Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kvyat: “Cuando me dijeron que iba a Toro Rosso fue un ‘shock’... pero seguí viendo ‘Juego de tronos”

El piloto ruso explica que Red Bull le anunció que sería sustituido por Verstappen por teléfono

Carlos Sainz jr, Kvyat y Verstappen en Montmeló.
Carlos Sainz jr, Kvyat y Verstappen en Montmeló. REUTERS

La historia fue rocambolesca desde su inicio. Pero la noticia dio la vuelta al mundo en cuestión de segundos. Red Bull lo anunció pocos días después del Gran Premio de Rusia: Daniil Kvyat iba a ser sustituido por Max Verstappen y pasaría a ocupar una plaza de piloto en Toro Rosso. Fue sorprendente, porque los resultados del ruso no habían sido malos y había conseguido incluso dos podios desde que había ascendido al primer equipo en 2015. Se especuló entonces con el hecho de que los jefes del equipo austriaco querían dar lo mejor al piloto holandés para evitar que se fuera a otros equipos punteros que ya le habían pasado ofertas.

Sin embargo, donde realmente explotó todo el asunto fue precisamente en Montmeló, antes del Gran Premio de España que se celebra el próximo domingo. La conferencia de prensa que ofrecieron todos los implicados no tuvo desperdicio. Daniil Kvyat, Max Verstappen y Carlos Sainz, sentados codo con codo para explicar su versión de los hechos y sus posibles consecuencias. Lo más chocante fue constatar la brusquedad y la frialdad de algunos de los jefes del equipo Red Bull. Helmut Marko, asesor directo del propietario de la escudería, Dieter Mateschitz, ya había demostrado su forma de actuar en 2009 cuando no tuvo ningún reparo en apear de Toro Rosso a Sebastien Bourdais tras las carrera de Alemania para ceder su volante a Jaime Alguersuari. Y esta vez, tampoco tuvo dudas.

“Estaba viendo una serie en la televisión, sentado cómodamente en mi sofá, cuando sonó el teléfono”, explicó Kvyat. “Era el doctor Marko. Y me dijo que tenía noticias para mí. Y me explicó que me iban a intercambiar por Max y que pasaría a pilotar un Toro Rosso. La noticia fue un shock. Pero cuando colgué, seguí viendo la serie… que era Juego de Tronos”.

El piloto ruso confesó que no se lo podía creer. “Siempre he dado lo mejor de mí mismo y no veo razones para el cambio. No creo que tenga nada que ver con el incidente que tuve en la pista con Vettel. En todo caso habrá que preguntárselas a quien lo ha decidido. Quedan 17 carreras para la conclusión del Mundial y seguiré luchando para conseguir los mejores resultados. En Toro Rosso me han recibido muy bien. Y ahora ya todo está muy claro. Iré a tope para lograr lo mejor posible”.

Mientras, a su lado Verstappen estaba muy serio. “Para mí fue una gran noticia”, confesó. “Me ofrecen la oportunidad de trabajar en un equipo puntero y espero poder aprovecharla. Cuando llegué a la F-1 con 17 años [ahora tiene 18], ya sabía que asumía riesgos. Y ahora es lo mismo, hay tantas cosas por aprender, pero voy a intentar disfrutarlo. Mi relación con Ricciardo es buena y espero poder aprender de él”. Verstappen se refirió también a la posibilidad de cambiar de equipo. “No hay motivos para cambiar. Mi intención es seguir así”.

Carlos Sainz se vio también implicado en el cambio, simplemente por ser el compañero de Verstappen en Toro Rosso. Las aspiraciones de los dos pilotos de ocupar la próxima temporada una plaza en Red Bull tensaron en ocasiones las relaciones entre ambos. Sin embargo, Sainz intentó buscar los aspectos positivos a esta situación. “No quiero evaluar el cambio”, señaló el madrileño. “Aprecio lo que Red Bull ha hecho por mí. Y pienso que ahora es el momento de luchar . Quedan 17 carreras para dar el máximo de mí mismo. Y si lo hago bien creo que mi oportunidad también llegará”. Sobre su relación con Verstappen, indicó: “No es mala. Nos respetamos. Tal vez hubo comentarios, pero se referían más al equipo. Entre nosotros hay buenas vibraciones. Y fuera de la pista hemos compartido muchas cosas”.

Ellos tres fueron los grandes protagonistas de la conferencia de prensa previa al Gran Premio de España, a pesar de que allí estaban también dos campeones mundiales como Fernando Alonso y Lewis Hamilton. “Lo único que digo es que Red Bull debería valorar el hecho de que hace falta tiempo para que los jóvenes se adapten a la F-1”, explicó el británico de Mercedes, que se mostró incorformista con el dominio de su compañero, Rosberg, en la clasificación. “Solo sé que debo trabajar más duro, porque tengo menos puntos que él. Pero a mí los retos siempre me han gustado”.

Alonso se mostró optimista de cara al futuro. “Estamos mejorando. El coche es mucho más competitivo que hace dos meses. Y en los próximos grandes premios lo será más todavía, porque estamos estrenando muchas piezas nuevas en aerodinámica. Esperemos que la buena racha de las últimas carreras continúe”. McLaren está trabajando en la mejora del morro delantero y el ala trasera y Honda quiere presentar una gran evolución de su unidad de potencia para el GP de Canadá. Por el momento, el coche ya se muestra mucho más fiable

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información