistas, su paso corto no resulta nada desequilibrado. A Marco Asensio, titular ayer por primera vez en su carrera en Liga de Campeones, se le notó interesado en la parte menos interesante de su trabajo. Corrió con el mismo brío hacia atrás que hacia adelante, aunque alguna de esas carreras fuera producto de algún descontrol en la marca. Decidió Zidane que formara en el centro del campo junto a Kroos y James, dos zurdos y un diestro, en la enésima probatura que lleva a cabo el técnico francés en la zona más delicada Del campo.

El experimento resultó eficaz en lo esperado, y bastante desajustado en lo previsible. James y Asensio atacaron bien pero de su presencia en el centro del campo no se benefició una defensa a la que el Legia llegó a sorprender mucho más de lo esperado. Ninguno de los dos destaca por su despliegue defensivo y con un Kroos desasistido al Madrid le faltó de nuevo abrocharse el cinturón.

Acostado en la banda derecha, Asensio se enfrentó como pudo a los vacíos de Bale y a las habituales desconexiones de Danilo. Al mallorquín se le vio resoplar en varias ocasiones tras alguna que otra carrera inesperada. Con el balón abrochado a su pierna izquierda el panorama fue otro. Elegante en el gesto y con el cuello bien erguido, el desempeño fue otro. Su gol, el tercero de los blancos retrató que ante la portería el niño sigue siendo hombre. Marcó con un remate raso, colocado, nada inocente. Lo hizo tras colocar la pelota entre tres pares de piernas sin que el movimiento resultara violento.

Con cuatro goles esta temporada iguala a Bale y a Cristiano como máximo anotador del Madrid, un registro que advierte de la facilidad del mallorquín para enviar la pelota a la red. Su tanto, además, supone el primero en la competición y el tercero que logra en su primer partido en una competición oficial tras haber anotado también ante el Sevilla en la Supercopa de Europa y frente a la Real Sociedad en el primer partido de Liga.

Aunque en la variación de puestos que maneja Zidane no se contempla una presencia habitual del jugador, sus apariciones han terminado por convencer al francés. Otro de los jugadores a los que premió con minutos Zidane fue a Lucas Vázquez. Su entrada en la segunda mitad descargó a Asensio de gran parte de sus penas iniciales. Con un dibujo más equilibrado, Asensio centró su posición, alineado con Kroos, y dejó toda la banda derecha a un Lucas Vazquez que anotó en el primer disparo a puerta que realizó. También un discutido Danilo, que llegó a escuchar algunos silbidos del Santiago Bernabéu tras cometer el penalti que suponía el gol de Radovic.

Aunque el puesto de mediocentro defensivo sigue siendo en origen para Casemiro, la ausencia del brasileño ha permitido a Zidane probar con diversas alternativas. Y si bien ninguna de ellas lo ha reemplazado por completo, el mallorquín ha demostrado la ambición de llevarlo a cabo. Reconocido con una ovación en su cambio a falta de media hora para el final, a Asensio le bastó con observar el gesto de agradecimiento de su entrenador. “Él sabe dónde está, no tengo que hablar todos los días con el para contárselo. Trabaja y entrena bien para intentar aportar lo máximo cuando tiene la oportunidad”, advirtió el francés en la rueda de prensa previa al partido. Ese “no tengo que hablar con él” refrendó la buena relación que existe entre ambos. Y así es fácil que ambas partes permanezcan unidas.