Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una empresaria al frente del Eibar

Amaia Gorostiza es la primera mujer que dirige el club armero en sus 76 años de historia

Álex Aranzábal en su despedida
Álex Aranzábal en su despedida EFE

Amaia Gorostiza es desde ayer la nueva presidenta el Consejo de Administración del Eibar en sustitución de Álex Aranzabal que ha abandonado el cargo “por agotamiento”, según anunció en su despedida. Gorostiza se convierte así en la primera presidenta en los 76 años de historia del club azulgrana que ha experimentado en sus dos últimas temporadas en Primera División un cambio radical sin perder sus esencias deportivas. De hecho, la noticia del relevo en la presidencia de la sociedad le pilló al equipo realizando una gira por Estados Unidos, algo insólito en la entidad eibarresa que disputara la próxima campaña su tercera temporada en Primera División.

Amaia Gorostiza, nueva presidenta del Eibar.
Amaia Gorostiza, nueva presidenta del Eibar. efe

Amaia Gorostiza, nacida en Eibar, es consejera del grupo Amaya Telleria, la empresa de componentes para automoción fundada por su madre y que recientemente se fusionó con CIE Automotive, otra multinacional vasca del sector. Asimismo es consejera de Elkargi, sociedad de garantía recíproca, de Dominion, dedicada a las soluciones tecnológicas (que ha patrocinado esta temporada al Bilbao Basket) y de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) en la Zona Norte.

Según ha explicado Gorostiza en su comparecencia de hoy, la dimisión de Alex Aranzabal ha sido solucionada con un relevo en la cúpula del Consejo y cambios en el equipo de trabajo “para dar continuidad al proyecto del Eibar, hasta que una vez agotado el plazo del actual Consejo se produzcan las elecciones que elijan a los nuevos dirigentes”. Amaia Gorostiza ratificó su confianza en el entrenador José Luis Mendilibar, que firmará su nuevo contrato a la vuelta de Estados Unidos, para diseñar la nueva plantilla que, como todos los años, presentará numerosas altas y bajas.

Amaia Gorostiza ha resumido el modelo Eibar como “humildad, discreción, esfuerzo y trabajo bien hecho” y ha apelado al “trabajo en equipo sin buscar liderazgos unipersonales ni protagonismos específicos de las personas que componemos el Consejo”, algo que se ha interpretado como una visión crítica respecto a la actitud del presidente saliente Alex Aranzabal, que mantenía algunas discrepancias con otros dirigentes de la entidad.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.