Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iñigo Martínez dice adiós a la temporada

El central de la Real sufre un esguince de rodilla y se suma a las bajas de Jonathas, Canales, Aguirretxe y Vela, sancionado

Iñigo Martínez, tras renovar el 26 de abril.
Iñigo Martínez, tras renovar el 26 de abril. EFE

Cuando ya nada hay matemáticamente en juego, la Real Sociedad encuentra en el orgullo y la adversidad dos revulsivos frente al Real Madrid. El orgullo de haber convertido Anoeta en un territorio desagradable para los grandes recientemente y la posibilidad de seguir haciéndolo tras sufrir las bajas de Iñigo Martínez y Jonathas, que merman su capacidad defensiva y ofensiva del equipo que entrena Eusebio Sacristán.

Desde hace unas jornadas, la reestructuración de la plantilla realista ocupa más espacio que los choques que restan. La renovación de Iñigo Martínez tranquilizo el ánimo del conjunto donostiarra, temeroso de que el central de Ondarroa pudiera recalar en Bilbao, donde se teme la posible marcha de Laporte. Martínez renovó hasta junio de 2021, aunque manteniendo la misma cláusula de rescisión (30 millones). El central se lesionó en el último entrenamiento y se despide de la temporada al sufrir un esguince de grado II en la rodilla izquierda. Su baja se une a otras dos, en este caso delanteros: Jonathas no participó en la sesión previa al partido ante el Real Madrid por una tendinopatía rotuliana en la rodilla izquierda; y el mexicano Carlos Vela tampoco estará disponible por acumulación de amonestaciones.

Para suplir al primero, Eusebio puede optar por Mikel González o por reordenar a Elustondo como central, algo que ya ha hecho en ocasiones. En la delantera hay más problemas. Carlos Vela venía ejerciendo como falso nueve para desahogar al equipo en ataque y ahora esa función puede recaer en el joven Oyarzabal, la mejor noticia de la Real en la temporada, u optar por dar una oportunidad a otro joven de la Real B, Bautista, un delantero más clásico de quien se resalta su intuición y su definición en el área. El que sí estará será Asier Illarramendi, que vuelve a enfrentarse a su exequipo, donde no pudo triunfar durante las dos temporadas que estuvo en el Bernabéu.

La adversidad será el primer factor ante el Real Madrid. El orgullo, es el otro. La Real ya le ganó la pasada temporada sorprendentemente tras ir perdiendo 0-2 en la primera media hora y consiguiendo después cuatro goles. El Barça también cayó esta campaña en Anoeta, en un momento crucial del campeonato, gracias a un solitario y tempranero gol de Oyarzabal. En ese partido, la Real exhibió todas las virtudes defensivas para resistir el asedio barcelonista. Entre adversidades y orgullos, ausencias y presencias, Eusebio insiste en que siempre hay un objetivo: “Competir bien, jugar bien y sumar tres puntos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.