Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez busca un golpe de efecto en Alcañiz y empieza por la ‘pole’

El piloto de Honda logra el mejor tiempo de la clasificación en Aragón y deja a seis décimas a Viñales y Lorenzo. Rossi saldrá sexto

Marc Márquez, en Alcañiz. Ampliar foto
Marc Márquez, en Alcañiz. AFP

El circuito de Alcañiz es de esos en los que se corre en el sentido contrario a como giran las agujas del reloj, tiene más curvas que se toman a la izquierda y eso le gusta a Marc Márquez, que suele entrenarse en trazados de dirt track, haciendo derrapar la rueda trasera como si fuera uno de esos pilotos americanos que pasan las horas en pistas de tierra. Se encuentra cómodo en estos circuitos, aunque en el de Aragón, donde acumulaba tres poles de manera consecutiva en los últimos tres años, llevaba dos temporadas sin ganar. Quiere poner freno a la sequía. Necesita volver a ganar para darse una alegría al cuerpo, fundamentalmente.

Si alguien está necesitado de puntos al frente de la clasificación no es él, líder con 43 puntos de ventaja. Pero tiene ganas de dar un golpe sobre la mesa. Lleva tres carreras viendo como se le escurren los puntos y Rossi se le acerca sigilosamente y Alcañiz, ante un público que le anima, es un excelente escenario. Así que el piloto de Honda se puso el mono de faena el viernes, se concentró en probar y entender bien todos los neumáticos, encontró el ritmo y, además, machacó el cronómetro en una sesión de clasificación que dominó desde la primera salida a la pista.

Márquez fue el primero en salir del pasillo de garajes. Y también el primero, o más bien el único, en marcar vuelta rápida: en su primera vuelta lanzada bordó un giro en 1m, 47’117s que no solo nadie pudo superar, ni él mismo en sus sucesivos intentos –aunque fue el que más cerca se quedó, a 41 milésimas la primera vez, a dos décimas la segunda–, sino que dejó al resto a más de 1,5 segundos en su primera salida a la pista. Quienes más se acercaron después fueron Viñales y Lorenzo, ambos a seis décimas, que le acompañarán este domingo en la primera línea de la parilla de la salida y tratarán de no perderle la pista. Tarea dura. Ha sido muy prudente Márquez en este Mundial, más maduro que nunca al manillar, pero quiere darle un golpe de efecto a la competición antes de enfilar el llamado triplete, que encadena tres carreras sin descanso: Japón, Australia y Malasia antes del remate final en Valencia. Y quiere hacerlo en Aragón. De momento ha hecho la mitad del trabajo con una sesión de clasificación a la antigua usanza: estudiando los límites de la pista en las sesiones previas, caída y subluxación de hombro incluidas (sin mayores consecuencias). Además, con esta, su 64ª pole position, ha igualado a Lorenzo como el piloto con mayor número de poles. El duelo irá para largo.

Sus rivales por el título, Lorenzo y Rossi (sexto clasificado, a ocho décimas), además, están teniendo esta vez algunos problemas más que él con los neumáticos. Es la suerte de este campeonato, unos días les toca a unos sufrir con los Michelin, al día siguiente a los otros. Cabe esperar, eso sí, a que el tiempo acabe de decir la suya. Este sábado ayudó al líder del Mundial, pero el día de la carrera, el verdaderamente importante, todavía no ha llegado. “El viernes sufrí con la puesta a punto, pero con esta subida de temperaturas pude usar el neumático duro delantero. Veremos este domingo, porque al parecer vuelven a bajar e incluso podría llover. Veremos cómo nos defendemos. De todas manera, estoy muy contento con el ritmo que he sido capaz de imponer este fin de semana”, declaró Márquez.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.