Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Remar en aguas bravas

Maialen Chourraut celebra el oro.
Maialen Chourraut celebra el oro. AP

Tardaron en llegar las medallas pero en menos de 24 horas llegaron dos oros, dos metales que nos saben a gloria y que llegan de la mano de dos excelentes deportistas que unen sus nombres al del exclusivo club de oro olímpico femenino que se inició en Barcelona 92.

En aquellos Juegos de nuestro país fue la judoka Míriam Blasco la que derribó la puerta que daba acceso a lo más alto del podio. También en judo y en Barcelona se colgó el oro Almudena Muñoz y junto a ella el equipo de hockey femenino, Teresa Zabell y Patricia Guerra en vela. Cuatro años después fue el equipo de gimnasia rítma junto a Teresa Zabell y Begoña Via-Dufresne las que nos dieron la máxima alegría. Isabel Fernández en judo en el 2000. Marina Alabau, Tamara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofía Toro, completan la nómina a la que ahora se unen Belmonte y Chorraut.

Parece mentira que después de ganar nada más y nada menos que una medalla de plata en Londres tanto Mireia como Maialen se quedaran con el sinsabor de no haber conseguido más, pero está claro que son deportistas de una pasta especial. Han demostrado que el que la sigue la consigue, aunque entre medias hayan tenido que pasar cuatro años de sinsabores, de alguna lesión, de sufrimiento, de entrenamientos y, en buena medida, también de olvido.

Sin duda pertenecen al grupo de campeonas que son historia con mayúsculas del deporte español, nada de en masculino o femenino sino en general, pero también hay que reconocer que son modelos a los que hay que dar la justa repercusión para que ojalá muchas niñas las quieran imitar y emular.

La mujer es protagonista como ya lo fue en Londres y muchos ya esperaban que los resultados de ellas fueran mejor que los de ellos en Río. Vamos camino de ello y no es cuestión de lucha de sexos, ni mucho menos, pero sí que en estos momentos cuando se habla de los éxitos y los situamos en primera plana es bueno elevar la voz y reivindicar que estos triunfos dejen de tener el corto recorrido que han tenido hasta ahora.

Se habla mucho de nosotras durante los días de competición pero cuando se apagan las luces de los estadios, de las piscinas o sale el kayak del agua, el olvido gana terreno"

Se habla mucho de nosotras durante los días de competición pero cuando se apagan las luces de los estadios, de las piscinas o sale el kayak del agua, el olvido gana terreno. Lo de Chorraut ya fue una gesta en Londres y en estos cuatro años cabe preguntarse cuántos titulares o seguimiento sobre si contaba o no con respaldo ha habido.

Es verdad que hemos avanzado y que ahora hay muchos más medios que antes. Se nos ayudan más e incluso también puedo decir que se informa más –tampoco era difícil-, sobre nuestros resultados, pero creo que por resultados y notoriedad las deportistas se merecen mucha más atención y respaldo. En el deporte femenino tenemos mucho que agradecer a esos valientes que se lanzan al patrocinio y digo valientes aunque también podría calificarlos como inteligentes y sólo hay que mirar el resultado.

Mireia Belmonte muerde su medalla de oro. ampliar foto
Mireia Belmonte muerde su medalla de oro. AFP

Hay programas como Universo Mujer, nacido en la Federación Española de Baloncesto y que en colaboración con el CSD se ha abierto a todos los deportes, ayudan a la mujer deportista desde las categorías inferiores hasta el nivel profesional. Con sus iniciativas y proyectos se difunden los valores que la mujer deportista transmite y se pone en valor su papel en la sociedad. Hay mucho trabajo por delante pero con este tipo de proyectos, que por cierto ofrecen beneficios fiscales para las empresas donantes, seguro que el deporte femenino seguirá creciendo.

Nos quedan días de competición, muchas disciplinas y seguro que habrá más medallas. Yo estoy segura de que volveré a hablar de deporte en femenino. Mientras tanto todo mi aliento y no me duelen prendas en gritar a los cuatro vientos ¡Enhorabuena chicas! Los tenéis bien puestos...El carácter y el talento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.