Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos récords, más policías y unas cuentas por auditar

En los Juegos de Río se han batido 27 plusmarcas mundiales

En los Juegos Olímpicos de Río 2016 se han batido 27 récords mundiales, 11 menos que hace cuatro años en Londres (38) y menos aún que en Pekín 2008 (43), en los siete deportes que los reconocen. La natación y la halterofilia han sido los deportes en los que más marcas mundiales han sido fulminadas, con ocho nuevas plusmarcas en cada uno.

En natación destacan los 400 metros libres de Katie Ledecky (3m 56,46s), los 400 metros estilos de la húngara Katinka Hoszzu (4m 26,36s) o el de Adam Peaty en 100 braza. Cinco de esos nuevos récords en la piscina corresponden a las pruebas femeninas y los otros tres a las masculinas.

Seis récords mundiales masculinos y dos femeninos se han mejorado en halterofilia en las dos modalidades de levantamiento que existen, la arrancada y el dos tiempos. La mitad de ellos, cuatro, corresponden a los atletas chinos, y el resto a dos iraníes, un kazajo y un georgiano. El caso más curioso se dio en la categoría de menos de 77kg, en la que el chino Lu Xiaojun batió la plusmarca en la arrancada, pero el kazajo Nijat Rahimov levantó cuatro kilos más en el dos tiempos que el anterior récord mundial, y como pesaba menos, se hizo con el oro. Los halterófilos de Kazajistán han dado positivo en 32 controles desde los Juegos de Pekín.

En el ciclismo en pista se han pulverizado siete registros, y casi todos de los equipos británicos batiéndose a ellos mismos una vez tras otra. El equipo femenino de persecución batió el récord en la clasificación, en la primera ronda y en la final de persecución por equipos. El equipo masculino de la misma disciplina hizo lo propio en la primera ronda y en la final. El equipo chino de sprint también consiguió detener el reloj antes que ningún otro combinado hasta entonces, cuando competía contra el equipo español.

Con tres plusmarcas batidas figura el atletismo, sobre las que destaca la del sudafricano Wayde van Niekerk, que rebajó en 15 centésimas, hasta los 43,03 segundos, el tiempo del estadounidense Michael Johnson en 400. Los 10.000 metros femeninos vieron a la etíope Almaz Ayana rebajar en 14 segundos una marca que se remontaba 23 años. Anita Wlodarczyk fue capaz de lanzar el martillo un metro más lejos que hace un año, hasta los 82,29 metros.

La puntería con el arco del surcoreano Kim Woo-jin le permitió superar por un punto el mejor registro anterior, que se remontaba a los Juegos de Londres. Lo consiguió en la ronda previa de calificación. En la segunda ronda, sin embargo, cayó eliminado.

Los récords olímpicos son más variados, además de numerosos. Se han batido en Brasil 65 marcas. En Londres fueron 99, y 132 en Pekín. De los Juegos que acaban de concluir, 18 corresponden a tiro olímpico, 14 a natación, ocho a halterofilia, siete al atletismo, ciclismo en pista y pentatlón moderno, dos a piragüismo y uno a remo. El cuadro de marcas batidas lo abrió en Río el surcoreano Woo-jin en la disciplina de lanzamiento con arco.

Él es uno de los 11.303 deportistas que se han dado cita en la ciudad carioca. Más del 45% de los deportistas eran mujeres. Este número sobrepasa los 10.568 que participaron en Londres o los 10.942 de Pekín 2008. Ocurre los mismo con los Comités Olímpicos Nacionales que han enviado representantes, 205, gracias a la inclusión de Kosovo (que ganó una medalla en yudo), Sudán del Sur y el equipo de los refugiados. Londres tuvo un país miembro menos con participación olímpica.

Presupuestos

Un año después de la conclusión de los Juegos de Londres, el ministro de Deportes británico informó al Parlamento de que el presupuesto final había alcanzado los 8.700 millones de libras, más de 10.000 millones de euros en la actualidad. El presupuesto de Río aún está por auditar, y queda por ver a cuánto ascienden finalmente los costes de los Juegos Paralímpicos que se celebrarán durante el mes de septiembre. Las primeras estimaciones hablaban de menos de 5.000 millones de euros. Se superó, como en todos los Juegos Olímpicos, esta vez por al menos el 50%. A falta de la rendición de cuentas final que da el tiempo, los 12.000 millones de los cálculos que se preveían a un año de los Juegos se puede considerar una buena cifra de referencia.

Personal de seguridad

La amenaza terrorista y la mayor inseguridad en las calles de Río, comparado con Londres, pusieron a los organizadores ante un reto de seguridad que quisieron atajar desplegando un enorme contingente. Más de 85.000 soldados, policías y otros funcionarios de las fuerzas de seguridad patrullaron las calles durante las más de dos semanas que han durado los Juegos. Eso supone más del doble de los equipos desplegados hace cuatro años en la capital británica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información