Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vikingos: ¡a vengar el ‘Brexit’!

Los jugadores islandeses celebran el pase a octavos con sus aficionados.
Los jugadores islandeses celebran el pase a octavos con sus aficionados. EFE

Qué alivio poder refugiarse un rato en algo tan sano como el fútbol y la Eurocopa después del disparate del Brexit.

Dicho esto, me es imposible evitar que lo que hicieron los ingleses en el referéndum del jueves contamine mi actitud hacia su selección. La mayoría proBrexit votó con la banderita en la mano. Sus impulsos fueron nacionalistas, es decir, no solo a favor de su propia patria sino en contra de las otras 27 naciones de la Unión Europea. Futbolizaron su decisión política.

Ya quería que Islandia ganase a Inglaterra, pero ahora mucho más

Con lo cual los sentimientos con los que los aficionados ingleses siguen a sus selecciones en la Eurocopa son idénticos en esencia a los que les movilizaron a votar por el Brexit. Ahora, soy consciente de que muchos de los que votaron a favor de la permanencia también querrán que triunfe Inglaterra cuando juegue contra Islandia el lunes. Y a ellos les pido perdón, pero la verdad es que además de que ya quise que les ganara Islandia antes de que se conociera el resultado del referéndum, ahora deseo mucho, mucho más que los sometan a la inconmensurable humillación de la derrota.

Hodgson da instrucciones durante un entrenamiento de Inglaterra.
Hodgson da instrucciones durante un entrenamiento de Inglaterra. REUTERS

En parte se debe a que he ido a muerte con Islandia, por encima de cualquier otra selección, desde que comenzó el torneo. Es un país que conozco bien y por el que tengo mucho afecto. Pero aunque uno no tenga ningún vínculo con él creo que es imposible no admirar lo que han logrado. La selección del país más pequeño en clasificarse nunca para una competición de esta envergadura, Islandia cuenta con un total de 3.000 jugadores de fútbol registrados en las competiciones nacionales y con apenas 100 que se ganan la vida con el fútbol. Aún así han juntado equipos capaces de ganar a Holanda en casa y fuera para conseguir llegar a Francia y, ahora, tras la primera fase del torneo en sí, de quedar segundos en su grupo, dos puntos por encima de Portugal.

El gol de su victoria 2 a 1 contra Austria en el minuto 94 del partido pasará a la historia —igual que los chillidos del comentarista de televisión islandés que lo acompañaron— como uno de los grandes recuerdos de esta Eurocopa.

Juegan fatal, pero pocas veces se ha visto a un equipo más entregado

No me engaño. Islandia juega fatal. Son incapaces de hacer más de tres pases sin perder el balón. Pero pocas veces se ha visto un equipo más fanáticamente entregado a la causa en defensa de los colores patrios. Uno los ve jugar y entiende mejor cómo pudo ser que hace más de mil años sus antepasados vikingos arrasaron media Europa y tuvieran la increíble osadía de cruzar el océano y descubrir América.

Si los islandeses, que siguen la Premier League con fervor, logran ganar a Inglaterra el lunes será una sorpresa tan enorme que ni siquiera el resultado del referéndum británico lo superaría. Difícil que los islandeses y yo —y quizá muchos europeos más— lleguemos a sentir tanta dicha. Pero hoy en día ocurren cosas muy locas e inesperadas en el mundo. Más que nunca, uno puede soñar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información