Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plata por Europa: “No dejemos que gane el ISIS”

Elisa di Francisca, esgrimista italiana, recogió su medalla en florete con una bandera de la Unión Europea y lanzó un mensaje de unión y contra el terrorismo

Elisa di Francisca muestra la bandera de la Unión Europea en el podio.
Elisa di Francisca muestra la bandera de la Unión Europea en el podio. EFE

Elisa di Francisca tiene 33 años y es una esgrimista italiana. En Londres consiguió el oro. El miércoles, en Río, fue plata. Dijo que se había prometido dejar de fumar si ganaba; pero como fue segunda afirmó que seguirá fumando un poco todavía. En la ceremonia de entrega de medallas, dejó el patriotismo a un lado y enseñó al mundo una bandera de la Unión Europea. “Lo he hecho por Bruselas y por París. Quería enviar un mensaje a todo el mundo: Europa existe y está unida y si estamos unidos podemos derrotar al terrorismo. No dejemos que gane el ISIS, su objetivo es que nos encerremos y no salgamos de casa. Tenemos que acabar con las barreras y crear una Europa verdaderamente unida”, dijo la italiana una vez se sentó en la sala de prensa.

Esta mañana, antes de coger el avión de vuelta a casa, atendió a varios medios en la Villa Olímpica y explicó el porqué de ese gesto que la portavoz de la UE, Mina Andreeva, calificó de personal y bello. “El deporte tiene un papel positivo importante para el diálogo y el entendimiento. Lo que hizo Di Francisca es algo muy bonito”, comentó Andreeva. La esgrimista italiana lo tenía planeado. “Yo ya lo había dicho en otras ocasiones, alguien podría haber pensado: y tú quién eres para ir lanzando mensajes o haciendo llamamientos. Ayer tuve la ocasión de gritarlo al mundo, es algo que me ha salido del corazón”, contaba Di Francisca esta mañana desvelando que había ido a buscar la bandera de la UE en un mercadillo por las calles de Río de Janeiro.

No sólo la felicitó Andreeva, también Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a través de Twitter. “La bandera de Europa. Los ideales de la mejor juventud. Brava dos veces, Elisa”, escribió Mogherini, italiana como la medallista. A Di Francisca le llegaron también las felicitaciones y los agradecimientos de otras federaciones y de varios deportistas. “Si hubiesen querido, lo habrían podido hacer otros también, pero igual algunos son más temerosos y tienen miedo. Supongo que es una cuestión de carácter. Yo también tengo miedo, siempre lo tengo en las competiciones, pero también tengo coraje”, explicó Di Francisca que adelantó de un día su regreso a Italia y que de la Villa Olímpica se fue corriendo al aeropuerto esta mañana.

Coraje siempre ha tenido y demostrado, en Italia la apodan leonessa [de león]. Y cuando le suelen preguntar qué valores la definen mejor, siempre contesta: “honradez, respeto y altruismo”. El miércoles dio buena muestra de ello en el podio.

“Todos estos atentados, el terrorismo, nos quieren enfrentar, nos quieren hacer vernos como rivales, quieren que nos tengamos miedo el uno al otro. Son cosas muy feas y no podemos entrar en su juego y hacer lo que ellos quieren, nos tenemos que querer”, explicaba esta mañana. Igual que muchos otros ciudadanos, Di Francisca quedó impactada con los atentados de París del pasado mes de noviembre y con los de Bruselas del pasado mes de marzo. De ahí que quisiera lanzar un mensaje de unidad para derrotar el miedo. Lo hizo en el mejor escenario posible: un podio olímpico. Lo hizo pidiendo a la gente que no tenga miedo, que no se quede encerrada, lo hizo invocando la unión de la UE. Lo hizo nombrando al ISIS sin miedo.

Esta mañana en la Villa repetía lo importante que es estar unidos. “Nos tenemos que querer, el amor hacia los demás es algo que se trabaja a diario, que hay que regar a diario, como lo hacemos con nuestro deporte”, aseguró.

Di Francisca siempre se ha implicado en temas sociales. Es embajadora italiana de un proyecto europeo (TimeFreeze), un programa innovador para la vitrificación de óvulos que ha puesto en marcha la clínica Eugin de Barcelona. Además, colabora con Intervita, una ONG de cooperación que desarrolla proyectos humanitarios en las partes más pobres del mundo. Ella, en concreto, se ha volcado en los que ayudan a las mujeres explotadas y sometidas a mutilaciones genitales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información