Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zverev llama a la puerta

El alemán, campeón en San Petersburgo con 19 años, es el tenista más joven que conquista un título ATP desde 2008. Accedió al profesionalismo hace tres años, pero ya ocupa el 24º peldaño del 'ranking'

Zverev besa el trofeo de campeón en San Petersburgo.
Zverev besa el trofeo de campeón en San Petersburgo. EFE

Mide cinco centímetros menos que su ídolo, el baloncestista LeBron James, pero Alexander Zverev (Hamburgo, 19 años) es fácilmente identificable en la trastienda del circuito. Tallo largo, larguísimo (1,98m), con piernas y brazos interminables, cabellera rubia y rostro aniñado. Un adolescente larguirucho y noreuropeo, con pinta de granuja, que bien podría estar haciendo fechorías en las noches veraniegas de Magaluf junto a otros chicos de su quinta, pero que en lugar de eso encauzó su enorme talento con la raqueta y ahora va haciéndose un hueco en la cúspide del tenis.

Accedió al profesionalismo hace tres años, pero ya ocupa el 24º peldaño del ranking y está llamado a hacer grandes cosas de aquí en adelante. De momento, con su triunfo el pasado fin de semana en San Petersburgo (categoría 250), insufló una buena dosis de aire fresco a un circuito que la demanda a gritos, dominado aún por la generación de los inflexibles treintañeros. Elevó Zverev su primer título, contra un adversario que no había perdido ninguna de sus últimas 11 finales, el suizo Stan Wawrinka, y se convirtió en el jugador más joven que logra un trofeo de la ATP desde que lo hiciera el croata Marin Cilic en 2008, cuando tenía 19 años y celebró New Haven (250).

El éxito de Zverev, señalado desde hace tiempo como uno de los jóvenes que debe deponer a los referentes de la actualidad, no es ninguna casualidad. Aúna todos los condimentos que requiere el juego moderno —planta, potencia (es diestro) y dinamismo—, procesa la jugada con inteligencia y no se reduce a un solo registro. Desde el punto de vista físico todavía está por hacerse y su margen de mejora es obviamente muy amplio, pero su nombre ya suena con fuerza. Este año, además del título ruso, también ha disputado las finales de Niza y Halle, y batió a Roger Federer en este último evento. En Indian Wells, tres meses antes, se quedó a una volea de batir a Rafael Nadal.

Chico de carácter, no dudo en renunciar recientemente la eliminatoria que enfrentaba a Alemania y Polonia por estar en el Grupo Mundial de la Copa Davis. En lugar de eso apostó por viajar a san Petersburgo, una decisión que le costó la severa reprimenda su federación. "No tiene ningún respeto por este deporte. Que decida ir a jugar un torneo con sólo 250.000 dólares en premios, en lugar de jugar la Davis en su tierra natal, me deja sin palabras, y más cuando es un jugador de clase mundial absoluta", expresó el presidente alemán, Hans-Jürgen Pohmann. "Ahora mismo es lo más conveniente para mí", contrarrestó el protagonista, que hace dos meses renunció también a participar en los Juegos de Río porque, alegó, no estaba al cien por cien.

El de Hamburgo ha ganado su primer trofeo de entidad con la misma edad que Federer (Milan, 2001) y Djokovic (Amersfoort, 2006)

“Es un chaval, pero no tiene lagunas. Mentalmente es bueno y tiene un potencial tremendo”, destaca Feliciano López, cuya opinión comparten los pesos pesados del circuito. A casi todos, en cuanto a precocidad, Zverev los mira de igual a igual, ya que ha ganado su primer trofeo de entidad con solo 19 años y cinco meses; es decir, a la misma edad que Roger Federer (Milan, con 19 años y cinco meses) o Novak Djokovic (Amersfoort, con 19 y dos), y ligeramente más tarde que Andy Murray (San José, con 18 años y nueve meses) y Nadal (18 y dos, en Sopot).

“¿En serio soy el más joven desde 2008? Es fantástico”, respondió al conocer la trascendencia de su victoria Sascha, como le conocen sus allegados. Un pequeño núcleo encabezado por su padre y entrenador, también Alexander —aunque este jugó para Rusia, no Alemania—, y su hermano Mischa, igualmente profesional y con el que comparte vivencias por todo el mundo gracias al tenis. “Eres el futuro de nuestro deporte, aunque ya estás muy cerca de lo más alto”, le elogió Wawrinka, uno de los tres integrantes del top-10 a los que ya ha superado el alemán.

Junto a él, de la mano, este fin de semana alzó su primer trofeo otro joven sin complejos, el francés Lucas Pouille (22). Hace poco, el galo ya fue noticia por haber batido a Nadal en los octavos del US Open y el domingo estrenó su palmarés en Metz. Nuevos vientos para la élite.

LOS NOMBRES MÁS PRECOCES DEL TENIS

Aaron Krickstein. El norteamericano ganó en Tel Aviv (1983) con 16 años y 2 meses. Es el vencedor más joven de un torneo de la ATP.

Lleyton Hewitt. El australiano, retirado en enero, ascendió al número uno en 2001, con 20 años, 8 meses y 26 días.

Michael Chang. Nadie logró un Grand Slam antes que él. Lo alcanzó en Roland Garros con 17 años y 3 meses.

Martina Hingis. La suiza, de 35 años y todavía en activo (como doblista), llegó al número uno en 1997 con 16 años, seis meses y un día.