Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novatos bajo los palos

Pau y Asenjo, que ya trabajan en Las Rozas, debutarán con la selección antes de que Del Bosque elija entre Casillas o De Gea

Jugadores de la selección en el entrenamiento- EFE/ATLAS

El año se le ha hecho largo a Pau López, el portero de Espanyol, al que sus defensas han defendido malamente y Constantin Galca, su entrenador, no ha tratado muy bien; a Sergio Asenjo, portero ahora del Villarreal, la vida le ha sacudido a golpe de lesiones. Pero ahí están los dos, en Las Rozas, tan felices, vestidos con el chándal de la selección española, trabajando a las órdenes del seleccionador, conscientes de que solo un milagro les llevará a la Eurocopa, pero contentos al disfrutar de eso que ayer el cancerbero españolista consideró “un premio después de un año ingrato”. A la espera de que lleguen Iker Casillas, De Gea y Sergio Rico, los dos miran mucho y aprenden cuanto pueden, sabedores de que para ellos estar en Las Rozas “ya es mucho”.

Pau López.
Pau López. EFE

Novatos bajo los palos, saben que el debate para Del Bosque en la portería no lleva su nombre, y empezará cuando lleguen Iker y De Gea. Lo sabe él y opina medio país. “Lo que decida Del Bosque, bien decidido estará”, asegura el de Olot. “No toca pensar en eso. Hay que verlos y tomaremos la mejor decisión”, sostiene el seleccionador, feliz por lo mucho que le está dando este equipo de invitados a Las Rozas, donde dirige el salmantino sus ultimas sesiones de trabajo, con la mente puesta en llegar a las semifinales de la Eurocopa. “Sé que para muchos sería un fracaso, pero no para mí. Me haría muy feliz. Lo que no quiero es que nos entren los nervios y la desazón. La intranquilidad es mala consejera”, avisó en la cadena Cope.

Once meritorios

Dirige el salmantino sus últimas sesiones de trabajo en Las Rozas, porque dejará el cargo tras la Eurocopa. Se estrena césped y se renuevan ilusiones con un grupo lleno de críos. En sesión de mañana y tarde, largas e intensas, más de tres horas ayer, a los once jugadores que tienen oportunidad de estar en Francia —San José, Azpilicueta, Bruno, Fábregas, Silva, Pedro, Aduriz y Nolito— se suman 11 meritorios que inyectan ilusiones a un trabajo “especial”, según lo definen en el cuerpo técnico, porque no es fácil ejercitarse sabiendo que al regreso de la preparación por Austria, el próximo día 2, a no ser que haya algún imprevisto, todos serán liberados, marcharán de vacaciones y sus servicios a la causa habrán terminado.

Williams, Fornals, Lekue, Oyarzabal, Bellerín, Asensio, Llorente, Suárez, Meré, Pau López y Asenjo aportan ritmo y tensión al trabajo. Y Del Bosque bien que lo agradece. Hoy la selección abre las puertas a los aficionados antes de viajar mañana a Schruns (Austria), donde este grupo híbrido de jóvenes y convocados para la Eurocopa esperará a que el sábado se incorporen los jugadores del Oporto, United, Barça, Sevilla Bayern y Juventus, para viajar juntos hasta Saint Gallen (Suiza), donde jugarán contra Bosnia el primer amistoso antes de la Eurocopa. El día 4, de vuelta a Madrid, los convocados del Atlético y del Real Madrid se incoporarán al grupo. A la espera de decidir portero titular, Pau o Asenjo, debutarán el domingo bajo los palos en un día para novatos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >