Guardiola apuesta por Bravo

El portero chileno será titular contra el United si unas pequeñas molestias en la pierna izquierda no lo impiden

Claudio Bravo, en un entrenamiento
Claudio Bravo, en un entrenamientoefe

En el camino inglés, Mourinho y Guardiola se cruzan de manera prematura, con los equipos en construcción. Tal es la premura que e el City debutará hoy Claudio Bravo, pieza angular del proyecto del técnico catalán, que comenzó a reconocer las caras de los que serán sus nuevos compañeros hace apenas unos pocos días. De hecho, el chileno a quien mejor conoce es al que será su entrenador especialista, Xabier Mancisidor, porque fue él entrenador vasco quien le fue a fichar para la Real Sociedad cuando aún no había cruzado el charco. “Si está en condiciones puede jugar”, aseguró ayer Guardiola en la rueda de prensa. Y superadas unas pequeñas molestias que le han tenido parado un par de días, está en condiciones, así que se da por hecho en el entorno de los azules que hoy Bravo jugará su primer partido en la Premier.

Ese debut da idea de en qué fase del proceso se haya el conjunto de Guardiola, que también podría disponer de Gundogan y de Sané, pero no lo hará desde el inicio. Los dos quedaron concentrados ayer con el equipo en las dependencias de The Academy, porque el técnico, por vez primera esta temporada, prefirió Recuperados ambos de sus lesiones, pero faltos de ritmo. En esas condiciones, el equipo de Pep, muy dado a las rotaciones para dosificar a sus jugadores durante el año, y por las necesidades de cada partido, está por definir.

Más información
Silva: “Siempre me he dedicado a servir”
Los mejores están en la Liga, el dinero en la Premier
La Premier dispara su ventaja con respecto a la Liga

Lo está también el once del United. La idea de Mourinho, después de tres partidos ganados no acaba de convencer, aunque también ha ganado todo lo que ha jugado hasta ahora y sus números sean inmejorables. Lo podrían ser más a ojo de los aficionados más exigentes las sensaciones que transmite el equipo, que no juega mal, pero tampoco juega bien. Gana mas de lo que juega y juega menos de lo que seguramente esperaban sus incondicionales, a excepción de quienes se conforman con el marcador, de aquellos a quienes les basta con un gol de Rashford en el tiempo de descuento ante el Hull para darse por satisfechos, como sucedió la tercera jornada, antes del parón de las selecciones, para sumar el pleno, nueve de nueve.

“Quiero marcar goles, defender bien, jugar bien… Lo quiero todo y todo no lo vamos a tener, pero lo quiero todo”, dijo Mourinho el día que compareció por vez primera ante los medios. Y de momento, por mucho que remate, más incluso que el City de Guardiola según demuestran las estadísticas, juega menos –da menos pases, controla menos los partidos- y recibe casi los mismos disparos del que será su rival el sábado, líder de la Premier League.

El portugués, que presumió al llegar de ser un entrenador valiente al dar oportunidades a los canteranos esgrimiendo datos falsos, también tiene cuestiones que resolver, en los laterales, pero sobre todo, en la gestión de minutos de Rashford que llega de marcar un hat-trick con la sub-21 inglesa. El delantero de Manchester es icono para la afición. Apareció como un rayo el año pasado de la mano de Van Gaal, parece llamado a ser un referente del United en los próximos años, pero el fichaje de Ibrahimovic le ha taponado el camino. Encajarlo en el equipo es una complicación para Mou que le sigue considerando el segundo delantero. Nou confirmó en la pseudo rueda de prensa de ayer -solo dejó asistir a 20 periodistas- que dispone de todos los jugadores , incluido Mikhitaryan, que regresó tocado del partido con su selección: “está dispuesto a ayudarnos, lo que no quiere decir que esté listo para jugar los 90 minutos”.

Las decisiones de Guardiola afectan más allá de la portería. Debe definir quien acompaña a Stones como central, si apuesta por Otamendi o sigue reconvirtiendo a Kolarov, y sobre todo, le toca mover ficha para ocupar la plaza del sancionado Agüero. La opción de manual pasa por Iheanacho, pero también puede mandar a Nolito a enredar entre los centrales del United. Incluso puede renunciar a jugar con 9 de referencia y apostar por avispas picoteando la línea de cuatro que a buen seguro mantendrá Mou, a base de medias puntas, que limiten la capacidad de los zagueros rojos a la hora de encontrar referencias en las marcas. “Si por él fuera, llenaría el campo de centrocampistas”, se escucha en la ciudad deportiva de los azules.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS