Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona - Atlético de Madrid, prohibido perder

El Barcelona recibe al Atlético de Madrid en el Camp Nou en un duelo presidido por los grandes duelos individuales y la necesidad de puntuar de los dos equipos, recién iniciada la Liga

Barcelona Atletico de Madrid Ampliar foto
Los jugadores del FC Barcelona, Suárez y Neymar, celebran un tanto en el encuentro contra el Leganés. AP

Hay partidos que resuelven campeonatos o deciden la suerte de un entrenador, ninguno seguramente como el clásico, y también se cuentan los que marcan tendencia o sirven para tomar la temperatura a los equipos, pocos como los que enfrentan al Barcelona y el Atlético. Azulgranas y rojiblancos se reencuentran hoy (22.00, Movistar + Partidazo) en el Camp Nou en un duelo de máxima exigencia pese a que solo se llevan disputadas cuatro jornadas de Liga. Ambos equipos han cedido tres —derrota con el Alavés— y cuatro puntos —empates con el Alavés y el Leganés—, respectivamente, una cuota sorprendente si se atiende a los rivales y al calendario, muy bien recibido por el líder Real Madrid, que ha hecho pleno (12 sobre 12). Así que el margen de maniobra es escaso para ambos, viejos conocidos también en la Copa y la Champions.

Aunque el Atlético cantó su último alirón en el Camp Nou con el Tata Martino de entrenador del Barça, Luis Enrique lleva la voz cantante en la Liga y Simeone marca el paso en la Copa de Europa. La mano de los entrenadores ha sido capital en alguno de los últimos duelos, especialmente por parte del Cholo. Nadie defiende tan bien como el Atlético, el menos goleado del campeonato, solo batido en el descuento por Manu García, y en cambio le cuesta marcar goles cuando refuerza su línea de centrocampistas en detrimento de volantes ofensivos o atacantes como Carrasco. La intención de Simeone parece ser la de ir a la carga en el Camp Nou.

La intención de Simeone parece ser la de ir a la carga en el Camp Nou.

Menos misterio tiene aparentemente la formación de Luis Enrique. Al técnico azulgrana le encanta sorprender en los encuentros de entretiempo, como el del sábado en Leganés, y por el contrario acostumbra a apostar por el once clásico en las jornadas importantes como la de hoy en el Camp Nou. La lesión de Umtiti favorece la titularidad de Mascherano. Los azulgrana, en cualquier caso, se encomendarán al tridente, que se presentó como tal y pasó a formar parte de la iconografía barcelonista, en el Barça-Atlético posterior a la caída de Anoeta. Los tres delanteros suman 17 tantos de los 25 en total que cuenta el equipo más goleador de la Liga.

La pegada de Luis Suárez, fiero incluso ante su compatriota Godín, y el regate de Neymar, desequilibrante en los encuentros con los rojiblancos, tiene tanto peso como la jerarquía de Messi, que suma 25 goles en 30 partidos contra el Atlético. El 10 intenta reivindicarse cada partido después de perder plaza en el podio europeo ahora ocupado por Cristiano Ronaldo y Griezmann. El francés es el santo y seña del equipo colchonero de la misma manera que Messi lo es del Barça. Hay muchos mano a mano dispuestos en la cancha y también actores supuestamente secundarios que aguardan su momento para marcar las diferencias, como el Niño Torres, autor de 11 goles contra el Barcelona.

La pegada de Suárez  y el regate de Neymar, tienen tanto peso como la jerarquía de Messi,

Los dos equipos han mejorado mucho sus plantillas y los dos técnicos disponen de recursos diferentes para cambiar el rumbo de un partido de máxima expectación, tanta que el Ayuntamiento y el Barça han llegado a un acuerdo para prolongar desde hoy el servicio del metro una hora (y hasta dos horas) después de la disputa de los partidos del Camp Nou. Las últimas goleadas de azulgranas y rojiblancos auguran una contienda muy interesante y abierta, a juicio de Luis Enrique y Simeone. “No ha habido partido fácil contra el Atlético”, asegura el asturiano. “Es un rival directo en la lucha por la Liga”. Y responde el rojiblanco: “El partido, más que en el medio, se define en las áreas, porque ellos tienen un poder ofensivo tremendo. Me imagino al mejor Barça”. La estadística asegura que Simeone nunca ganó en el Camp Nou —cinco derrotas y tres empates—, a pesar de ser el rival que habitualmente mejor ha negado los espacios al Barcelona.

Los representantes de los dos equipos han sido muy corteses en la previa del encuentro, coincidentes incluso en la defensa del juego de Neymar, protagonista de la última jornada de Liga. El torneo acaba de empezar y se impone el fair play, tanto en el Calderón como en el Camp Nou, así como en el Bernabéu: Zidane también se mostró muy correcto con un futbolista cuya toma de decisiones, con y sin el balón, siempre es controvertida como es el caso de Neymar. La cita, en cualquier caso, no admite florituras ni dudas para ninguno de los contendientes: se impone ganar< para no perder rueda en la Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información