Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frenética pole de Rosberg

El alemán arrancará el primero en Hungría, donde Alonso y Button meten los McLaren en la Q3 por primera vez desde 2014

Rosberg se adjudicó la pole, la 26ª de su carrera. Ampliar foto
Rosberg se adjudicó la pole, la 26ª de su carrera. Getty Images

En una cronometrada de locos que duró más que la mayoría de carreras —rozó las dos horas— por culpa de múltiples interrupciones, Nico Rosberg se llevó finalmente una pole frenética en el circuito de Hungaroring, la cuarta que se adjudica esta temporada el alemán, que de esta forma pretende detener la hemorragia de puntos que en los últimos grandes premios ha ido cediéndole a Lewis Hamilton, su compañero en Mercedes. No podía haber encontrado Rosberg mejor forma para celebrar su renovación por dos años con Mercedes que romper la inercia con la que llegaba Hamilton, que le ha limpiado a su vecino más de 40 puntos en cinco pruebas y que está enchufadísimo. Esta pole supone la 26ª en el palmarés del chico de Wiesbaden, una cifra que le coloca en el mismo plano que Mika Hakkinen, su ídolo de la infancia.

Hamilton arrancará a su lado en Budapest (14.00 horas, Movistar +), perjudicado por las banderas amarillas que le obligaron a levantar el pie en la última intentona de vuelta rápida de la criba definitiva (Q3). Llegaba como un disparo el actual campeón cuando se encontró el McLaren de Fernando Alonso atravesado en el margen de la pista. Inicialmente, la sombra de la sospecha también se instaló sobre Rosberg, que sin embargo no pudo mejorar su registro en el tramo en el que se hallaba el McLaren. Daniel Ricciardo liderará la segunda fila de la parrilla y su monoplaza formará al lado del segundo Red Bull, el de Max Verstappen.

Sainz, sexto

Carlos Sainz saldrá el sexto y Alonso lo hará el séptimo. El asturiano sufrió un trompo en el último momento que le impidió mejorar su registro cuando el asfalto estaba en su mejor momento, ya casi completamente seco después de una tormenta que lo dejó completamente anegado y que retrasó su inicio 20 minutos. Sabían McLaren y su primera espada que en este escenario, uno de los más lentos del calendario, su monoplaza podría defenderse en el trazado magiar, donde la potencia no juega el papel determinante que sí decide en otros sitios. Y estaban en lo cierto: es la primera vez que los dos bólidos de Woking se clasifican para la Q3 desde que en 2015 volvieron a incorporar los motores Honda. La anterior fue en el Gran Premio de Brasil de 2014. Una gran noticia para la escudería y para el Mundial, que echa de menos al segundo equipo con más títulos de su historia.

“Ha sido el mejor sábado del año. Las conclusiones tienen que ser positivas. Sobre todo en condiciones mixtas siempre nos fue bastante bien. En la Q3 podía haber bajado alguna décima más en ese último intento, pero cometí un error en la variante, luego intenté recuperar e hice un trompo”, consideró Alonso, que el año pasado logró terminar el quinto en Hungría, su mejor resultado junto a la cita de este año en Mónaco, desde que regresó a McLaren. “Estamos listos para cualquier cosa que suceda. Salimos por la parte limpia, que aquí siempre da alguna ventaja. Ojalá podamos completar el mejor fin de semana de todo el año por ahora”, zanjó el ovetense.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.