Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente de la Federación Alemana por el caso del Mundial 2006

Niersbach asegura que asume la "responsabilidad política" por los supuestos sobornos pagados para que el país germano albergara el campeonato

Niersbach en una rueda de prensa el pasado 9 de noviembre.
Niersbach en una rueda de prensa el pasado 9 de noviembre. EFE

La poderosa Federación Alemana de Futbol (DFB) volvió a vivir este lunes una jornada trágica cuando su actual presidente, el ex periodista Wolfgang Niersbach, abrumado por la presión mediática que existía a causa de su actuación relacionada con la adjudicación de la sede del Mundial 2006, presentó su renuncia al cargo que detentaba desde marzo de 2012.

“Me he dado cuenta de que ha llegado el momento de asumir mi responsabilidad política”, dijo Niersbach al anunciar su decisión de abandonar el cargo, durante una reunión del comité ejecutivo del organismo que había sido convocada para examinar las nuevas denuncias que existen sobre la DFB, que fue acusado recientemente por la fiscalía de Fráncfort de haber cometido un grave delito de evasión fiscal.

El cargo de presidente de la DFB no puede verse dañado por estos problemas"

“Hay muchos aspectos sobre los cuales yo no me siento responsable, pero en los últimos días se han descubierto algunas cosas que me han obligado a tomar esta decisión. El cargo de presidente de la DFB no puede verse dañado por estos problemas”, dijo Niersbach al justificar su decisión.

El ex presidente de la DFB conservará, sin embargo, sus cargos en el Comité Ejecutivo de la UEFA y de la FIFA. “Su decisión personal de renunciar al cargo no es una declaración de culpabilidad”, admitió Reinhard Rauball, vicepresidente de la DFB y, a partir de este lunes, uno de los dos presidentes de la federación.

La tragedia personal de Niersbach, un periodista que había iniciado su carrera en la DFB en 1987 como jefe de prensa de la institución en el campeonato europeo, comenzó el 16 de octubre pasado cuando la revista der Spiegel reveló que la DFB podría haber favorecido un millonario soborno para obtener la sede del mundial de futbol que se realizó en Alemania en el verano de 2006.

Según la revista que se edita en Hamburgo, el grupo que tenía la crucial misión de obtener la sede del Mundial 2006 y que estaba presidido por Franz Beckenbauer habría pagado 6,7 millones de euros para comprar el voto de cuatro delegados asiáticos del comité ejecutivo de la FIFA, que finalmente votó a favor de Alemania como sede de la gran fiesta deportiva.

La revelación de Der Spiegel provocó un cataclismo en la sede del máximo organismo deportivo de Alemania y puso en duda la honestidad de los principales dirigentes del futbol profesional germano y de una de las glorias deportivas del país, el famoso Franz Beckenbauer.

Aunque la revista nunca aportó pruebas concretas sobre el pago del millonario soborno, la denuncia dejó al desnudo la existencia de un misterioso préstamo hecho por el ex jefe de ADIDAS, Robert Louis Dreyfus a la DFB, que finalmente dio origen a una investigación criminal realizada por la Fiscalía de Fráncfort para determinar si se había cometido el delito de evasión fiscal.

El ex presidente de la DFB conservará, sin embargo, sus cargos en el Comité Ejecutivo de la UEFA y de la FIFA

El préstamo de Dreyfus, 6,7 millones de euros, según la versión oficial de la DFB, fue transferido a la FIFA como garantía para obtener una subvención de 250 millones de francos suizos, unos 170 millones de euros. Pero la versión de la DFB fue desmentida por Joseph Blatter quien afirmó desde Zúrich que nunca había exigido el pago de la garantía.

El drama alcanzó un momento crucial cuando varias decenas de agentes de la Fiscalía de Fráncfort y de la Inspección de Hacienda realizaron una redada en la sede de la DFB, el martes de la semana pasada y en el domicilio particular de Niersbach. “La Fiscalía de Fráncfort ha iniciado una investigación por sospechas de evasión fiscal en un caso particularmente grave, en relación con la adjudicación de la sede del Mundial 2006 y por la transferencia de 6,7 millones de euros realizada por el Comité organizador del Mundial de la DFB a la FIFA”, señalo la Fiscalía.

Ese día, la prensa alemana se atrevió a asegurar que la carrera de Niersbach al frente de la DFB había llegado a su fin y que su renuncia al cargo era solo cuestión de días, una apuesta periodística que fue confirmada por el propio Niersbach este lunes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.