Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fusiones, acusaciones y maldiciones

Como cada lunes y jueves, Juanma López Iturriaga analiza la actualidad deportiva con su particular estilo

14/12 Lunes

Rajoy y Sánchez en el cara a cara del pasado lunes.
Rajoy y Sánchez en el cara a cara del pasado lunes.

Definitivamente, los universos político y deportivo se han fusionado. Tú coges una retransmisión de un partido importante y la comparas con la de uno de los ¿grandes? debates celebrados últimamente (el último hoy mismo entre Rajoy y Sánchez) y para mí que lo diseñan, dirigen, realizan y comentan las mismas personas. Hay previas, debate y postdebate, lo mismo que existen las previas, partidos y postpartidos. Como todavía en los debates no hay marcador (todo llegará) lo primero es saber quién ha ganado. Y ahí están los Maldini, Valdano, Kiko, uy, perdón, los Estefanía, Escolar, Ramoneda, Aguilar... para darnos su opinión. También coinciden ambos mundos en su afición por el periodista de trinchera, y si en espacios deportivos aparecen forofos del Madrid, Barça, Atleti, etc. en las tertulias políticas los hay de derechas, izquierdas, centros y esquinas. Por supuesto que hay lugar, sea después de un derbi, un clásico o un Mariano contra Pedro para hablar de estrategias, entrenadores, preparadores físicos, titulares y suplentes, jugadas o árbitros. El trasiego entre universos es habitual, lo que hace que a menudo los que suelen hablar de política se pongan a hablar de fútbol y viceversa. Total, que a veces, pones la radio y te encuentras con una tertulia en la que puedes tardar unos minutos en saber si están comentando el futuro de Rajoy o el de Benítez.

15/12 Martes

Sigue el goteo de noticias alrededor de la gestión de José Luis Sáez al frente de la Federación Española de Baloncesto, y como no hemos oído todavía al acusado, que sigue de baja médica, su figura, hasta hace poco públicamente inmaculada, sigue cayendo. Lo último que hemos sabido es lo del viaje a Disney con su familia que (siempre supuesto hasta que la ley no dicte sentencia) pagó la Federación. De todo lo dicho alrededor de este asunto, además de invitar a los lectores a descubrir (es fácil) entre los informadores y analistas que han compartido mesa y mantel con Sáez y los que no, no está de más recordad el hecho de que aunque el dinero (supuestamente) mal utilizado por Sáez no provenga de subvenciones públicas (la FEB se autofinancia en un 86%) esto no exime a nadie de la responsabilidad de su buena administración. Lo digo porque ya he leído a más de uno argumentar como eximente a favor de Sáez sus logros deportivos y económicos. Y convendría separar las cosas. Las medallas están ahí, y el presidente tiene su cuota del indudable éxito. La capacidad de generar recursos también es algo por lo que la FEB puede sacar pecho (aunque sólo fuese por gestionar la fortuna de que existan a la vez los Gasol, Navarro, Rudy, los Sergios y compañía). Ahora bien, ni lo uno ni lo otro puede justificar o servir de atenuante (y mucho menos de excusa) para lo otro. De ser cierto lo hecho por Sáez (los documentos y detalles aportados lo hacen cada vez menos supuesto) no tiene escapatoria ni moral ni legal y ni cien medallas ni otros tantos millones de euros pueden salvarle. Lo único que podría exonerarle es demostrar que lo que se dice no es cierto. Hasta que lo haga (o lo intente) sospecho que los golpes van a seguir cayendo.

16/12 Miércoles

Estadio Santiago Bernabéu.
Estadio Santiago Bernabéu. EFE

Creo que ha llegado el momento de recurrir a algún chamán o cosa así que vaya al Bernabéu y no sé si con agua bendita u otros artilugios, purifique el lugar y ahuyente el mal fario. Porque empiezo a pensar que hay algo raro por ahí, algún mal espíritu, quien sabe si un demonio culé o rojiblanco, que hace que no haya paz ni una sola semana. Si el lunes era el disgusto por lo ocurrido en Villareal y el martes las filtraciones de que a Benítez le quedan dos siestas mal echadas como el equipo no reaccione, hoy el ayuntamiento de Madrid ha vetado definitivamente el proyecto de remodelación del Bernabéu, ese que incluía más tiendas, hotel y no me acuerdo si un aquapark. Con la ilusión que desde hace unos cuantos años tenía Florentino Pérez en este asunto (incluso lo prometió en dos campañas electorales) me imagino que su decepción ha sido máxima. De ahí lo que decía lo de los malos espíritus. Porque también es mala suerte que desde mayo gobierne en el foro Ahora Madrid, con cuyo concejal de Desarrollo Urbano Sostenible de la capital, José Manuel Calvo, cuentan que se reunió recientemente con FP. Y claro, no es lo mismo hablar con el PP que con Ahora Madrid, y viendo el palco del Bernabéu, supongo que al presidente le resulta más cómodo hacerlo con los primeros que con los segundos. Pero nada, hasta la suerte parece haber abandonado Concha Espina. Total, que entre una cosa y otra, no es descabellado sospechar que algún mal fario pesa sobre el Madrid. Porque es una película, pero si no, yo llamaría inmediatamente a los cazafantasmas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.