Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hart sostiene a una Inglaterra sin fútbol

Eslovenia mereció la victoria en el partido que marca la pérdida de galones de Rooney en su selección

Decisiva parada de Joe Hart ante un remate de Berzjak.
Decisiva parada de Joe Hart ante un remate de Berzjak. REUTERS

Todas las convulsiones que ha sufrido la selección inglesa en los últimos tiempos le han llevado a un punto evidenciado en los tres partidos que ha disputado tras la Eurocopa: el equipo, tan aguardado por el nivel que prometía antes de su fiasco en el torneo continental frente a Islandia, ha perdido fútbol. Primero con Sam Allardyce ante Eslovaquia en su único partido como seleccionador, ahora con Gareth Southgate al frente contra Malta el pasado sábado en Wembley y ayer frente a Eslovenia a domicilio, Inglaterra no conoce la derrota y mantiene su meta virgen. Pero deja la estela de un equipo anodino.

Alemania no duda en una jornada con varias sorpresas

Gol de Draxler a Irlanda del Norte.
Gol de Draxler a Irlanda del Norte.

En el resto de partidos disputados ayer en la zona europea, Alemania superó sin problemas (2-0) a Irlanda del Norte con dos goles de Draxler y Khedira en el primer cuarto de hora. Pero varios favoritos pasaron severos apuros o directamente tropezaron. Polonia se deshizo de Armenia (2-1) gracias a un gol de Lewandowski en el suspiro final, República Checa igualó en casa (0-0) con la emergente Azerbaiján que entrena Robert Prosinecki, Rumania no pasó del empate (0-0) en Kazajstán y Dinamarca sucumbió (0-1) en Copenhague contra Montenegro.

En la clasificación asiática empieza a estar en problemas Corea del Sur, que no falta a su cita mundialista desde que en 1982 se perdió la de España. El equipo que dirige Uli Stielike cayó (1-0) ante Irán, donde gobierna otro exmadridista, Carlos Queiroz a la única selección que no conoce la derrota en un grupo donde Uzbekistán es segunda y ocupa la otra plaza de acceso directo a Rusia. Los coreanos, terceros, recibirán en noviembre a los uzbekos en un duelo de ribetes decisivos. Mientras tanto en el otro grupo arregla su situación Japón, que sacó un trabajado empate (1-1) de su visita a Melbourne con Okazaki y Kiyotake en el banquillo. Australia es segunda con un punto por encima de los nipones y Arabia Saudi es líder tras superar (3-0) a Emiratos Árabes.

Un empate (0-0) en Ljubljana sostiene a Inglaterra al frente de su grupo porque además Escocia, su próximo rival, se derrumbó en Eslovaquia (3-0). No pierden los inventores del fútbol en una fase de clasificación desde que en 2009 cayeron en Ucrania con Fabio Capello a los mandos. Transitaron sin tacha por la previa de las dos últimas Eurocopas y del Mundial brasileño, justo cuando presentó ante el mundo una nueva generación de futbolistas que dispararon las expectativas. “Traigan de vuelta a Big Sam, aunque sea demasiado caro”, escribió en su cuenta de twitter Gary Lineker, erigido en el analista más agudo y seguido del futbol inglés, cuando el partido languidecía para los chicos de Southgate y ya estaba claro que solo Joe Hart los mantenía en la liza. Para entonces los aficionados ingleses presentes en el estadio ya reclamaban a voz en grito la presencia de Wayne Rooney sobre el césped.

Porque Ljubljana marcó también el inicio de una nueva etapa en el fútbol inglés. Al acomodadarlo en el confortable banquillo del funcional Stadion Stozice, Southgate mostró al mundo que Rooney ha dejado de ser indiscutible. Ya no lo era en el Manchester United, donde Jose Mourinho ya había anticipado que no lo iba a emplear en otro cometido que no fuese el de estar cerca de la meta rival. El sábado pasado en el partido contra Malta, Rooney ejerció como armador de juego sin apenas pisar el área de un rival que se encerró en ella. Frente a Eslovenia, Southgate decidió prescindir de ese perfil para dar espacio en el once a Eric Dier un futbolista de un perfil más defensivo. El doble pivote que conformó con Jordan Henderson fue doble, pero no pivote, nunca referencia para mover la pelota, en todo caso innegociable a la hora de las sustituciones porque primero entró Townsend por Walcott y a falta de poco más de un cuarto de hora Dele Alli dejó su puesto a Rooney. Solo al final, con diez minutos por delante, le dio vuelo a Rashford, un futbolista diferente. Todo siempre con Dier y Henderson por detrás.

Rooney no es un cualquiera, ha sido con la de ayer 118 veces internacional y está a tan solo ocho caps de superar a Peter Shilton para convertirse en el futbolista que más veces se haya vestido la camiseta con los tres leones en el pecho. “No voy a retirarme de la selección ni tengo intención de aprovechar los días en los que juegue para irme de vacaciones a Dubai”, advierte. Dentro de dos semanas cumplirá 31 años. “Ryan Giggs jugó hasta los 40 y no era el mismo jugador que cuando tenía 18. Yo tampoco lo soy. Y tengo mucho que aportar, desde luego hasta el próximo Mundial”, advierte

Eslovenia mereció ganar. Se trata de un equipo muy trabajado y con futbolistas de experiencia y trayectoria en grandes ligas, tres de ellos (el meta colchonero Oblak el centrocampista Krhin, del Granada, y el lateral zurdo Jokic, en el Villarreal) en la española. Dirige Srecko Katanec, aquel espigado mediocentro de la última Yugoslavia que destacaba en la Sampdoria que discutió su primera Copa de Europa a Barcelona. Ante Inglaterra juntó al equipo, miminizó los ataques del rival y se desplegó con acierto hacia la meta de Joe Hart, descomunal en los momentos clave, sobre todo Berzjak en dos acciones, un mano a mano al poco de empezar el partido y para responder a un remate de cabeza tras el descanso, una descomunal parada para la que contó con la ayuda del larguero. Los palos ya le habían auxiliado en la primera parte para frenar un intento de Kurtic.

Inglaterra se levantó en el tramo final del partido, cuando Rooney ya estaba en el campo y Eslovenia acusaba tan inocuo gasto como el que había realizado. El empate fue lo único positivo a rescatar por Southgate, que seguirá en su puesto para recibir en noviembre a Escocia y, en un duelo amistoso, a España. Será, en principio, el último servicio de Southgate antes de regresar a su trabajo con la sub-21. El debate sobre si debe sucederle Arsene Wenger, o en todo caso un técnico que siga su ideario se mantiene vigente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información