Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El día que Kobe Bryant se llevó a Pau Gasol a Los Ángeles

La relación entre la estrella y el pívot de Sant Boi fue esencial en la consecución de los dos últimos anillos de los Lakers

Kobe Bryant y Pau Gasol Ampliar foto
Kobe Bryant y Pau Gasol. ASSOCIATED PRESS

El 14 de junio de 2007, un coche negro con los cristales tintados se acercó a la puerta de acceso del recinto del Camp Nou. Los guardias de seguridad le dieron el alto. Preguntaron, y acto seguido llamaron por teléfono al responsable de comunicación del club, Oriol Bonsoms. “Aquí hay uno que dice que es Kobe Bryant y quiere entrar”, le dijeron. Bonsoms se acercó y se llevó un sobresalto al comprobar que, efectivamente, allí estaba, cabeza rapada y gafas oscuras, el bueno de Kobe Bryant. “Hola, soy Kobe y sería un privilegio para mí ver el entrenamiento del Barça”, le dijo en perfecto castellano.

Kobe estaba de vacaciones en Barcelona. Se lo recomendó Shammond Williams, base que jugó en el Barcelona, pasó fugazmente por los Lakers y también jugó en el Valencia, y primo de Kevin Garnett. La visita aquel verano a Barcelona fue muy productiva para Kobe. También fue a ver a Pau Gasol, con el que coincidió en el gimnasio de un hotel.

Conozco su instinto de adueñarse de cualquier partido y anotar ante cualquier adversario”

Pau Gasol

Allí le tanteó. Le preguntó sobre si le gustaría algún día vestir la camiseta de los Lakers. Pau atravesaba por una mala época en los Grizzlies. Pero ni podía sospechar que pocos meses después, en febrero de 2008, iba a producirse el traspaso que le permitió vestir la camiseta de los Lakers. Un fichaje que incluyó el pase de los derechos de Marc Gasol de los Lakers a Memphis. Pau formó una pareja estelar junto a Kobe Bryant, clave para alcanzar tres finales consecutivas, la primera perdida ante los Celtics, y las dos siguientes ganadas ante Orlando y los Celtics.

Fue una época dorada. Gasol, en su libro Pau Gasol, Vida (Lunwerg) retrata algunos de los rasgos de la personalidad de su excompañero. “Es un jugador único. Tiene una voluntad y una determinación tremendas para ser el mejor y se dedica en cuerpo y alma a ello”. También afirma: “Es un intelectual”. “Tiene facilidad de palabra, es elocuente”. “Con su experiencia y personalidad puede gestionar las situaciones más difíciles que puedan surgir”. Y también: “Conozco su instinto de adueñarse de cualquier partido y anotar ante cualquier adversario”.

Shaquille O’Neal se marchó a Miami en 2004, cansado del egoísmo que tanto se le ha reprochado a Kobe

El ahora pívot de los Chicago Bulls siempre recuerda que en muchos partidos hablaba en castellano con Kobe Bryant para que sus rivales no pudieran entenderles. El 24 de los Lakers también aprendió el italiano en la época en la que su padre jugó en Europa.

La relación entre Pau y Kobe se ha mantenido a pesar de que el jugador español decidió dejar los Lakers para recalar en los Chicago Bulls en 2014. Su amistad contrasta con las rencillas que mantuvieron Shaquille O’Neal y Kobe. El pívot ya retirado se marchó a Miami en 2004, cansado del egoísmo que tanto se le ha reprochado a La Mamba Negra.

Tras la derrota de los Lakers en la final de 2008 ante los Celtics, Shaquille grabó un rap en una discoteca de Nueva York en el que se burlaba de su excompañero. “La semana pasada, Kobe no pudo hacer nada sin mí...”. Shaq también sacó temas de su matrimonio roto. “Soy un caballo. Kobe me engañó, esa es la razón de mi divorcio”. Las relaciones entre ambas estrellas han pasado por múltiples altibajos, pero nunca han sido como las que mantiene con Pau Gasol. El pívot español, tras conocer que Kobe anunció su retirada, tuiteó: “Hemos vivido momentos increíbles en las canchas y fuera de ellas. Gracias por todo, mi hermano”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información