Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los puntas del Barça hacen de todo

Aunque Sergi Roberto y Rakitic reparan últimamente los números de la media, el equipo azulgrana, aún sostenido por los delanteros, empeora sus registros de asistencias y goles

Sergi Roberto y Pedro León, en el partido contra el Getafe. Ampliar foto
Sergi Roberto y Pedro León, en el partido contra el Getafe. Getty Images

Desde que comenzara el curso, el Barcelona ha mostrado un tembleque en su portería que lleva a maltraer al técnico Luis Enrique, quien detecta los problemas —flacidez en el área, regular salida del balón, errores individuales y lentitud en la transición ataque-defensa— aunque no los disipa. Más que nada porque el equipo ha encajado 23 goles en 17 encuentros (una media de 1,3) cuando en el curso anterior recibió nueve (0,5) en los mismos duelos. Pero, frágil en las áreas como es este Barça, su caudal ofensivo también queda resentido y, a píldoras, el entrenador azulgrana se ha lamentado al respecto. “En eficacia no estamos en los mejores números, aunque eso va a cambiar, no tengo dudas”, explicó tras medirse con el Sevilla a inicios de octubre. “Nos sigue costando marcar más de lo normal”, aceptó tras medirse con el BATE Borisov en la ida de la liguilla de la Champions. Este miércoles se vuelven a ver las caras (20.45 h. beIN Sports) y para curar los males de ataque deben suplir, entre otras cosas, la marcha de Xavi a Catar, la poca incidencia de Alves por el costado y la escasa creación de la zaga y la media en campo ajeno. Deficiencias que desnutren, por más que en las últimas fechas Rakitic y Sergi Roberto parecen haber dado con la tecla —“llevamos una serie de partidos mejorando aspectos clave del juego", convino ayer Luis Enrique—, a unos delanteros que aun así se las ingenian para encontrarse y superar a los rivales.

Laterales de andar por casa

En el curso anterior, las cabalgadas de Alba y Alves por el costado, por sorpresivas y profundas, eran un surtidor de goles, hasta el punto de que el brasileño acumuló 11 asistencias —el tercero que más por detrás de Messi (31) y Suárez (24)— por ocho del catalán. Ahora, Jordi Alba contabiliza una por ninguna de Alves, futbolista de segundas vueltas desde hace unos años. La poca trascendencia de los carrileros, en cualquier caso, es contagiosa para la defensa, que apenas fabrica un 8% de los goles (Bartra dio otra asistencia además de la de Alba), mientras que en el ejercicio anterior logró el 20,5% del total (30). Además, sus dos goles —uno de Bartra y otro de Vermaelen—, supone el 6% de la facturación total mientras que los 15 del año anterior fue el 8,7%.

“Llevamos una serie de partidos mejorando aspectos clave del juego”, conviene Luis Enrique

Media de contención

Las ausencias prologadas de Rafinha e Iniesta, con llegada y pie para el último pase, además de la marcha de Xavi y el veto de la FIFA a Turan, condicionan el caudal ofensivo azulgrana. Entre otras cosas porque Mascherano y Busquets (la apuesta preferida de Luis Enrique) aportan más corte que confección. Así, aunque Xavi era un futbolista para poner la pausa y guardar la pelota, en el curso anterior selló 10 asistencias, las mismas que Rakitic, líderes en esa suerte en la media (Iniesta dio ocho). En los 17 encuentros de esta temporada, solo Sergi Roberto contabiliza tres por una de Rakitic y otra de Busquets. Cinco pases de gol (el 20% del total) que por el momento están lejos de los 38 logrados el año pasado, que supusieron el 26%.

Delantera contra el mundo

Entiende Luis Enrique que el equipo está confeccionado para hacer llegar balones a su delantera, que se las apaña para hacer un descosido al más pintado. Y, aunque los surtidores están un poco estropeados, Messi (antes de la lesión), Neymar y Luis Suárez se bastan para romper tantas cinturas como defensas con el balón entre los pies. Han bajado un ápice su registro de goles por partido —1,3 en la temporada anterior por 1,05 en esta— porque el Barça suma 33 tantos en 17 encuentros por los 40 que obtuvo a estas alturas en la temporada anterior, pero capitalizan el 81,8% de las dianas del equipo y, de paso, el 72% de las asistencias cuando en el ejercicio pasado se quedaron en el 53,4%.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información