Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orlando Ortega se reivindica español

El atleta rechaza una bandera cubana y busca una española tras ganar la plata en 110 metros vallas

Orlando Ortega, tras conseguir su plata en 110 metros vallas.

Orlando Ortega siguió corriendo cuando cruzó la meta en segunda posición en la final de 110 metros vallas. "Una bandera, una bandera", gritaba. Desde las gradas, alguien le ofreció una bandera cubana. Le dio la espalda al oferente y siguió buscando. En otra esquina, alguien mostró una bandera española. El atleta hispano-cubano siguió corriendo hasta agarrar la rojigualda y ponérsela de capa. Y aún corrió más.

"Estoy muy agradecido por esta oportunidad y quiero agradecerle a España por la confianza en mí, a la Real Federación Española de Atletismo, a mi familia, a mi club y por todo el apoyo en este tiempo. Quería darlo todo en la final y el objetivo está cumplido", comentó en un mar de lágrimas Ortega en declaraciones a TVE.

Ortega se mostró "seguro" de que a partir de ahora "van a venir muchos éxitos más para España" y recordó que había pasado "tres años difíciles". "Eso solo lo saben los que me han rodeado y creído en mí saben lo que he sufrido para llegar a este momento. Estoy muy feliz", se sinceró.

Nacido en Artemisa, a unos 60 kilómetros al noroeste de La Habana, el subcampeón olímpico de Río 2016 es nieto de la velocista Cristina Echavarría, campeona de los Juegos Panamericanos de 1967, y de un jugador de fútbol de quienes heredó los genes para el deporte.

A  los 21 años se metió en la final de los Juegos Olímpicos de 2012 con Cuba en la que terminó en sexto lugar. Meses después tomó la decisión más polémica de su vida, emigrar a España.

"No entiendo de política, he pasado muchos campamentos en España y aprendí a querer este país, aquí tendré más oportunidades para moverme por Europa y competir contra los mejores y aquí me quedó", dijo entonces cuando le preguntaron sus razones.

Mientras esperaba la venia del Gobierno Español para vestir el uniforme de la bandera rojigualda en la que se envolvió hoy después de ganar plata, Ortega se convirtió el año pasado en el mejor del mundo con un tiempo de 12,94 segundos en la reunión de París de la Liga de Diamante. Así levantó la mano como candidato a medalla olímpica en Río y se sentó a esperar.

Este verano recibió el pasaporte español y lo estrenó con una plusmarca nacional 13,04 segundos en Mónaco el 15 de julio, para semanas más tarde hacerse campeón nacional con 13,09.

"A Cuba, a su gente y su atletismo le deseo lo mejor, pero España me lo ha dado todo y para ella insistiré hasta volver a bajar de 13 segundos. No me voy a detener hasta lograrlo", repitió.


Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información