España sufre un traspié muy serio ante Eslovenia

Los de Cadenas, trabados ofensivamente, se desmoronan en su estreno en el Preolímpico (21-24) y complican su camino hacia los Juegos de Río. Ahora deberán ganar a Irán y a la anfitriona, Suecia

Cañellas, Dujshebaev y Guardiola frenan a Dolenec.
Cañellas, Dujshebaev y Guardiola frenan a Dolenec.REUTERS

La historia no es nueva. España trabada, sin fluidez y ofensivamente cegada, sin soluciones en el ataque ni estímulos desde el banquillo. Y, esta vez, tampoco le rescató el oficio, la genética competitiva que define a este grupo. En consecuencia, una dolorosa derrota frente a Eslovenia (21-24) en su estreno en el Preolímpico de Malmoe que complica seriamente el camino hacia el Edén de Río. Ahora, los Hispanos tendrán que vencer este sábado (16.15, Teledeporte) a Irán y el domingo a la anfitriona, Suecia. Y, después, a echar cuentas. Un feo panorama.

ESPAÑA, 21-ESLOVENIA, 24

España: Pérez de Vargas (Corrales); Maqueda (1), Tomás (1), R. Entrerríos (2), Aginagalde (1), Antonio García, Rivera (6, 4p.); Gurbindo (1), Sarmiento, Ugalde, Cañellas (4, 2p), Morros (1), G. Guardiola, A. Dujshebaev (4). Lanz.: 15/32. Pen.: 6/7.

Eslovenia: Skof (Skok); Marguc (4, 3p), Dolenec (6), Poteko, Gaber (2), Bezjak (2), Bombac (2, 1p); Blagotinsek, Kavticnik (1), Cinsegar (4), S. Skube (3), Mackovsek, Mlakar. Lanz.: 20/29 Pen.: 4/5.

Marcador: 3-1, 3-5, 6-7, 9-9, 13-10, 16-12; 17-14, 19-15, 19-18, 20-20, 20-23, 21-24.

Árbitros: Horacek y Novotni (CHE). Excluyeron a R. Entrerríos, Tomás y G. Guardiola (dos veces) por España y a Poteko, Gaber, Zorman, Bombac, Mlakar y Blagotinsek (2) por Eslovenia.

12.000 asistentes en el Malmoe Arena.

El paisaje no es nuevo. A pesar de haber logrado la plata en el último Europeo, en esa cita ya se advirtieron muchas lagunas, especialmente en la vertiente ofensiva. Volvió España a encasquillarse, esta vez en un segundo periodo cuya estadística en ataque lo dice todo: cinco goles en 30 minutos. Una cifra paupérrima que llevó al traste media hora previa esperanzadora, en la que el engranaje funcionó correctamente, de atrás hacia adelante y viceversa. Intensidad en la retaguardia y lucidez en la primera línea.

Renta de 16-12 al intermedio y buen feeling, hasta que se extravió el lubricante y gripó la máquina. Los centrales no encontraron vías de pase y los extremos desconectaron. Se desmoronaron los Hispanos progresivamente y palidecieron. Eslovenia, dirigida por el fabuloso Veselin Vujovic y con una remesa de jugadores con muy buen gusto y buenas muñecas, sacó partido al apagón y cercó el marco de Pérez de Vargas hasta ir desangrando a su rival. Sin embargo, en la pizarra española no se apreciaron alternativas y todo quedó a merced de un mal devenir.

Se llegó al equilibrio primero (20-20) y a la cuesta arriba después (20-23), y emocionalmente el pulso dio un vuelco. Skof se hizo enorme en la portería y la zurda de Dolenec (seis tantos) no dejó de percutir. España sufrió una parálisis y la defensa se resquebrajó, hasta el punto de conceder seis tantos cuando jugaba en superioridad. Ahora, con la derrota en el estreno, el plan inicial sufre un giro monumental. Se apuntaba a la importancia de lograr la victoria en el primer compromiso y lo que vino fue todo un traspié. Urgencias. Se metieron en un lío los Hispanos, a los que ya no les queda margen de error: vencer a Irán -con una renta abultada-, vencer a Suecia... y, en el caso de cumplir las dos premisas, probablemente haya que echar mano de la calculadora.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS