Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tridente con pies de barro

Los Bulls insisten en perder gracias al número de tiros errados por Rose. Muchos no lo encontrarán gracioso, por ejemplo Pau Gasol

Towns lucha con Rose.
Towns lucha con Rose. AP

La semana pasada estuve viendo a los Bulls frente a Utah Jazz. El equipo de Chicago perdió en la prórroga en una nueva derrota inesperada para uno de los equipos supuestamente instalados en la planta noble de la Conferencia Este.

Tenían ciertos atenuantes: venían de una gira de partidos fuera de casa y habían jugado la noche anterior (y los equipos de la NBA suelen perder sus segundos partidos cuando juegan sin descansar). Además, tenían dos bajas sensibles: Joakim Noah, que se pierde el resto de la liga por culpa de un hombro dislocado; y el voluble Nikola Mirotic, descartado unas semanas tras operarse de apendicitis.

Los seguidores de los Bulls piensan en Rose, Butler y Gasol como su Big Three, pero incluso los más fanáticos de Rose tendrían que admitir que Butler está muy por encima

En cualquier caso no podía dejar de pensar que había algo más, ese algo que llamaba mi atención desde la pantalla del móvil. Me refiero, como no, a las estadísticas de Derrick Rose: 14 puntos, cuatro asistencias, 6 de 21 en tiros de campo. Aunque estaba solo, no pude reprimir una risa ahogada (me suele pasar cuando me cruzo con un chiste). Y éste lo es: porque los Bulls insisten en perder gracias al número de lanzamientos errados por Rose.

Supongo que muchas personas no lo encontrarán tan gracioso, por ejemplo Pau Gasol. Y sin embargo…

Los seguidores de los Bulls piensan en Rose, Jimmy Butler y Gasol como su particular Big Three, pero nada más lejos de la realidad. Si hablásemos de números, incluso los más fanáticos de Derrick Rose tendrían que admitir que Butler está muy por encima del resto de sus compañeros. Anota, defiende y es el principal responsable de diez de los triunfos de su equipo (según el algoritmo de boxscoregeeks.com de la incidencia de cada jugador en la victoria de sus equipos). Únicamente Stephen Curry, Russell Westbrook, Kawhi Leonard y DeAndre Jordan son más productivos que él.

Pero Rose estará cerca, ¿no?

Pues no. Ni siquiera está entre los tres primeros. De hecho, es su peor jugador, al menos desde el punto de vista estadístico, al ser responsable directo de 1,5 derrotas esta temporada. ¿Queda alguien ahí que aún se crea lo del Big Three de Chicago? El número dos de sus tres mejores es Taj Gibson (cinco victorias); y en el tres sí que Pau, con una meritoria aportación de 4,4 victorias. Todo ello después de haberse convertido en el primer jugador mayor de 35 años que promedia 16 puntos, diez rebotes, tres asistencias y dos tapones.

Imagino que a estas alturas probablemente estará harto de malgastar sus últimos años buenos en un equipo incapaz de darse cuenta de algo al alcance de cualquiera que le eche un ojo al estadillo estadístico. Objetivamente, Derrick Rose se empeña en cerrar unilateralmente la ventana de oportunidad de los Bulls de colarse en los playoffs por no ser capaz de dejar de tirar y pasar el balón a cualquiera que esté mejor que él. Y eso, por mucho que le duela, en las condiciones actuales de su equipo quiere decir literalmente a cualquiera (incluido el propio Pau).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información