Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cosecha del taekwondo

Desde el uso de los petos electrónicos, el equipo ha conseguido cinco metales de seis posibles en dos Juegos

Joel Gonzalez con la medalla de bronce.
Joel Gonzalez con la medalla de bronce. REUTERS

El viernes, Jesús Tortosa se paseaba con cara tristona por la Villa Olímpica. Ni recordándole que tiene tan solo 18 años se animaba. “Soy el único que no ha conseguido medalla y me había preparado para ganarla”, decía. Y dice mucho de cómo se trabaja en el taekwondo español: se prepara a los deportistas para conseguir metales, no para participar. Tortosa debutaba en estos Juegos y perdió el bronce en el último combate. Eva Calvo también debutaba. Fue plata en la categoría -57. Joel González, campeón olímpico en Londres en -58, se colgó el bronce en -68. A diferencia de Jesús y Joel, que están en el CAR de Madrid y Sant Cugat, Eva se entrena en el gimnasio de toda la vida de Leganés en el que empezó con 14 años. Se reúne con sus compañeros en las instalaciones del CAR una vez a la semana y en las concentraciones previas a las competiciones.

Joel González es el único superviviente de 2012. Nico García (plata en Londres) se retiró por las secuelas de un accidente que le machacó la espalda y no le dejó entrenarse. Brigitte Yagüe (plata en Londres) se ha retirado también este año con 35. Desde Londres, el número de licencias ha subido de 32.230 a 38.908. Antes de viajar a Río, Marco Carreira, responsable de la selección, advertía de que repetir el éxito de Londres no era nada fácil y que el hecho de haber conseguido allí tres medallas no significaba conseguir otras tres automáticamente. Que no había que olvidar que de Atenas y Pekín, donde España acudía con un equipo también muy bueno, se volvió con las manos vacías. “Estoy orgulloso del trabajo que hemos hecho, hemos vuelto a traer dos medallas y un diploma olímpico”, comentaba Carreira el jueves por la noche después del doblete español.

“Hay buena cantera”

Granero de metales para España

Dos preseas en Río. Plata de Eva Calvo en la categoría de hasta 57 kilos y bronce de Joel González en hasta 68.
Precedentes. Joel González (oro), Brigitte Yagüe y Nicolás García Hemme (plata) se colgaron una medalla en Londres. El primer éxito fue el de Gabriel Esparza en Sidney.

¿Cuáles son las claves del éxito? “No hay secretos, la filosofía es el trabajo. También la tradición que tiene el taekwondo en España. Hay clubes [656 según datos del CSD en 2015] con buena formación y buenos entrenadores y centros de alto rendimiento. La clave es el trabajo diario”, analiza Carreira, que a la pretemporada de dos semanas que organizó por Corea y Tailandia antes de los Juegos se llevó también a parte de la cantera para familiarizar a los más jóvenes con nuevos sistemas de trabajo. “Y hay buena cantera”, sostiene con la vista puesta ya en Tokio 2020, donde Jesús Tortosa podrá buscar revancha y Eva Calvo perseguir el oro. Joel González todavía no ha decidido qué hará después del Mundial del año que viene. Por detrás vienen empujando fuerte, como Marta, la hermana de Eva, que no se clasificó para Río por un suspiro.

“El trabajo en el taekwondo español siempre se ha hecho muy bien y siempre ha habido un nivel muy, muy bueno. En los Juegos de Atenas y Pekín no tuvimos suerte y a veces también juega la suerte. Si a todo esto se le suma que eran los árbitros los que puntuaban, la suerte varía un poco más. El favoritismo y los favoritos siempre han existido y es más complicado. Desde que comenzaron a usarse los petos electrónicos y hay más igualdad, hemos ganado cinco medallas de seis posibles”, analiza orgulloso Joel González. En menos de un mes, después de las vacaciones, todos estarán ya trabajando de nuevo. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información