Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hinchas del Manchester City ya cantan “Tenemos a Guardiola”

Los aficionados del equipo de Manchester adaptan el éxito de The Dave Clark Five, un grupo de los años sesenta, para festejar a su entrenador

Guardiola Manchester City Ampliar foto
Guardiola, en el derbi de Manchester. Getty Images

En la noche del sábado en Manchester, mientras algunos caminaban descalzos por las aceras de vuelta a casa, aún se vivía el derbi, con cervezas en la mano. Con la cara pagaban los hinchas: los del City bailaban felices y los del United ahogaban sus penas abrochados a las barras de los bares. Y una canción retumbaba por las calles. Dando por cierto que Manchester es “la mayor ciudad del fútbol del mundo”, como sostenía el sábado Jamie Carragher, el ex jugador del Liverpool, no se entiende sin la música. Así que era cuestión de tiempo que la afición del City le compusiera una canción a Guardiola, una música que acompañó la victoria del equipo azul en Old Trafford el sábado y sonó hasta la madrugada por los bares de la ciudad.

La tonadilla que entonan los hinchas del City empezó a escucharse en las gradas del estadio del Stoke City, durante la segunda jornada del campeonato, para pasmo del propio Guardiola que, por supuesto, no entendía nada. Está inspirada en la canción “Glad All Over” del grupo The Dave Clark Five, un conjunto de relativo éxito en los años 60 que ya utilizan para animar a su equipo los aficionados del Crystal Palace. Los hinchas de la firm del City han adaptado la letra y cantan: “Say you need me/ always be mine/ cause we've got guardiola / we've got Guardiola”, algo así como “díme que me quieres/ siempre conmigo/, tenemos a Guardiola/ tenemos a Guardiola / soy tan feliz que seas mío / tenemos a Guardiola/ tenemos a Guardiola”. Al entrenador catalán, que nunca recibió homenaje semejante, ni en Barcelona ni en Múnich, le supera el reconocimiento de la hinchada inglesa.

Referente musical como pocas ciudades en el mundo, no hay grupo de los muchos que han generado estas calles que no tenga un color. Si Noel Gallagher, líder de Oasis, es conocido por no perderse un partido importante del City, Shaun Ryder, cantante de los Happy Mondays nunca negó su afinidad por el United y el batería del grupo, Gary, acostumbra a escribir angustiosos mensajes a Andy Miten, editor del fanzine “United we stand” para interesarse por el estado del equipo rojo. También Mani, el líder de The Stone Roses, es confeso seguidor rojo y Gary Mounfield, el bajista, no se pierde un encuentro del United. Bernard Sumer, y Peter Hook, de New Order también proclamaron amor al equipo de Stanford, mientras el DJ Mike Pickering es fijo en los partidos del City -apareció incluso en un documental sobre el club- y Mike Peters, de The Alarm suele beber a su lado. Pero si hay dos referentes musicales que dividan en rojo y azul la ciudad son Kevin Cummins, mítico fotógrafo de los Joy Division, un fijo en las gradas del Etihad, y el difunto Tony Wilson, propietario del icónica sello Factory Records y promotor de la sala The Haçienda, cuya memoria honró el fanzine UWS dedicándole la portada después de su muerte, en agosto de 2007.

Por todo, era cuestión de tiempo que a Pep le dedicaran una canción que retumbó en Old Trafford mientras el City jugaba y jugaba. Tal fue el dominio que el United tardó 41 minutos en tocar la primera pelota dentro del área de Bravo. La segunda, eso sí, acabó en gol tras un error del portero chileno. No hizo falta que le animara en el entrenamiento del domingo su entrenador, ya lo hizo tras el encuentro al defender su partido, aunque las ediciones de los periódicos ingleses se encarnizaran con el chileno. En la resaca del partido, los rojos hablaron del árbitro y los azules, de fútbol, de la victoria número 50 en un derbi del City, la primera de Guardiola. Se da la circunstancia que el catalán ha ganado los tres primeros clásicos que ha jugado, en España con el Barça contra el Madrid, en Alemania con el Bayern contra el Dortmund y ahora en Inglaterra contra el United.

“Trabajamos para que nos quieran y para hacer feliz a la gente”, dijo un día. Parece haberlo conseguido en tiempo récord. Por lo menos, eso se diría viendo cantar a los hinchas del City. En la puerta del pub Pever of the Peak, cerca de la medianoche, del sábado, un par de aficionados insistía con los Dave Clark Five y honraba a Guardiola. Dentro, colgada en la pared, una foto en blanco y negro de los hermanos Gallagher tomando una pinta en la puerta de ese mismo bar. Por un momento, alguien vio sonreír a Noel en el retrato. Había ganado el City y los hinchas cantaban a Guardiola. Hace años que The Haçienda dejó de ser una locura y se convirtió en un edificio de apartamentos, pero Manchester, baila y baila el City. Y Pep ya tiene su canción.