Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marc Márquez y “el contrato perfecto” con Honda

El español firma su renovación por dos temporadas más y asegura también la mejora de su equipo de mecánicos

Marc Márquez firma autógrafos en Montmeló.
Marc Márquez firma autógrafos en Montmeló.

Llevaba unos días ya Marc Márquez hablando del contrato perfecto. “No se hace en un día”, advertía. Y al final lo firmó ayer, a las tres y media de la tarde, en el circuito de Montmeló, en su Cataluña natal. “En un contrato se negocian muchas cosas. Y a mí me gusta empezar por lo deportivo. De hecho, es en lo que estamos trabajando más. Me gustaría que la evolución de la moto siga la línea en la que mi equipo cree con la perspectiva de los años 2017 y 2018”, explicaba a su llegada a Mugello, hace dos semanas. “Hace falta tiempo y una buena negociación”, añadía entonces, cuando ya llevaba otras tantas semanas de reunión a sus espaldas.

“Todo el mundo lo daba por hecho, pero hasta que no se acuerda todo lo planteado no se puede anunciar”, dijo ayer, unas horas después de que llegara el comunicado del equipo Honda informando de la renovación. “Tanto yo como Honda estamos muy contentos. Saben que siempre doy en 100%, que lo daré este año, el que viene, el próximo y los que vengan. Y estoy muy contento, además, de poder anunciarlo en casa”, añadía.

“O yo he tardado mucho o los otros han ido muy rápido”, bromeaba Márquez, que ha sido el último de los pilotos de las fábricas top, con la excepción de Aleix Espargaró (cuyo futuro aún está por decidir) en firmar el contrato. Pero no tuvo problema alguno en explicar por qué se ha dilatado tanto: “En 2014 quizá todo iba muy bien y firmé rápido”, se arrancó. Esta vez, en cambio, quería detenerse en todos los puntos. E incluso, añadir cosas poco habituales en el contrato de un piloto: “Yo empiezo por lo técnico, voy a lo económico, evidentemente; y luego, ya sabéis que soy un piloto al que le gusta ir de la mano de su equipo y también esta era una parte importante del contrato. En el equipo hay bastantes mecánicos y por eso se han alargado las negociaciones”, desveló.

Yamaha ya sabé por qué falló la moto de Rossi

Un problema electrónico relacionado con el limitador de las revoluciones fue lo que causó el fallo del motor que le costó a Rossi el GP de Italia. El desconocimiento total de la nueva centralita electrónica provocó el error primero en la moto de Lorenzo en el calentamiento y luego de Rossi en carrera. Yamaha no tuvo tiempo ni pericia para advertir de dónde venía el problema, pero ahora saben que sus motores siguen siendo tan fiables como siempre.

Márquez, gesto raro en el paddock, no descansó hasta que todos sus mecánicos —esos con los que ganó el título en Moto2 el 2012, a quienes tuvo que abandonar (no a todos, solo el ingeniero de pista, Santi Hernández, y Carlos Liñán, le siguieron) momentáneamente en su debut en MotoGP y a quienes recuperó al año siguiente, el 2014— pudieron renovar y mejorar su contrato con HRC, igual que él. Así que ahora —los mecánicos de todos los equipos del Mundial firman contratos año a año— son los únicos con ficha para el 2017. Detallazo de su piloto. Que se quita méritos, y alega motivos prácticos: “No es que lo haya gestionado yo al 100%, porque no es mi trabajo, pero he querido estar al día. Simplemente, porque si queremos ganar el Mundial este año, el ambiente en el box tiene que estar tranquilo y la gente tiene que estar motivada y trabajando al 100%”.

Otro de los aspectos que preocupaba a Márquez tiene que ver con el desarrollo de la Honda: “He incidido un poco en lo que ya tenía: quería ver que estaban abiertos, que todos íbamos a una. Cuando digo esto me refiero a abiertos de mente, para escuchar y trabajar conjuntamente con mi equipo. Sé que Honda ya quiere hacer la mejor moto de la parrilla y eso es algo en lo que tienes que confiar. He visto mucho interés y eso es importante”.

Hubo otro anuncio ayer, el del fichaje de Pol Espargaró por KTM. La marca austriaca debutará como equipo oficial en MotoGP el año que viene y ha captado a los dos pilotos del actual Tech3, equipo satélite de Yamaha. El piloto catalán aspiraba a una moto oficial desde que fichó por la fábrica japonesa. Y cambia de equipo en busca de nuevas oportunidades.

 

Más información