Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La interminable sustitución de Costa

El Atlético negocia con el Sevilla el fichaje de Gameiro y la cesión de Vietto tras no alcanzar un acuerdo con el Chelsea

Vietto, en un entrenamiento con el Atlético.
Vietto, en un entrenamiento con el Atlético. EFE

“En este club he sido muy feliz, les agradezco todo lo que han hecho por mí. El Atleti me lo ha dado todo”. El 24 de julio de 2014, Diego Costa se despidió con un escueto mensaje publicado en la página web del Atlético que recogía frases como esta. Los 38 millones de euros ofrecidos por el Chelsea propiciaban un traspaso económico irrechazable para la secretaría técnica rojiblanca, que los utilizaría para impulsar la reconversión de un equipo traumatizado por su primera final de Champions perdida. La elevada cuantía recibida por su salida paliaba ligeramente el disgusto de Simeone por tener que desprenderse del futbolista que vertebraba un sistema de juego que se había demostrado eficaz. Dos temporadas después, los temores del argentino por no encontrar a un jugador capaz de encajar en su sistema de juego se han demostrado reales.

Ocupar el hueco de Costa —64 goles en 135 partidos como rojiblanco—, ha resultado una maldición para todos aquellos que lo han intentado. Ni Mandzukic (22 millones), Raúl Jiménez (11), Jackson Martínez (37) o Vietto (22) han convencido a Simeone. Solo Griezmann (30) —a quién no se fichó como goleador—, ha logrado hacerse un hueco en el once del argentino, que en cada periodo de fichajes ha demandado el regreso de Costa. La apresurada salida de Jackson Martínez al Guangzhou Evergrande chino por 42 millones permitió que el Atlético incrementara su oferta hasta los 45 por el delantero. El Chelsea no la valoró.

Mala aclimatación

Además de Martínez, Vietto fue la gran apuesta de Simeone la pasada temporada. El delantero argentino, de 22 años, ya se había manejado bajo las órdenes del Cholo en Racing de Avellaneda. El Atlético pagó los 22 millones de su cláusula al Villarreal, convencido de que sus características técnicas —velocidad, desmarque y remate— encajarían con las de Griezmann. No fue así. Tres goles en 28 partidos fueron el bagaje de un futbolista que nunca pareció entender su papel en el equipo.

Sin embargo, a pesar de su escaso rendimiento, Vietto ha recibido ofertas de otros clubes de la Liga como el Barcelona y el Sevilla. El argentino se ha decantado finalmente por el conjunto hispalense, donde cree que disfrutará de más minutos. La cesión, por una temporada y estipulada en tres millones de euros, contempla una opción de compra obligatoria a final de curso por un valor cercano a lo desembolsado por el Atlético. Aun así, los rojiblancos se guardan la opción de anular esa cláusula y repescar al futbolista.

Gameiro celebra un gol con el Sevilla.
Gameiro celebra un gol con el Sevilla. EFE

En otra operación independiente, como la califican, el Atlético está cerca de cerrar el traspaso de Kevin Gameiro. El francés, de 29 años, y con una cláusula de rescisión de 40 millones, es la opción que se maneja en los despachos rojiblancos para ocupar el ataque. A pesar de los buenos números del jugador —67 goles en 144 partidos con el Sevilla—, preocupa que su estatura, 172 centímetros, unida a la de Griezmann, 176, conviertan al Atlético en un equipo ineficaz por alto. Aun así, las posturas entre ambos equipos se encuentran cercanas, y fuentes del club andaluz señalan que el traspaso podría cerrarse en torno a los 35 millones de euros más variables.

A Diego Costa solo le resta la posibilidad de presentar el transfer request al Chelsea —un acuerdo no escrito para facilitar la salida del jugador si éste lo desea y que se emplea únicamente en Inglaterra—, para desbloquear su situación. Un regreso que sigue sumando capítulos, sin parar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.