Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nolito: “Soy un flamenco frustrado”

El extremo del Celta, savia nueva para la selección, suena para el Barça o el Atlético, aunque ahora solo piensa en la Eurocopa

Nolito, en un entrenamiento.
Nolito, en un entrenamiento.

Manuel Agudo, Nolito, (Sanlúcar de Barrameda, 1986) representa la savia nueva que Vicente del Bosque ha tratado de inyectar a una selección que hoy comienza su andadura en la Eurocopa ante la República Checa. Desde que fue citado por primera vez por Del Bosque en noviembre de 2014, se ha convertido en uno de los grandes animadores del grupo con su gracejo andaluz. Regateador callejero, su vida está marcada por una montaña rusa que le llevó del Valencia al Écija, luego al Barcelona, Granada, Benfica y Celta. En estos días se le relaciona con un posible traspaso al Barcelona y también con el Atlético de Madrid, pero Nolito solo piensa en la Eurocopa.

Pregunta. Dicen sus compañeros que usted es la alegría de esta selección.

Respuesta. Me gusta el cachondeo y gastar bromas a los compañeros. En la vida hay bastantes problemas como para estar triste todo el día. Intento estar siempre alegre y aquí nos reímos mucho.

P. ¿Qué tal se le daba lo de ser carnicero?

R. Hacía albóndigas y también preparaba los flamenquines. Estuve cuatro o cinco meses trabajando en la carnicería. Tenía 15 años y como me había salido del colegio, mi abuelo me dijo que no podía estar todo el día en la calle, que tenía que trabajar si no quería estudiar. No podía estar sin hacer nada todo el día.

P. A su abuelo, fallecido, le dedica los goles.

R. Para mí es mi padre. Él fue quien me crió, el que me ha dado una educación y unos valores para desenvolverme en la vida.

P. Su vida está muy marcada por el barrio de Sanlúcar en el que se crió.

R. Sí, allí me lo he pasado muy bien. Es un barrio humilde de gente trabajadora. Allí aún vive mi familia, mi abuela, que también me crió y es como una madre, mis amigos con los que jugaba de pequeño…

P. ¿Alguno era tan bueno o mejor que usted?

R. Sí, mi amigo David Villegas podría haber llegado arriba si se lo hubiera tomado en serio, era un centrocampista de mucha calidad, iba bien de cabeza… No jugaba nada mal, la verdad.
P. ¿En quién se fijaba?

R. En Romario, en su tranquilidad y su calidad para definir, igual que Ronaldo. De pequeño, por haber nacido en Sanlúcar también escuchaba hablar mucho de Mágico González.
P. Usted conserva la alegría del juego de la calle.

R. A estas alturas de mi vida, con 29 años, no voy a cambiar mi forma de jugar. Disfruto del regate y de todo lo que tenga que ver con jugar al fútbol. Forma parte de mí desde que soy pequeño porque estaba todo el día jugando. Nadie me ha regalado nada, he pasado por baches y por buenos momentos.

P. El flamenco, que tanto le gusta, también es tristeza y alegría.

R. Me encanta, es como la vida. Soy un cantaor flamenco frustrado. Lo escucho desde pequeño... Camarón, Marina Heredia, Miguel Poveda, Rafa de Utrera, Ketama, que es de otro tipo… Diez minutos antes de los partidos se me puede ver escuchando flamenco con los cascos, otros prefieren otra música. Si estoy triste lo escucho porque me da fuerzas y me transmite alegría. Siempre que puedo me gusta ir a conciertos o a lugares como Casa Patas, en Madrid.

P. ¿Y cómo procesa el éxito?

R. Trato de desconectar de todo y seguir como hasta ahora porque es lo que me ha llevado hasta la selección y a la posibilidad de jugar una Eurocopa. Tengo fe en que lo mejor aún está por llegar y ojalá me salga una buena Eurocopa.

P. ¿Sabe que Simeone le dice a Juanfran que se fije en sus regates cuando coinciden en la selección para que no se los haga cuando se miden al Atlético?

R. No, no lo sabía. Y eso que me llevo muy bien con él, es una gran persona y un ejemplo como profesional. Juanfran me dice otras cosas que prefiero no comentar (risas).

P. Sobre usted va a recaer la responsabilidad de romper las defensas muy cerradas.

R. Intentaré jugar como lo hago en el Celta y hacerlo lo mejor posible. Ya veremos cómo sale todo.

P. El estilo de la selección es similar al del Barça, donde usted se crió, y donde puede volver.

R. En el Barcelona me sentí a gusto. Guardiola me hizo debutar en el primer equipo.

P. Ahora que su retorno parece posible se reencontraría con Luis Enrique, el entrenador que relanzó su carrera primero en el Barça B y después en el Celta.

R. Prefiero hacer un paréntesis con esta pregunta. Mi entrenador es Berizzo y soy jugador del Celta.

P. Los checos les esperarán atrás y buscarán la contra y el juego directo.

R. Tenemos que jugar concentrados, porque si no, nos pintarán la cara.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información