Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Martín Del Potro, el que fue a perder y regresa como héroe

El tenista completa un torneo soñado tras 14 meses fuera de los courts

El tenista Juan Martín del Potro al recibir la medalla de plata.
El tenista Juan Martín del Potro al recibir la medalla de plata. AP

“Te lo mereces”. Eso le dijo el británico Andy Murray a Juan Martín del Potro el pasado domingo durante la ceremonia de medallas en el Centro Olímpico de Tenis de Río de Janeiro. El argentino fue el que más brilló en el podio a pesar de colgarse la presea de plata y no fue por su altura sino por la estruendosa ovación que le regaló el estadio y que emocionaron a la Torre, como le dicen. Tanto Murray, ganador del oro, como la afición conocían el significado que han tenido estos Juegos Olímpicos para el tenista de 27 años, quien antes del primer partido arrastraba 14 meses de inactividad. El debut con una victoria ante el número 1 del mundo, Novak Djokovic, hizo que todos los argentinos pusieran sus ojos en él y que lo alentaran hasta el final. Luego derrotó al portugués Joao Sousa, al japonés Taro Daniel y a los españoles Roberto Bautista Agut y Rafael Nadal.

"Los 14 meses de inactividad fueron complicados porque la lesión parecía no resolverse más, aunque la tercera intervención quirúrgica cambió todo y pasé de una pesadilla a un sueño”, admitió este lunes en conferencia de prensa el campeón del US Open 2009 y medallista de bronce en Londres 2012, quien sufrió diferentes lesiones en sus dos muñecas y hace poco más de un año se operó por última vez para intentar regresar al profesionalismo. “Siento que nació un nuevo Juan Martín Del Potro tenísticamente hablando”, expresó el tenista nacido en Tandil (a 350 km de Buenos Aires).

Ese es el lugar elegido por Del Potro para descansar tras la consagración en Brasil, gracias a la cual igualó a la extenista Gabriela Sabatini en obtener dos insignias en diferentes ediciones olímpicas en esta disciplina. Luego de muchos asados y siestas, al tenista lo esperan una nueva edición del US Open (recibió una wild card) y las semifinales de Copa Davis, certamen donde no aseguró su participación aunque todavía tiene clavada la espina de la final perdida ante España en 2008, como local en Mar del Plata. Juan Martín fue recibido como un verdadero héroe en su ciudad natal con una recepción en el palacio municipal, a cargo del intendente Miguel Angel Lunghi.

“Ojalá pueda estar en las mismas condiciones físicas que los mejores para competir a la par y luego el ranking me pondrá donde corresponda”, deseó Del Potro, quien hoy aparece 141 en el ranking de la ATP. Sin embargo, sostuvo que recuperando poco a poco el revés de derecha “porque las cosas van mejorando”, y consideró que trabaja día a día para que la evolución al menos sea “mínima”.

Consultado acerca de su relación de quien fuera su verdugo en la final olímpica, Del Potro se deshizo en elogios y lo calificó como “un gran campeón” tanto adentro como afuera de la cancha. “En el abrazo del final me pidió que disfrute mucho desde ahora todo lo que conseguí y que merecía lo que me estaba pasando”, detalló y reconoció: “La verdad es que fuimos dignos finalistas olímpicos, que dejamos absolutamente todo en la cancha. En lo personal me quedé sin energías. Desde el primer set no pude levantar las piernas, pero el aliento de la gente me dio fuerzas”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.